PLAYA GRANDE El desove de las tortugas Baulas

Después de un viaje ajetreado de 4 horas por la carretera del infierno llena de baches, pedruscos y otros objetos indeseados llegamos a Playa Grande. La razón de nuestra visita a esta parte de Costa Rica era poder ver el desove de alguna tortuga (nos daba igual cual) puesto que en Tortuguero no tuvimos suerte ya que el desove es en Agosto pero habíamos leído en la guía que en diciembre era época de desove de las Tortugas Baulas, las más grandes del mundo, en la zona de Playa Grande así que sin pensarlo dos veces allí que nos plantamos.
Nuestra primera parada fue en la caseta del P.N Las Baulas, la reconocimos por la enorme estatua de una tortuga que había justo en la entrada. Allí hay que apuntarse en unas listas, ojo que hay plazas limitadas así que cuanto antes lo hagáis mejor. Nos dieron un papel y nos dijeron que a las 18:30 estuviéramos en la puerta. El precio del tour era de 25$ pero solo se cobrara en caso de que alguna hiciera su aparición estelar, cosa un poco difícil los últimos años según nos contaron.

Entrada caseta Parque Marino Las Baulas

Acto seguido nos fuimos en busca del hotel, en la Lonely habíamos visto uno que nos había gustado así que fue el primero que visitamos. El hotel en cuestión era PLAYA GRANDE INN, todo de madera, con piscina y a escasos 500 metros del parque marino. El precio 25000 Colones sin desayuno. Estaba todo impecable y muy limpio aunque no me gustó el trato. El hotel era propiedad de unos americanos que estaban más preocupados de preparar la partida de pócker que habían organizado esa misma noche que de atender a los clientes, aunque creo que éramos los únicos dos pardillos que se habían quedado allí. Después de preguntarles varias veces si preparaban comidas (cosa que era obvia ya que tenían cocina y un menú gigante en la puerta con los precios) y sentirnos ignorados nos fuimos en busca de algún lugar dónde nos dieran de comer. Por suerte encontramos en las afueras KIKO’S PLACE, un lugar estupendo y con un personal muy amable y servicial. La comida también estaba de lujo y además tenían como una especie de hostel (lástima no haber mirado más antes de meternos en Playa Las Vegas Inn, jejejeje).

Kiko’s Place
Kiko’s Place
Kiko’s Place








Nos dirigimos a nuestro hotel para descansar un poquillo y pegarnos unos chapuzones en la piscina ya que estábamos cansados del viaje. Mientras estábamos de lo más relajado se oye un estruendo enorme, como si se hubiera derrumbado el cielo. La causa: un árbol del pinar de enfrente había decidido tumbarse, por suerte no pilló nada ni a nadie debajo, eso sí, se cargó el cable de la luz de toda la zona y nos quedamos a oscuras totalmente aunque no importó mucho hasta que no empezó a anochecer. Los dueños del hotel se habían quedado sin timba!!!

Hotel Playa Grande Inn
Hotel Playa Grande Inn



A las 18:30 estábamos en la caseta del parque donde a oscuras y bajo la luz de las velas nos dieron una charla sobre las tortugas, el parque y como nos deberíamos comportar en la playa en caso de que apareciera una.

Playa Grande
Playa Grande

El Parque Marino Las Baulas fue creado en el año 1991 y está considerado uno de los puntos más importantes dónde anidan este tipo de tortugas aunque además el parque también protege alrededor de 180 especies de pájaros y otras especies de reptiles y tortugas como las Lora o las Negras.

Parque marino Las Baulas
Parque marino Las Baulas
Parque marino Las Baulas








Las Baulas son las mayores de todas las tortugas marinas pudiendo llegar a medir alrededor de 2 metros y pesar hasta 600 kg. Actualmente se encuentran en peligro crítico de extinción según la Convención para el Comercio Internacional de especies amenazadas de flora y fauna ya que en los últimos 20 años la población mundial de estos quelonios se ha visto disminuida en un 90%. Las Baulas llegan todos los años para anidar principalmente en Playa Grande después de recorrer alrededor de 7000 Km. Suelen poner entre 70 y 90 huevos que entierran en un hueco que previamente han cavado con sus patas traseras, luego lo tapan y después de 60 días de incubación los huevos se rompen y las crías emprenden su marcha hacia el mar, no volverán a la playa que las vio nacer hasta que no alcancen su edad adulta.

Tortuga Baula


Después de la charla nos quedamos en el porche esperando a que alguna tortuguilla decidiera dejarse ver, estuvimos hablando con gente de todos los lugares del mundo aunque si los viera ahora no sabría reconocerlos porque estábamos totalmente a oscuras. A las 21:45 apareció uno de los avistadores de tortugas que cada noche vigilan en silencio la playa para decir que había llegado una aunque más tarde avisaron por el walky que se había rajado como algunos de los que allí estaban esperando que se hartaron y se marcharon, por suerte ya que sólo van los 20 primeros y nosotros teníamos el número 23 y 24.
Sobre las 22:20 volvieron a avisar y esta vez sí que fue la buena. En fila india, como corderitos y a toda leche fuimos pagando el tour los 20 que formábamos la “expedición tortuga”. Allí iba todo rápido ya que las tortugas están desovando una media de 1 – 2 horas y por lo visto la nuestra estaba como a 2 km así que tardaríamos en llegar. Cuando el último hubo pagado emprendimos nuestro camino en busca de la tortuga. No había luna ni luz alguna que alumbrara la playa ya que no se pueden usar linternas, cámaras ni nada que pueda alterar el ciclo natural del desove.

Sinceramente, mi forma física no es buena pero después de unos 20 días en Costa Rica tampoco era pésima pero a los 2 minutos de correr (literalmente) por la playa esquivando baches, troncos y demás estaba que no podía con mi alma así que de ser la primera del grupo, me entró la pájara y me quedé la última hasta que fui viendo desaparecer las sombras humanas en la oscuridad. Allí estaba yo en mitad de la playa, sola y acojonada (no voy a mentir). Por más que andaba y andaba no encontraba rastro de vida humana, ni marina ni nada que se le pareciera. Por fin divisé un grupo de gente y pensé que por fin había llegado pero después de buscar en los rostros de la gente y no ver a nadie que conociera se esfumó mi esperanza!!!

Seguí andando en la oscuridad y ya estaba pensando en volverme a pesar de las ganas que tenía de ver la tortuga aunque volví a divisar un grupo de gente, esta vez en semi-círculo alrededor de algo y efectivamente, por fin había llegado. Fue un espectáculo INCREÍBLE y muy recomendable a pesar del cansancio y del dinero que pagamos por verlo. Estuvimos viendo desde su parte trasera como hacía el hoyo con las patas, ponía los huevos y luego los tapaba con tierra mientras biólogos del parque la marcaban y le tomaban muestras para su estudio. En todo momento teníamos que estar fuera del ángulo de visión de la tortuga para no molestarla, en silencio y medio a oscuras, simplemente con una luz especial que llevaban los cuidadores. Lástima no haber podido grabar el momento!!!

Cuando fue la hora de volver lo hice con calma ya que ya no tenía que encontrar nada y me importó tres pimientos volverme a quedar descolgada del grupo, esta vez alguno más me acompañó y se hizo ameno el trayecto de regreso.

Llegamos a la caseta del parque, nos despedimos y pusimos rumbo al hotel para descansar, era medianoche y la luz todavía no había vuelto así que como no pudimos encender el aire acondicionado pasamos un “poquillo” de calor.

A la mañana siguiente desayunamos unos cuantos bollos que habíamos comprado en el supermercado de Santa Elena y nos dirigimos hacia Tamarindo, nuestra idea era visitar los manglares pero costaban 25$ por persona así que desistimos. Los últimos días habíamos desembolsado muchísimo dinero y como ya habíamos visto todo tipo de animales pues decidimos prescindir de la excursión.

Tamarindo fue un antiguo pueblo de pescadores pero hoy en día es uno de los principales destinos turísticos de Costa Rica y más concretamente para los amantes del surf ya que sus condiciones geográficas y meteorológicas hacen de sus aguas uno de los lugares perfectos para practicar este deporte. Sus calles están llenas de tiendas y escuelas dónde por un buen fajo de billetes te enseñan a desafiar a las olas, a mí siempre me ha llamado la atención aunque creo que yo encima de una tabla tengo más peligro que Willy Fog con el abono transporte, jejejejeje.

Playa Tamarindo

El resto del día lo pasamos de Tamarindo a Brasilito y de ahí a Playa Conchal, el lugar que más me gusto aunque creo que esta zona es más para amantes de la playa y los deportes. Yo me arrepentí de no tener mi equipo de snorkel conmigo porque Playa Conchal era una maravilla, con las aguas cristalinas, eso sí, el agua tenía pinta de estar bastante fresquita!!!

Brasilito
Brasilito
Brasilito
Brasilito

Playa Conchal

Playa Conchal

Para rematar el día volvimos a comer en KIKO’S PLACE, dónde ya nos habíamos hecho coleguitas de los camareros y hasta nos regalaron chocolatinas, muy majetes!!! Acabamos dando un paseo y viendo la puesta de sol en Playa Grande.

Atardecer en Playa Grande


Espero que mis relatos os ayuden a preparar vuestros viajes, podéis consultar la Guía de Costa Rica y seguirme también en Facebook, Google Plus, Pinterest, Foursquare, Instagram y Twitter.

38 Comentarios

  1. Caliope dice:

    Vaya tela eso de salir corriendo de esas maneras y de noche, vamos me veo como tú, sola, de noche, en una playa solitaria y me da un pasmo, jajaja, menos mal que mereció la pena. Por cierto, vaya pedazos de tortugas, ver a una de las grandes debe ser la caña. Me alegra que los del hotel se quedaran sin partida, qué les den 😉
    Un saludito.

    • Babyboom dice:

      Pues sí Caliope, por poco y me da un telele pero ya que había pagado y había andado tanto pensé: sigo o reviento, jejejeje. La tortuga era enorme, no había visto nunca una igual!!! Una experiencia increíble!!! 😉

  2. Fran dice:

    Aventura si que tuviste babyboom, y ver ese tortugón allí debe ser impresionante. Lo que veo es que en Costa rica hay que pagar por todo, buenos sablazos le dan al visitante…..Un abrazo

    • Babyboom dice:

      Pues la verdad que sí que encontré el país un poco carillo, casi igual que Riviera Maya en México, supongo que están aprovechando el tirón turístico!!! La tortuga fue una pasada, tuvimos suerte que hizo su aparición la primera noche porque si encima me voy sin verla menudo chasco!!! Un abrazo. 😉

  3. M.C. dice:

    Pues menos mal que conseguiste encontrar al grupo y a la tortuga ahí en la oscuridad!! Yo entre lo cegata que soy y la oscuridad creo que me habría perdido el desove!!
    Besotes

    • Babyboom dice:

      Pues la verdad es que fue de churra porque no se veía un pimiento y ya estaba por volverme aunque tenía el dilema si iba a saber por dónde salir de la playa porque había hecho varios kilómetros y como estaba todo a oscuras…al final salió todo bien!!! Un abrazo. 😉

  4. Qué mala suerte con la caída del árbol y el poste de la luz… Bueno por lo menos sirvió para fastidiar la partidita, eso les pasa por no haceros caso! Y qué valiente sola a oscuras por la playa! Pero el desove tiene que ser un momento espectacular y supongo que mereció la pena!

    Un abrazo!

    • Babyboom dice:

      Menudo susto nos llevamos con el árbol y suerte que no pilló a nadie debajo porque creo que no hubiera sobrevivido. Lo de la luz hasta tuvo su encanto y todo menos cuando tenía que andar sola y a oscuras, jejejeje. 😉

  5. Otra Mirada dice:

    Toda una aventura la que cuentas. Lo de la tortuga tuvo que ser muy emocionante, y lo de tu carrera a oscuras… Pero mereció la pena ¿verdad?
    Un saludo!

  6. M. Teresa dice:

    Nosotros vimos el desove de UNA tortuga en Tortuguero ya que fuimos a finales de junio y era aun un poco justo. Por lo que explicas, tuvimos las mismas sensaciones y me pareció un espectáculo muy emocionante a pesar de que me hubiera gustado más disfrutarlo en soledad.

    Pura vida!

    • Babyboom dice:

      Eso sí, tenías que ir colándote entre todas las cabezas porque a pesar de que habíamos pagado 25 $ desde Tamarindo había otro grupo también y nos teníamos que ir turnando para ver la tortuga, ese tema no me gustó nada porque si pagas por lo menos que puedas disfrutar del espectáculo todo el rato, no solo a cachos!!! Un abrazo. 😉

  7. Me encantó ver el desove de tortugas … en Tortuguero ví algunas tortugas salir pero debido a la vegetación … es más complicado ver bien el proceso. En cambio en Samara (Pacífico) tuvimos la fortuna de seguir sólos (con el guía local) a una tortuga desde que salió hasta que volvió y vimos perfectamente, en primera persona y a pocos centímetros el proceso … Además hubo que despertar a la tortuga, porque ésta fue de las que por el esfuerzo quedó dormida … el guía local nos dijo que para evitar ataques de animales, se les suele despertar …
    Fue una experiencia única.

    Respecto a las Baulas, … nos dijeros que la época era de octubre a enero … una pena, porque ver tortugas de dos metros tiene que ser algo increíble!.

    Qué bonito Costa Rica!!!

    Saludo.

    • Babyboom dice:

      Costa Rica es precioso y espero volver rponto!!! Lo de seguir a una tortuga tuvo que ser también espectacular, nosotros sólo la vimos en plena faena pero aquello parecía la Gran Vía de la gente que había, hubiera estado guay poderlo ver como vosotros, a solas!!! La próxima vez tiro para Samara!!! 😉

  8. Tiene que ser algo impresionante. Yo, por más que le digo a Cintia que tenemos que ir a Costa Rica, no me hace ni puñetero caso…
    Que gracia me ha hecho lo de que te dio la pájara… Ya te imagino, descolgada, buscando algo de humanidad, jejeje
    Un saludo 😉

    • Babyboom dice:

      Pues imaginas bien, la verdad que por un momento me acojoné bastante, más que nada porque no veía un pimiento y temía tener que dormir en la playa sola, jejejeje. Dile a Cintia que se anime que seguro que le encanta!!! 😉

  9. concha dice:

    Me gusta tu post.Tengo gana de ir s Costa Rica

  10. Con lo que me gustan a mi las tortugas!! por cierto, parece un castigo divino la cancelación de la timba, jaja

  11. ¡Ja, ja,ja! Lo siento, pero leyendo lo que te pasó en la playa no he podido evitar reírme. Aunque estoy segura que en ese momento no te hizo ni puñetera gracia… ^__^

    Que suerte que tuviste de poder ver el desove de las tortugas, ‘tiene que ser un experiencia increíble! 😀

  12. Menuda aventura la operación tortuga, para la próxima vez un gorrito con luz de minero y listo 😀 😀

    Está bien eso de que se paga si ves las tortugas, porque dime tú, que te gastas el dinero y lo único que ves son 4 huellas…

    Un abrazo!!!

  13. Hola!!!

    me encanta tu blog!! a mi tambien me encanta viajar, y por ello dedico la mayor parte de mi blog a los viajes que hago. Yo ya te sigo, espero que tu tambien me sigas!!!!

    http://dreamrsblog.blogspot.com.es/

  14. victor dice:

    Hola Babyboom,

    A pesar de todos los inconvenientes mereció la pena ver el desove de las tortugas, lástima que no se pueda inmortalizar el momento. Está bien el que sólo te cobren si ves el desove.

    Un abrazo.

  15. Victor dice:

    Joder… es que correr dos kilómetros por la playa no todo el mundo puede hacerlo… Yo hoy en día ni de coña! no me jodas… Tanta discrección, sin luces, cámaras ni leches, para luego salir una bandada de individuos corriendo y ponerte tras la tortuga viéndole el culo jejejeje… Me alegro de no ser tortuga. La verdad que verlo tuvo que ser una experiencia muy bonita y me alegro que la disfrutaras…

    Por cierto, una timba de poker es una timba de poker… Jode mucho que te molesten ;P

    Un abrazo!

    • Babyboom dice:

      La verdad es que pensando en la tortuga…menos mal que no se enteraba de nada!!!! Fue una experiencia guay aunque si tuviera que volver a hacerlo fijo que me quedaba en la caseta hasta que alguna decidiera poner los huevos al lado, jejejejeje. Un abrazo!!! 😉

  16. Antonio Ruiz dice:

    Hola Babyboom!!!

    Lo que daría yo por ver el desove de las tortugas Laud (Baula como la llamas tú), las más grandes del planeta!!! Has tenido una suerte enorme de poder verlas. Como bien dices, sus poblaciones están seriamente amenazadas y de ahí tantas normas para ir a verlas. Me he reido mucho con tu relato de la carrera de fondo. Mereció la pena!!!

    Abrazos.

    • Babyboom dice:

      Vaya que mereció la pena!!! Y mucho!!!! Entiendo las normas que tienen de comportamiento y es una pena que aún así haya gente que no respeta nada, ver a la tortuga fue impresionante!!! 😉

  17. Si que tuviste suerte! Nosotros alucinamos en tortuguero, vimos varias, de hecho se podía elegir, una rato una, luego otra… había muchas, y es verdad que es un espectáculo alucinante. Daba hasta un poco de reparo, la tortugas allí, sin poder hacer nada ya, y rodeadas de media docena de personas mirando… pero, ¡como volvernos sin verlo!
    Saludos!

    • Babyboom dice:

      Qué suerte ver tantas, las Baula por lo visto están difíciles de ver. Tuvimos suerte ya que llevaban varios días que no había aparecido ninguna y justo esa noche aparecieron dos!! 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *