VIETNAM

Desde los campos de arroz de las montañas del norte hasta el espectacular Delta del Mekong

EGIPTO

El fabuloso mundo de los Faraones

ARGENTINA

Naturaleza en estado puro

PERÚ

El secreto de los Incas

NORUEGA

El país de los fiordos

JAPÓN

Tecnología vs Tradición

ESTADOS UNIDOS

American dream

INDIA

El país de los contrastes

FRANCIA

Edad Media en el siglo XXI

COSTA RICA

Naturaleza bajo los volcanes

TAILANDIA

El Reino de Siam

MÉXICO

Mayas, mariachis y tequilas

IRLANDA

La Isla Esmeralda

lunes, octubre 25, 2010

Aswan, Abú Simbel, Kom Ombo
Reconocimiento inicial del terreno

Una mañana de Junio junto con unos amigos empezamos de broma a preparar un viaje a Egipto, no sé como pasó pero al poco tiempo ya estábamos con la tarjeta de crédito preparados para comprarlo, eso sí, antes tuve que hacer unas pequeñas gestiones burocráticas (llámese convencer a mi jefe y esas cosas) pero en cuanto tuvimos vía verde nos lo agenciamos. Habíamos visto una oferta con Karnak que se llamaba Especial Verano, incluía la visita de Abu Simbel de regalo si lo reservabas con mucha antelación por 600 €.

Llegó el ansiado día y allá estábamos nuestros amigos, mi marido y yo con las maletas preparadas y dispuestos a empezar nuestra aventura. Los visados nos llegaron por correo ordinario y toda la documentación del viaje por e-mail después de previo pago. Cuando vi la compañía aérea mis peores presagios se hicieron realidad, había leído críticas bastante malas de ella: Mint Airways y todas ciertas. Entramos en el avión de los pin y pon, los asientos estaban hechos para muñecos, mira que soy bajita pero no me entraban ni las piernas, el avión creo que fue construido antes de las pirámides y sonaba como una carraca mal engrasada pero ya no había marcha atrás. El caso es que nos metieron dentro del avión y el vuelo empezó a retrasarse, según nos decían por los altavoces era por atascos en la pista de Barajas, pa flipar, ni que fuera la M30!!!!!! Venga a esperar y al final salimos con una hora de retraso.

Por suerte llegamos sanos y salvos a Aswan, al salir del avión un golpe de calor desértico nos pegó una bofetada en todo el careto, nada más descender del autobús que nos llevó a la terminal nos estaban esperando con un cartelito en la mano, nos hicieron rellenar unos papeles y esperar al resto del grupo, como estaba escrito en árabe y me perdí las explicaciones del pre-guía sobre el modus operandi de los papeles los rellené mal, no me cuadraban los cuadraditos con la fecha de nacimiento, la había cagado así que cuando se dio la vuelta el guía cogí otro papelillo y me copié del de al lado mío, jejejejeje, antes de pasar el control cambiamos dinero en unas oficinas de cambio que hay allí, el cambio estaba a 7,61. Me chocó que cuando pasé el control de pasaportes el poli ni se miró mi foto, vio el visado y como estaba pegado plantificó el sello encima y ale pa’dentro, las maletas salieron en un plis y nos dijeron que esperáramos en la salida hasta que el grupo estuvo lleno, nos dirigimos hacia el autobús, si el avión era el de pin y pon el bus era el camello móvil, tenía piel de camello por todas partes, en los asientos, en el salpicadero, en las alfombras... con el calor que hacía!!! El viaje duró como media hora hasta el muelle donde estaba aparcada nuestra motonave: Nepthtis, el guía había dicho el nombre pero como no me acordaba y por miedo a meterme en otra motonave de más lujo me acordé del Nestea, jejejejeje.

Motonave Nepthtis
Motonave Nepthtis
Motonave Nepthis










Sobre la motonave decir que era muy cutre, estaba todo limpio pero del año de la polca, los recepcionistas eran secos a más no poder y la comida repetitiva, en el desayuno todos los días los mismos bollos, en la comida: pasta, pescado mega-especiado y ternera más dura que una piedra y para cenar: de nuevo ternera, patatas y verdura, había ensaladas pero todos los días las mismas. La tienda de la motonave está bien de precio pero ojo con los engaños, te ponen los precios en euros y después te cobran en libras lo que les da la gana, la piscina-charca muy pequeña y ni una sombra para meterte, vamos que si te quedas arriba te pones rojo como un cangrejo. 

Al llegar al barco nuestro guía: Ahmed nos echó la charlita sobre la fiesta de la chilaba, excursiones facultativas, etc, etc… Para que tengáis una idea de los precios de las excursiones aquí va la lista:

En Luxor:

- Paseo en calesa sobre 1 hora y media + tomar algo en un bar + fumar en cachimba = 25 € la pareja (12,50 € por persona).

El Cairo:

- Visita ciudad del Cairo (Ciudadela, Mezquita, Museo, etc, etc) = 65 € por persona.
- Visita Saqqara + Menfis = 45 € por persona.

Alejandría:

- Visita a la ciudad (Biblioteca, jardines, etc, etc) = 90 € por persona.

Existe un paquete para los que queráis Cairo + Saqqara = 100 € por persona.

Después de la charlita, cenamos y directos a la cama ya que al día siguiente nos despertaban a las 2 de la mañana para ir a Abu Simbel.

Como ya he dicho a las 2 de la mañana sonó el dichoso telefonillo, me cagué en todo lo habido y por haber y como estaba medio dormida el teléfono se fue a pastar debajo la cama, me vestí medio zombie, agarramos un picnic que nos habían preparado para el desayuno y a dormir al bus, para ir a Abu Simbel se va con un “cowboy” militar o como se llame aunque también es posible llegar en avión o mediante crucero, en el bus entra un soldado con una metralleta que acojona un poco y van todos los buses y coches en caravana hasta allí, tardamos como 3 horas en llegar así que a las 7 estábamos allí. La entrada para quién la tenga que comprar cuesta 80 Libras Egipcias y el templo es espectacular.

Amanecer camino a Abu Simbel
Abu Simbel está situado en Nubia, al sur del país. El complejo se compone de dos templos excavados en la roca que fueron construidos bajo el reinado de Ramsés II, uno dedicado al faraón y otro a su esposa preferida: Nefertari, la construcción duro aproximadamente 20 años entre 1279 y 1213 a.c.

Templo Ramsés II en Abu Simbel
Templo Nefertari en Abu Simbel
Estuvieron enterrados durante mucho tiempo bajo la arena hasta que un arqueólogo suizo los descubrió parcialmente en el año 1813 y más tarde en 1817, un italiano desenterró el resto, convirtiéndose así en uno de los lugares más impresionantes de Egipto.

Abu Simbel
Busto Ramsés II en Abu Simbel
Con la construcción de la presa de Aswan  y para evitar que los templos desaparecieran bajo el agua se reubicaron en una colina 65 metros por encima de su ubicación original. En el traslado se invirtieron 36 millones de dólares procedentes de fondos internacionales y participaron durante 4 años numerosos ingenieros de varios países. Como agradecimiento Egipto donó algunos templos a los países que habían participado en el traslado como el Templo de Debod que fue donado a España y se encuentra en Madrid o el Templo de Dendur que se encuentra en el Museo Metropolitano de NuevaYork.

Abu Simbel
Abu Simbel
Abu Simbel
A las 9 de la mañana de nuevo cogimos el bus camino a Aswan, otras 3 horillas que aproveché para dormir, jejejejeje. Nuestro siguiente destino era la Presa Nueva de Aswan aunque sinceramente, yo no le vi ningún atractivo turístico, encima el guía te acojona diciendo que no se pueden sacar fotos de la presa, de las torres, de las piedras, vamos que mejor que dejéis las cámaras dentro del bus. El calor era asfixiante y por cierto, lo de las cámaras no es para tanto, allí todo el mundo tenía su camarita y echaban fotos hasta a los polis…

Presa nueva de Aswan
Presa nueva de Aswan
Con el calor que hacía y para rematar fuimos directos a la cantera de granito de Aswan para ver el famoso obelisco inacabado, la entrada cuesta 30 libras y el calor allí era asfixiante, no había ni una sombra y las piedras yo creo que actuaban como calderas. Este monumento se encuentra todavía unido a la cantera dónde se empezó a trabajar hace más de 3000 años, mide 42 metros de alto y pesa aproximadamente más de 1200 toneladas, en teoría iba a ser la pareja del Obelisco de Karnak que hoy en día se encuentra situado en Roma.

Obelisco inacabado de Aswan
Obelisco inacabado de Aswan
Para salir de allí como no, lo tuvimos que hacer por un mercadillo. Sobre estos lugares hay que aprender cuatro palabras básicas para saber desenvolverte ya que si no tu paso por allí se convertirá en un infierno. La primera habibi, cuando quieras que te bajen el precio no hay más que usar la palabrita mágica aunque mejor usarla con cuentagotas porque como se animen vais listos…, la segunda: la que significa NO, algunas veces hasta tendréis que cantar la canción de Masiel del “la, la, la” para que os dejen tranquilos y aún así seguramente no os harán caso y la tercera y última: sukran (o algo así), significa gracias. Cuando ya se ponen pesados del todo y no hay manera de sacárselos de encima ni con agua caliente soltáis “gamusa” y salir corriendo porque creo que significa algo chungo, jejejeje

Cantera de Aswan
Después de la visita a la cantera nos montamos en una faluca, una embarcación pequeña de vela con un mástil central, en ella pudimos ver algunas panorámicas de la Isla Elefantina, el río y los habitantes de los pueblos nubios que viven en esa zona. Cuando llevábamos como un cuarto de hora navegando aparece un niño en una tabla de surf cantando mi carro de Manolo Escobar, la Macarena y “Juantalamerra”, para mi sorpresa no pidió propina así que intuyo que sería alguna atracción incluida en el precio de la faluca, jejejeje. Tras el recital de música española el conductor sacó de la trastienda faluquera dos bolsas de viaje y en medio minuto ya tenía montado un mercadillo en plena navegación, vendía abrecartas, collares de todo tipo, figuritas de madera, etc, etc… Yo acabé con una especie de cuchillo de madera con tallado egipcio (bueno, me hace ilusión pensar que es así) y un collar. Tras el desembarco nos fuimos directos al barco a comer ya que la motonave zarpaba rumbo a Kom Ombo.

A bordo de una faluca por el Río Nilo
La nave nos dejó en el pueblo de Kom Ombo dónde se encuentra el famoso templo con el mismo nombre. Fue construido entre 1350 y 180 a.c por orden del faraón Ramsés II y tiene un diseño doble simétrico respecto a su eje principal. En la parte sur estaba dedicado al Dios Sobek con cabeza de cocodrilo y cuerpo humano y en la parte norte se adoraba al Dios Haroeris o más conocido como “Horus el viejo”. El templo ha sobrevivido a lo largo del tiempo a numerosos terremotos y crecidas del Nilo, además también fue usado por los coptos como iglesia, época en la que algunas paredes quedaron desfiguradas. La entrada cuesta 30 Libras.

Templo Kom Ombo
Templo Kom Ombo
Templo Kom Ombo











En la época en la que estuvimos nosotros (Octubre) en Egipto anochece muy pronto por lo que a las 5 de la tarde ya no había luz y pudimos disfrutar del templo al anochecer cuando bajo mi punto de vista está más bonito. Echamos unas cuantas fotos y nos dirigimos al mercadillo que está estratégicamente situado dónde atracan todas las motonaves para comprar algunas chilabas para la fiesta de por la noche. Antes de eso pudimos presenciar el momento Ali-Chuck Norris, estábamos esperando el turno para ver una pared del templo y llegó un guía macarrilla y se coló, nuestro guía le empezó a decir (o eso creo yo) que se había colado y entonces se lió parda, empezaron a chillarse y amenazarse y como no entendíamos ni un pijo nosotros allí presenciando en estado vegetal a ver quién sería el primero en dar la leche pero todo quedó en agua de borrajas, no veas que cachondeito todo el viaje con el otro guía, la verdad que tenía una pinta de chungo…. , mira que me gustan los mercadillos pero el de Kom Ombo precisamente era un agobio, allí había como 20 tíos chillando a voz en grito 1 euro y atosigando a todo turista que se les cruzaba por delante, al final conseguimos las chilabas por 55 Libras cada una y ya no miramos nada más, de hecho no hacía falta ya que te perseguían por todo el pueblo hasta llegar al barco.

Templo Kom Ombo
Templo Kom Ombo
Templo Kom Ombo
Templo Kom Ombo
En teoría la fiesta empezaba a las 9 de la noche pero por no volver a la habitación fuimos todos disfrazados a cenar ya, había algunos que se metieron de lleno en el papel y parecían auténticos jeques con los turbantes y todo. La fiesta no era nada del otro mundo, salen cuatro tocando unas zambombas y unos tambores y otro que se dedica a sacar a todos a bailar, estuvimos un rato pero la verdad, el día había sido muy largo y ya no aguantábamos mucho, al día siguiente de nuevo nos teníamos que levantar a las 5 de la mañana así que nos fuimos a dormir.

Si queréis seguir nuestras aventuras y saber por dónde andamos lo podéis hacer en Facebook, GooglePlus, Pinterest, Foursquare, Instagram y Twitter.
 


Egipto en Diario de viaje de Kiana


Edfú - Luxor
Entre templos y carreras de calesas

Nos despertaron a las 5 de la mañana, por lo visto había que ir al templo en ayunas porque el barco zarpaba en cuanto volviéramos para pasar la Esclusa de Esna, bajamos a recepción y nuestro guía Ahmed vino a buscarnos, nos informó que el templo estaba un poco alejado del muelle y teníamos que ir en coche de caballos. En la calesa cabían 4 pasajeros, el conductor y otro más sentado delante y bueno si lo proponéis lo mismo hasta dejan montar a más gente en los caballos, jejejeje.

El guía se acopló en nuestro coche y empezamos lo que en teoría tenía que ser un “paseo tranquilo” por la ciudad, nuestro carro iba como Fernando Alonso con su Ferrari, adelantando a las demás calesas, coches y objetos que se ponían por delante, parecía que en cualquier momento se iba a descuajeringar ya que le sonaban todos los tornillos y juntas, de repente llegamos a la altura de otro carro (este carromáticamente hablando debía de ser una especie de Louis Hamilton Egipcio ya que nuestro conductor ni intentó adelantarle), parecía que la tranquilidad volvía a la calesa pero de repente aparece un taxi adelantando por la izquierda y ZAAAAAASSSSSSS!!!!!! Toda la mierda de un charco que había en el suelo (moñigas de caballo incluidas) al igual que un tsunami nos salpicó encima….qué asco!!!!!!!!!

Calles de Edfú
Calles Edfú
Llegamos los cuatro al templo marrones y llenos de moñiga de caballo y con una peste que tiraba para atrás aunque por suerte nos sirvió para pasar delante de todo el mundo ya que no se querían acercar a nosotros, jejejeje. Como pudimos y con una botella de agua nos lavamos un poco y nos dirigimos a la puerta de entrada. Cuando bajamos del carromato el conductor nos hizo una seña indicando el número de coche ya que teníamos que volver en el mismo, yo pensé para mí misma….una leche, después me monto en otra carroza que no esté enmoñigada, jejeejeje.

El Templo de Edfú fue construido entre los años 237 y 57 a.c en la ribera occidental del Río Nilo. Por sus dimensiones: 137 de longitud, 79 de ancho y 36 de alto es el segundo más grande después del Templo de Sheshonk I de Karnak y uno de los mejores conservados de la época antigua. Estuvo enterrado bajo la arena del desierto y el lodo depositado por el Nilo durante siglos hasta que un egiptólogo francés lo desenterró en el año 1860.

Templo Edfú
El templo está dedicado al Dios Horus y consta de un pilono, una construcción en forma de pirámide truncada, que da acceso a un vestíbulo o también llamado Pronaos dónde se encuentra una de las estatuas del Dios Horus con doble corona. A cada lado del vestíbulo hay dos salas, una estaba destinada a la purificación de los sacerdotes y la otra albergaba una biblioteca.

Templo Edfú
Detalle pilono derecho
Dios Horus con doble corona

Llegamos los cuatro al templo marrones y llenos de moñiga de caballo y con una peste que tiraba para atrás aunque por suerte nos sirvió para pasar delante de todo el mundo ya que no se querían acercar a nosotros, jejejeje. Como pudimos y con una botella de agua nos lavamos un poco y nos dirigimos a la puerta de entrada.  Cuando bajamos del carromato el conductor nos hizo una seña indicando el número de coche ya que teníamos que volver en el mismo, yo pensé para mí misma….una leche, después me monto en otra carroza que no esté enmoñigada, jejeejeje. 

El Templo de Edfú fue construido entre los años 237 y  57 a.c en la ribera occidental del Río Nilo. Por sus dimensiones: 137 de longitud, 79 de ancho y 36 de alto es el segundo más grande después del Templo de Sheshonk I de Karnak y uno de los mejores conservados de la época antigua. Estuvo enterrado bajo la arena del desierto y el lodo depositado por el Nilo durante siglos hasta que un egiptólogo francés lo desenterró en el año 1860. - See more at: http://6527440115585717404_e3fdbee6f69805e9de26b5aa3e3769b483609428.blogspot.com/b/post-preview?token=SaW0lz8BAAA.kfrDoni-jq0_Iy91h-jKzg.Ux9IRULEtBL4TgIp_FTPwQ&postId=4808140677626672602&type=POST#sthash.QATf1PCo.dpuf
Llegamos los cuatro al templo marrones y llenos de moñiga de caballo y con una peste que tiraba para atrás aunque por suerte nos sirvió para pasar delante de todo el mundo ya que no se querían acercar a nosotros, jejejeje. Como pudimos y con una botella de agua nos lavamos un poco y nos dirigimos a la puerta de entrada.  Cuando bajamos del carromato el conductor nos hizo una seña indicando el número de coche ya que teníamos que volver en el mismo, yo pensé para mí misma….una leche, después me monto en otra carroza que no esté enmoñigada, jejeejeje. 

El Templo de Edfú fue construido entre los años 237 y  57 a.c en la ribera occidental del Río Nilo. Por sus dimensiones: 137 de longitud, 79 de ancho y 36 de alto es el segundo más grande después del Templo de Sheshonk I de Karnak y uno de los mejores conservados de la época antigua. Estuvo enterrado bajo la arena del desierto y el lodo depositado por el Nilo durante siglos hasta que un egiptólogo francés lo desenterró en el año 1860. - See more at: http://6527440115585717404_e3fdbee6f69805e9de26b5aa3e3769b483609428.blogspot.com/b/post-preview?token=SaW0lz8BAAA.kfrDoni-jq0_Iy91h-jKzg.Ux9IRULEtBL4TgIp_FTPwQ&postId=4808140677626672602&type=POST#sthash.QATf1PCo.dpuf
La parte más antigua del templo es la sala hipósila compuesta de 12 columnas y con cuatro pequeñas habitaciones que se utilizaban para las ofrendas secas, líquidas y como laboratorio. Ésta da acceso al lugar más importante del recinto, la sala de las ofrendas. Es aquí dónde había una concentración enorme de gente así que intenté abrirme camino entre la marabunda pero me fue imposible aún intentando reptar por debajo de un japonés que estaba echando fotos, ya tengo motivo para volver.

Templo Edfú
Templo Edfú
Entrada sala hipósila Templo Edfú
La entrada cuesta 50 Libras y es uno de los templos más chulos y mejor conservados de todos los que visitamos así que os aconsejo que no os lo perdáis.

Salimos del templo y allá estaba el conductor haciendo señales de humo, primero intentamos hacernos los despistados pero el hombrecillo nos vino a buscar y todo, no coló. Puso la marcha atrás y PUMBAAAA!!!!!! Castañazo al canto, no me lo podía creer, se había dado con otro carro. Lechesss, nos había tocado el torpe de toda la cuadrilla!!!!!

Se bajó, miró a ver si tenía algún golpe en el parachoques trasero, intercambiaron unas palabras en árabe….ya sabéis: que si yo tengo el seguro en tal, que si nos has respetado el ceda el paso, etc, etc… o eso me pareció que decían. Reanudamos de nuevo la marcha, esta vez me puse el pañuelo a modo de mascarilla por si las moscas, por suerte llegamos sanos y salvos al barco y derechitos a la ducha, la ropa la cerré al vacio en una bolsa de plástico que pillé y le hice una señal de tóxico para no equivocarme en todo el viaje, jejejeje.

Ya desinfectados fuimos a desayunar tranquilamente, no veáis lo bien que olíamos, me había cargado todo el frasco de colonia por si quedaba algún resto después de ducharme. El resto de horas hasta las 4 de la tarde que el barco llegó a Luxor no son muy interesantes, siesta en la cubierta con sombrita, una coca cola, cotillear a ver cómo pasa el barco por la esclusa que fue construida para salvar los 10 metros de desnivel que hay en el río, etc, etc…

Esclusa de Esna
Esclusa de Esna
Allá estábamos todos mirando como pasaba uno a uno los barcos, primero te meten en una especie de piscina, cierran unas compuertas y vacian el agua y listo, ya estás en el nivel inferior, parece fácil pero manejar todos esos cacharros debe ser chungo, eso sí, mientras esperas infinidad de vendedores ambulantes hacen su Agosto, hasta te tiran el género al barco para que se lo compres!!!
Vendedor ambulante de Esclusa de Esna
Después de comer y de la hora del té (con galletas incluidas) llegamos a Luxor. Nos habían ofrecido una excursión que consistía en paseo nocturno por la ciudad de Luxor en coche de caballos (sí, sí, leéis bien COCHE DE CABALLOS), tomar algo en un bar típico, dar una vuelta por un mercadillo y fumar en sisha, en principio no la íbamos a coger porque después de la experiencia con los carros…pero como todo el mundo la cogía no íbamos a ser menos, nos costó 12,50 € por persona.

Salimos en bus hacia el Templo de Luxor, la entrada cuesta 50 Libras. Está situado en el corazón de lo que era la antigua Tebas y junto a la necrópolis fueron declarados Patrimonio de la Humanidad en el año 1979.

Templo de Luxor
Templo de Luxor
El Templo de Luxor fue construido por orden de Amenofis III que se lo encargó a su arquitecto personal Amenhotep (seguro que os suena de la peli de La Momia, jejejeje) aunque más tarde fue ampliado por Ramsés II. Las obras duraron aproximadamente 400 años y estaba conectado con el Templo de Karnak por una avenida de 600 esfinges con forma de carnero. De hecho, una vez al año, se llevaba a cabo una procesión en la que trasladaban la imagen del Dios Amón (divinidad a la que estaba consagrado el templo) desde Karnak hasta Luxor.

Paseo esfinges de Templo Luxor a Templo Karnak
Templo de Luxor
Templo de Luxor
Templo de Luxor
Templo de Luxor
A lo largo del tiempo sufrió varias modificaciones, hasta el mismísimo Tutankhamón lo amplió acabando la decoración de los muros de la columnata procesional. Lo más destacado es el obelisco que hay frente al pilono principal, construido por Ramsés II y que tenía un gemelo que hoy en día se encuentra en la Plaza de la Concordia de  París.

Obelisco Templo Luxor
Sirvió como cuartel militar en la época romana y durante la conquista musulmana se construyó una mezquita que hoy todavía podemos ver.

Mezquita Templo Luxor
Mezquita Templo Luxor
Estuvimos esperando hasta que anocheció para ver como iluminaban el templo y desde allí nos llevaron a una especie de fábrica de perfumes, es una de las cosas por la que nunca voy a viajes organizados, odio perder el tiempo en tiendas mega-caras cuando lo puedo perder en algún mercadillo o viendo algo que sea de mi agrado. El caso es que nos metieron un rollo de los perfumes, que si los hay medicinales, para la casa, patatín, patatán….según entramos, salimos todos, es decir, sin comprar nada!!!

Volvimos a la motonave, como queríamos montar en globo fuimos a buscar agencias, los precios rondan entre los 300 – 500 Libras por persona, la duración es más o menos de 3 horas y empiezan todos a operar sobre las 5 de la mañana, conclusión, no nos daba tiempo de hacerlo ya que a las 7 teníamos que salir del barco, nos fuimos al guía, le explicamos el percal y él nos ofreció montar en globo por 90 € por cabeza, para flipar!!!!  Como no se bajaba del burro al final ni por libre ni con la agencia, nos quedamos sin probarlo….

Cenamos y salimos en busca de nuestros coches de caballos, esta vez eran de dos personas, tenían mejor pinta, nos montamos y se gira el conductor, nos tocó el cuñaaaaaaaaao, con un solo diente y un solo ojo y el que le quedaba estaba bizco, al final empecé a pensar que la gafe era yo…el caso es que el hombre estaba medio-loco, adelantaba a todo lo que se le ponía por delante pero cerré los ojos y dije: si salgo de esta salgo de todas!!!!

Llegamos a nuestro destino sanos y salvos y lo más importante, limpios!!! Estábamos en el mercadillo de Luxor y fuimos directos a un bar un poco cutre pero con buen ambiente dónde fumamos dos sishas y tomamos algo. El caso es que de allí no se movía nadie así que decidimos ir a dar una vuelta por los alrededores y conocer un poco más el lugar, como no, acabamos con chorradillas varias, es que a mí los mercadillos me pierden!!! Sobre la medianoche regresamos al barco, había sido un día muy largo!!

Mercadillos Luxor
Mercadillos Luxor











Otro día de madrugón, esta vez a las 7 teníamos que estar desayunados y listos en recepción, nos fuimos en bus hasta el Templo de Karnak, la entrada cuesta 65 Libras. 

Templo Karnak
Templo Karnak
Este templo con más de 30 hectáreas construidas es el más grande del país y albergaba el complejo religioso más importante del antiguo Egipto. Fue construido durante 2000 años por diferentes faraones (aproximadamente unos 30 entre los que destacan Ramsés II y la reina Hatshepsut) y estaba dedicado a Amón.

Templo Karnak
El recinto estaba formado por un lago sagrado y diferentes templos: el de Amón-Ra, Mut, Jonsu, Montu, Ptah y Opet. Sus columnas estaban decoradas con vivos colores y lo más espectacular es su sala hipóstila  con 134 columnas distribuidas en aproximadamente 5000 metros cuadrados también conocida como bosque de piedra, antiguamente sujetaban un techo que hoy en día ha desaparecido.

Sla hipóstila Templo Karnak
En Karnak había cuatro obeliscos de los que hoy solo quedan tres (Tutmosis I, Hatshepsut y Seti II), uno de ellos está en Estambul. Además también podemos encontrar el famoso escarabajo del que se dice que si das tres vueltas tendrás buena suerte, otros dicen que tendrás hijos y algunos aseguran que si las das al revés te divorcias así que esto va a la carta, jejejeje.

Obelisco en Templo de Karnak
Escarabajo en Templo de Karnak

Desde el Templo de Karnak nos fuimos andando al muelle para coger una pequeña embarcación y pasar a la otra orilla, más bien esto lo vi turistada pero con lo fresquito que se iba en el barco y el calor que hacía no estuvo mal, llegamos a la otra orilla y nos estaba esperando el bus para llevarnos a ver los Colosos de Memnon, la entrada es gratuita y aquí no perderéis mucho tiempo porque no hay nada más que las dos estatuas.

Los colosos representan al Faraón Amenhotep III y están esculpidas en grandes bloques de cuarcita procedentes de la Cantera de Gebel el-Silsila de Giza.

Colosos de Memnon
Nuestro siguiente destino era el famoso Valle de los Reyes, la entrada cuesta 80 Libras y tienes derecho a visitar 3 tumbas, nosotros visitamos las de Ramsés III, Ramsés IV y Ramsés IX. La entrada a la Tumba de Tutankhamón se paga aparte y cuesta 100 Libras más aunque sinceramente, merece la pena por ver las paredes talladas y la momia ya que todo lo que se encontró se encuentra expuesto en el Museo del Cairo.

Mapa del Valle de los Reyes sacado de www.egiptoforo.com
El Valle de los Reyes es la necrópolis de muchos de los faraones del imperio nuevo, en el interior encontraremos auténticas obras de arte aunque sin lugar a dudas la tumba que despierta más interés es la de Tutankhamón, descubierta en 1922. En el recinto está prohibido entrar con cámaras o móviles así que mejor que las dejéis fuera ya que hay un exhaustivo control policial en la puerta y si os pillan no os dejarán pasar.

Valle de Los Reyes desde fuera del recinto
La última visita en Luxor fue el Templo de Medinet Habu, uno de los templos más impresionantes de la orilla occidental de Tebas construido por el faraón Ramsés III. La entrada cuesta 30 Libras y es muy parecido al de Edfú. Después de esto nos llevaron al barco, comimos y sobre las 4 de la tarde nos llevaron al aeropuerto ya que nuestro vuelo salía a las 18:45, en teoría. Salimos con una hora de retraso.

Templo Medinet Habu
Templo Medinet Habu
Templo Medinet Habu
Templo Medinet Habu
Templo Medinet Habu
Templo Medinet Habu
Templo Medinet Habu
Si queréis seguir nuestras aventuras y saber por dónde andamos lo podéis hacer en Facebook, GooglePlus, Pinterest, Foursquare, Instagram y Twitter.



  •  
    cookieassistant.com