Vietnam

Navegando entre arrozales

Estados Unidos

De costa a costa

Mexico

El imperio de los Mayas

Costa Rica

Naturaleza en estado puro

Argentina

Tierra de constrastes

Francia

Castillos, caballeros y pueblos de leyenda

España

Un país en la mochila

 

CASTRES, LAUTREC, CORDES-SUR-CIEL Donde el cielo y la tierra se unen

Mapa-Castres
Nos levantamos temprano para poner rumbo a primera hora hacia Cordes-sur-Ciel pero por el camino queríamos parar en varios lugares, el primero: Castres que está situado a unos 40 km de Albi y 70 km de Carcassonne.

Mapa de Castres
Aparcar en este lugar es misión casi imposible pero por suerte divisamos un repartidor que estaba en zona azul y se marchaba así que allí nos acoplamos, sacamos el ticket para dos horas y nos encaminamos hasta la Place Jean Jaurés donde había un mercadillo con todo tipo de cosas ricas, los quesos tenían una pinta estupenda y estuve a punto de sucumbir a la tentación y comprarme unos cuantos, suerte que había mucha cola. Este mercadillo alimentario se organiza todos los martes, jueves, viernes y sábados así que aprovechar la ocasión y podréis desayunar por poco dinero. Mientras andábamos cotorreando sobre las cosas que ver se nos acercó un hombrecillo pequeñajo y nos dio una especie de propaganda, jejejeje. Nos había tomado por franceses a pesar de que muy bajo no era que habláramos y le respondimos con un “gracias”,  lo que nos había dado era un panfleto de Sarkozy para que le votáramos en las elecciones!!! :-S

Mercado gastronómico Plaza Jean Jaurés – Castres
Nos dirigimos hacia el Río Agout para ver las casas multicolores de los antiguos tintoreros, tejedores y curtidores,  una de las atracciones de Castres que fueron construidas durante el siglo XVII cuando la ciudad tuvo un gran auge con la industria textil. Las casas permitían el remojo de las pieles en el sótano y luego el secado lo hacían en la parte superior, la mejor manera de admirarlas es mediante una especie de barca de madera que recorre el río aunque nosotros no teníamos mucho tiempo y las vimos desde el Pont Neuf, las vistas son impresionantes!!!

Casas Río Agout – Castres
Seguimos caminando por Castres y fuimos a parar a la Catedral Saint-Benoît, de estilo renacentista y que está justo enfrente del antiguo palacio episcopal que hoy en día alberga el ayuntamiento y el Museo de Goya. La entrada cuesta 3 € y es el segundo museo importante después de Louvre de arte hispánico en Francia, entre las obras que se exhiben destacan tres: Autorretrato con gafas, el Retrato de Francisco del Mazo y La Junta de Filipinas. También expone pinturas de Velázquez, Picasso o Murillo entre otros. El Palacio Episcopal fue diseñado por Jules Hardouin-Mansart, primer arquitecto del Rey Luis XIV y fue declarado en 1964 monumento histórico.

Catedral Saint-Benoît
Catedral Saint-Benoît
Catedral Saint-Benoît
Palacio episcopal – Castres
Museo Goya – Castres
Palacio episcopal – Castres
Salimos por la “puerta de atrás” y nos encontramos con el Jardín del Obispado, diseñado por el paisajista del Palacio de Versailles y que representa una flor de Lis aunque a pie de pista no se distingue bien, hay que subir a un lugar elevado para poder verla con todo su esplendor, justo en la plaza también está el  Teatro Municipal de 1904 y la Oficina de Turismo dónde la chica nos dio muchísima información de la ciudad y los alrededores.

Jardín del Obispado – Castres
Jardín del Obispado – Castres
Jardín del Obispado – Castres
Jardín del Obispado – Castres
Teatro Municipal de Castres
Aunque la ciudad ofrece muchas cosas nosotros no teníamos tiempo así que nos fuimos en busca del coche y nos dirigimos hacia nuestra siguiente parada: Lautrec, a unos 15 km de Castres.

Lautrec
Escogimos este pueblo ya que trasteando en internet vimos que está clasificado como uno de los “ Plus Beaux Villages de France” y allá que nos fuimos!!!! 

Callejeando por Lautrec
Callejeando por Lautrec
Callejeando por Lautrec
Callejeando por Lautrec

Dejamos el coche en un aparcamiento gratuito que hay al lado de la carretera y comenzamos nuestra ruta andando, aquello parecía un pueblo fantasma y salvo Carfot, yo y unos cuantos gatos no había nadie más. Lo primero que encontramos fue la Plaza central que data del siglo XV y está llena de soportales de madera, a lo lejos, divisamos una pequeña tienda abierta, era de esas de toda la vida dónde vendían un poco de todo y allá descubrimos la razón por la que el pueblo nunca será invadido por vampiros: el ajo rosa que es típico de Lautrec. La tienda tenía un montón de ellos bien colocados en unas cestas al estilo Caperucita Roja pero a mí aunque me los pinten de rosa, rojo, fosforito o los pongan en cestas de oro no me gustan, más bien me dan asco!!!! Este producto agrícola tiene hasta su propia fiesta que se celebra el primer viernes del mes de Agosto y que antiguamente marcaba el principio del periodo de comercialización del ajo rosa.

Plaza Central de Lautrec
Plaza Central de Lautrec

Seguimos callejeando por el pueblo con sus casas de madera características y nos dirigimos primero a la Oficina de Turismo pero llegamos en horas intempestivas para los franceses y estaba cerrado así que nos fuimos hacia la Puerta de Caussade que es la única de las ocho fortificadas que daban acceso al pueblo medieval que todavía queda en pie. Justo al lado están los antiguos silos subterráneos que desconozco si pueden ser visitados, desde una plaza se puede echar un vistazo a  través de una reja, hay un botón con luz para encender y apagar pero sinceramente, yo creo que no entraría allí ya que tenía pinta de ser la morada de numerosos bicharracos, jejejejeje.

Puerta Caussade – Lautrec
Puerta Caussade – Lautrec
Siguiendo el entramado de calles divisamos la Colegiata de San Rémy, es el edificio más antiguo de Lautrec  ya que tiene alrededor de 600 años y fue declarada en 1996 monumento histórico. La entrada es gratuita y allí nos encontramos con un simpático cura que en un medio francispanish nos contó un poco de la historia del lugar, nos dio unos panfletos de la colegiata y nos hizo de guía durante un ratillo, muy majete!!!

Mapa Colegiata San Rémy
Colegiata San Rémy
Colegiata San Rémy

A la salida enfilamos una calle llena de escalones que va a parar al Molino uno de los pocos de viento y agua que todavía subsisten, se puede visitar por el módico precio de 2 € aunque lógicamente por las horas que eran estaba cerrado. Yo me quedé fotografiándole y Carfot subió hasta el Calvario de la Salette desde dónde hay unas vistas impresionantes de todo el pueblo, el Valle de Castres, el molino y la Montaña Negra, demasiadas escaleras había subido ya y si se llama calvario será por algo, jejejejeje.

Subida al molino de Lautrec
Molino de Lautrec
Molino de Lautrec
Vistas desde la Salette
Calvario Salette
Subida Molino de Lautrec
Volvimos de nuevo al coche para poner rumbo a Cordes-sur-Ciel que hacía tiempo que teníamos ganas de visitar y como no, la incluimos en la ruta. Nos fuimos directos a nuestro hotel no sin antes hacer una paradita ya que los gendarmes nos pararon para hacer una prueba de alcoholemia, jejejeje. Nuestro hotel fue:
Dirección: 20 rue Gargarides – 81170 Les Cabannes (Cordes-sur-Ciel)
Precio: 77 € la noche con desayuno.
El hotel genial, los dueños son una pareja holandesa majísima que tiene todo impecable. La habitación era preciosa y estaba muy limpia. Hay una zona común dónde se sirven las cenas y el desayuno aunque cuando hace buen tiempo también tienen un jardín precioso, no era el caso ya que estaba cayendo el diluvio universal. Por la noche cuando llegamos tenían todo adornado con velitas y con música ambiental de fondo!!

Hotel La Maison au Puits
Hotel La Maison au Puits
Hotel La Maison au Puits

Después de charlar un rato con los dueños y dejar los trastos nos dirigimos hacia el pueblo que está como a 1 km.

Cordes-sur-ciel es una villa medieval fortificada que fue fundada en 1222 por el Conde de Tolouse, Raimond VII, para proteger a la población del  avance de las tropas francesas durante la cruzada contra los cátaros. Rápidamente la ciudad experimentó una gran prosperidad gracias al comercio textil, de piel y de la seda y los nobles y comerciantes construyeron lujosas mansiones que hoy todavía podemos admirar.

Mapa Cordes-sur-Ciel
El parking en el pueblo es todo de zona azul así que decidimos dejar el coche lo más cerca que pudimos de la Oficina de Turismo dónde cogimos mapas e información del lugar. Para subir a Cordes  hay dos formas: la primera, andando, se tarda entre 20-30 minutos en subir por una cuesta bastante majilla y la segunda con un tren que cuesta 2 € y te deja en la parte alta del pueblo pero va por las afueras y te pierdes muchas cosas chulas. Nosotros subimos andando.

Oficina Turismo Cordes-sur-Ciel
Subida a Cordes-sur-Ciel

Lo primero que encontramos tras unos 5 minutillos subiendo cuesta por la Grand Rue de l’Horloge fue la Capelette St.Jacques que fue construida en el siglo XVI y fue decorada con frescos que representan la vida del Apóstol Santiago, seguimos andando y cruzamos la Puerta de l’Horloge, una de las cuatro que daban acceso a la ciudad. Menos mal que la ciudad está llena de tiendas y talleres artísticos en los que vas parando ya que subir toda esa cuesta de golpe creo que deja sin aliento hasta el más atleta del planeta, jejejejeje.

Capelette St.Jacques
Capelette St.Jacques
Torre de l’Horloge
Llegamos hasta la Plaza del mercado pasando por bellas tiendas dónde se puede adquirir foie, vinos típicos de los alrededores, juguetes hechos a mano y cantidad de artesanías típicas de Cordes aunque es todo bastante carillo bajo mi punto de vista. El mercado tiene un pozo de agua de 113 metros dónde según cuenta la leyenda fueron arrojados tres inquisidores que visitaron la ciudad para hacer su trabajo de limpieza. Estaba diluviando pero nosotros seguimos andando hasta la Iglesia de Saint-Michel que nos sirvió de refugio.

Mercado Cordes-sur-Ciel
Tiendas Cordes-sur-Ciel
Tiendas Cordes-sur-Ciel
Tiendas Cordes-sur-Ciel
Tiendas Cordes-sur-Ciel
Tiendas Cordes-sur-Ciel

Asomamos la nariz por la puerta de la iglesia para ver si había escampado un poco y por suerte sólo caían unas pocas gotas que aunque jorobaban un poco se podían soportar, nos dirigimos a la Rue Raimond VII, una de las arterias principales de Cordes y dónde hay gran cantidad de mansiones de estilo gótico dónde personajes de mitología, humanos y dragones adornan sus fachadas. En una de ellas se sitúa el Museo del azúcar, este hubiera sido uno de mis paraísos pero cerrado ya así que me quedé con las ganas de visitarlo, cuesta 3 € aunque creo que mejor así porque si no, con todo lo que se veía desde fuera….se me hace la boca agua!!!!

Iglesia Saint Michel
Callejeando por Cordes-sur-Ciel
Callejeando por Cordes-sur-Ciel
Callejeando por Cordes-sur-Ciel
Callejeando por Cordes-sur-Ciel
Callejeando por Cordes-sur-Ciel
Callejeando por Cordes-sur-Ciel
Callejeando por Cordes-sur-Ciel
Callejeando por Cordes-sur-Ciel

Aunque cuando subimos había bastante gente por la calle, entre la lluvia, la hora y un poco de rasca que empezaba a hacer ya no quedaba nadie así que decidimos bajar, coger el coche e ir hasta una montaña que hay justo enfrente del pueblo que nos habían recomendado en la Oficina de Turismo para retratar el pueblo, según las indicaciones que nos habían dado dejamos el coche en una especie de pasto que había que estaba todo embarrado y caminamos unos diez minutillos hasta que encontramos una de las postales más bonitas de Cordes!!!!

Cordes-sur-Ciel
Cordes-sur-Ciel
Luego decidimos dar una vuelta por el valle para tener otra perspectiva de la ciudad y finalmente acabamos tomando algo en un bar que estaba lleno de gente viendo un partido de fútbol, imagino que entre equipos franceses aunque no puse mucha atención.

Cordes-sur-Ciel desde el valle
Espero que mis relatos os ayuden a preparar vuestro viaje al Sur de Francia,  podéis consultar el resto de relatos del país aquí y seguirme a través de Facebook, Google Plus y Twitter.
Si te ha gustado, compártelo
Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+3Pin on Pinterest0Email this to someonePrint this page

20 Comentarios

  1. crisdejour dice:

    Me ha encantado esta entrada!
    Qué maravilla! Parece mentira que, con lo relativamente cerca que tengo yo todo esto, no conozco NADA. Voy a tener que empezar a remediarlo.

  2. Babyboom dice:

    Crisdejour, pues sí que es verdad que lo tienes muy cerquita, a mí todo el Sur de Francia me encanta y hay muchos pueblecitos de estos que todavía me quedan por explorar así que volveré!!! Un abrazo. ;-)

  3. Bonita entrada. Hace pocos días leía en una revista un artículo sobre los 25 pueblos más bonitos de Francia y no salía ninguno de los que visitaste pero creo que se podrían incluir perfectamente!! Las Casas Río Agout de Castres me recuerdan a las casitas bañadas por el Onyar en Girona!

  4. Babyboom dice:

    Kiana, la verdad es que no entiendo como Cordes-sur-Ciel no está entre ellos ya que es una auténtica pasada de lugar pero como dicen, para gustos los colores. Ahora que lo dices sí que se parecen a las de Girona, jejejeje. Un abrazo. ;-)

  5. M.C. dice:

    Pues qué chulos los pueblitos!! Y vaya lata con la lluvia! Por cierto, ya sabéis a quién votaréis? Os convenció para votar a Sarkozy? jejeje Anda que ya le vale al hombrecillo ese!
    Un abrazo

  6. cincuentones dice:

    Babyboom Nosotros también los tenemos cerca todos estos pueblos tan hermosos del sur de Francia y hemos visitado muy pocos. Tendremos que poner remedio. Muy buen reportaje.
    Saludos.

  7. Que pedazo de entrada, como siempre das toda la información y muchos pueblos, la otra vez quedé maravillado con los pueblos franceses y estos no son menos.

    Las fotos son muy bonitas y lo curioso de esto es que el sur de Francia es muy parecido a España y el norte es totalmente diferente, la única diferencia entre ambos países es la forma de los tejados por el tema del frío.

    Estoy contento que haya gente que apueste por los pueblos, a veces uno se encuentra en ese tipo de lugares.

    un saludo.
    Jesús Martínez
    vero4travel.com

  8. Babyboom dice:

    Cincuentones, la verdad que a veces lo que tienes más cerca es lo que tardas más en visitar, seguramente os gustaran cuando los visitéis. Un abrazo. ;-)

    Jesús, sí que son muy parecidos el norte de España con el Sur de Francia, a mí me encantan los pueblecitos pequeños, muchos de ellos tienes mucha más historia que algunas capitales grandes. ;-)

  9. Caliope dice:

    Hola!! qué de montón de pueblos medievales tiene el sur de Francia, Lautrec y Cores preciosos de verdad; vaya escapada aprovechada que hicísteis, he perdido la cuenta de todos los pueblos que nos has enseñado.
    Un besote!!

  10. Babyboom dice:

    Caliope, yo casi que también he perdido la cuenta, la verdad es que toda la zona es una pasada y está llena de pueblecitos increíbles!!! Un abrazo. ;-)

  11. Pero qué tienes tu con los quesos? jajaja

    Unos pueblos preciosos, aunque lo que más me gustó fueron las casas al lado del río, preciosas!!

  12. Babyboom dice:

    Artabria, digamos que los quesos me encantan y en Francia hay muchos bien ricos, jejejeje. Las casas eran preciosas, a mí personalmente Lautrec y Cordes-sur-Ciel fueron los pueblos que más me gustaron de este día. Un besote. ;-)

  13. MTTJ dice:

    No conocemos Lautrec y por las fotos me ha parecido un pueblo precioso…¡de los que a mí me gustan, que son muchísimos!. En Cordes sí que estuvimos hace unos años pero no dormimos allí. Me ha parecido encantador el hotel La Maison au Puits, por lo que no me importaría volver.

    Un petó

  14. Babyboom dice:

    MTTJ, el hotel la verdad es que es una auténtica joyita y los dueños lo tienen todo muy bien cuidado, es precioso!!! Aunque una pequeña TV en la habitación no le vendría mal, jejejeje. Lautrec es una pasada, me encantaron sus calles empedradas!!! Un abrazo. ;-)

  15. Fran dice:

    Vaya ruta más chula os habéis pegado. No sé cual de los pueblos me gusta más!! Genial la entrada babyboom!!!.
    Un abrazo

  16. Helena dice:

    La verdad es que menudo viajecito… Me han encantado todas las visitas que hicisteis ese día. Eso sí, hay muchos pueblecitos de esos “Plus Beaux” por la zona, ¿no?
    Un saludo y en dos días nos vemos ;)

  17. victor dice:

    Hola Babyboom,

    Vaya ruta más chula por Castres, Lautrec y Cordes Sur Ciel, pueblitos medievales del sur de Francia,muy bien cuidados. Tomo buena nota de ellos y además están cerca de Carcassonne, ciudad a la que tengo muchas ganas de ir.

    Un abrazo.

  18. Babyboom dice:

    Fran, la verdad es que es difícil escoger uno de ellos porque todos son preciosos!!! ;-)

    Helena, sí que hay muchos pueblos por esa zona, nosotros cogimos un mapa dónde están todos y apuntamos unos cuantos, jejeje. Nos vemos mañana. ;-)

    Víctor, cuando vayas a Carcassonne te encantará, yo llevaba muchísimo tiempo con ganas de ir y el año pasado por fin tuve la oportunidad, me gustó tanto que he vuelto a repetir y seguro que en un futuro caerá alguna visitilla más. ;-)

    Un abrazo a los tres!!! ;-)

  19. Purkinje dice:

    A Castres y a Lautrec no tuvimos tiempo de ir (Parece increíble la cantidad de cosas que hay por visitar en esa zona de Francia!) y por lo que veo merecen mucho la pena! Habrá que volver otra vez, jejeje.

    Cordes-sur-ciel me encanto… sus rincones, el mercado… un lugar precioso!

  20. Babyboom dice:

    Purkinje, Castres está bien pero quizás haya algún pueblecillo que seguro le supera como Lautrec que es una pasada!!! Tengo muchos más en el tintero, jejejejeje. Un abrazo. ;-)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>