Bolonia
La gran manzana del medievo

Finestrella di Via Piella

Nuestra última parada en la región de Emilia Romaña fue en Bolonia, una ciudad que me sorprendió gratamente ya que no esperaba mucho de ella y guarda lugares muy interesantes, llenos de encanto e historia.

Bolonia se encuentra situada entre los Montes Apeninos y el Mar Adriático, fue fundada por los etruscos en el siglo VI a.C, más tarde pasó a manos galas y finalmente fue colonia romana en el año siglo II a.C por lo que guarda un gran patrimonio artístico y cultural.

La ciudad vivió su época de máximo esplendor durante la Edad Media, fecha en la que se fundó la primera universidad de Europa y donde estudiaron personalidades como Dante Alighieri, Francesco Petrarca, Nicolás Copérnico, Enzo Ferrari o el Papa Alejandro VI.

Actualmente, Bolonia es una ciudades más visitadas de Italia junto con Roma y Milán ya que tiene una de las ferias más importantes del país y su prestigiosa universidad atrae todos los años a miles de estudiantes, además, conserva uno de los cascos medievales más grandes del viejo continente por lo que es un lugar perfecto para pasar unos días, comer bien y disfrutar del arte.

Como teníamos coche de alquiler, decidimos alojarnos en la zona de la feria ya que los hoteles son mucho más económicos y por lo general,  tienen parking gratuito. Nos decantamos por Hotel Michelino Bologna Fiera, un sitio muy recomendable, con desayuno incluido, limpio y con un personal muy atento, eso sí, si no tenéis vehículo propio olvidaros ya que está situado a unos 5 kilómetros del centro de la ciudad.

El aparcamiento en Bolonia es un caos, hay varios parkings pero el precio no es barato así que o bien hay que rascarse el bolsillo o perder el tiempo buscando algún hueco libre, los hay, pero pocos y por suerte nosotros encontramos uno cerca de una de las antiguas puertas de entrada a la ciudad medieval.

Una vez dejamos el coche empezamos a caminar por la Vía Santo Stefano, una de las arterias principales de la ciudad. Si por algo se caracteriza Bolonia es por sus calles porticadas, datan de la baja Edad Media y nacieron como consecuencia del aumento de la población, la gente, necesitaba más espacio en su casa por lo que empezaron a construir balcones para ampliar las viviendas que más tarde se reforzaron con columnas de madera para que no se vinieran abajo.

PORTICOS BOLONIA (2)

Pórticos Bolonia

PORTICOS BOLONIA

Pórticos Bolonia

En el año 1568, un decreto reguló el diseño de estos pórticos para que se construyeran en ladrillo o piedra y con unas medidas estandar aunque mucha gente no lo cumplió por falta de dinero o simplemente porque no les gustaba. Actualmente se conservan alrededor de 40 kilómetros de soportales que permiten ir de un lugar a otro de Bolonia sin mojarte ni pasar calor en verano y se han propuesto en numerosas ocasiones para reconocerse como Patrimonio de la Humanidad.

La Vía Santo Stefano desemboca en la plaza con el mismo nombre, que alberga numerosos palacios del siglo XV y XVI, aunque sin lugar a duda, lo que hace especial a este lugar es el Conjunto románico de Santo Stefano que fue levantado sobre un antiguo templo dedicado a Isis.

Plaza Santo Stefano

Plaza Santo Stefano

En la antigüedad, este complejo estaba formado por siete iglesias románicas, fue un proyecto del obispo Petronio con el fin de cristianizar la ciudad durante el medievo, actualmente tan sólo se conservan cuatro, la Iglesia de Santi Vitale e Agricola (siglo VIII), la del Santo Sepolcro (siglo XII), la Iglesia del Crocifisso (siglo IX) y la della Trinità (siglo XIII), todas ellas están conectadas entre sí por bonitos claustros.

Iglesias Santo Stefano

Iglesias Santo Stefano

La entrada es gratuita por lo que empezamos visitando la Iglesia del Crocifisso, de origen lombardo. Consta de una sola nave donde encontramos un presbiterio elevado sobre una antigua cripta, en lo alto del mismo podemos ver un gran crucifijo, destacan la figura de la Virgen del Niño y un fresco del siglo XV conocido como “La Madonna della Neve”.La cripta data del año 1019, consta de cinco pequeñas naves con columnas y alberga los restos de los Santos Vitale y Agricola.

Iglesia del Crocifisso

Iglesia del Crocifisso

Desde allí cruzamos a la Iglesia del Santo Sepolcro que tiene forma poligonal y está sujeta por 12 columnas de mármol y ladrillo, en su parte central alberga una reproducción del Santo Sepulcro, realizada por los caballeros cruzados. El templo en la antigüedad, guardaba las reliquias de San Petronio, el patrón de la ciudad aunque éstas, fueron trasladadas a la Basílica de San Petronio que se encuentra muy cerca de la de Santo Stefano.

IGLESIA SANTO SEPOLCRO - COMPLEJO SANTO STEFANO - BOLONIA

Iglesia Santo Sepolcro

IGLESIA SANTO SEPOLCRO - COMPLEJO SANTO STEFANO - BOLONIA (2)

Iglesia Santo Sepolcro

Por una de las puertas de la iglesia fuimos a parar al Cortile di Pilato, una especie de patio que data del siglo XII y donde destaca una pila de origen lombardo conocida como el “Catino Pilatos” y que posiblemente fue construida entre los años 737 y 744. El patio está rodeado por dos porches donde se pueden observar algunas lápidas y la piedra del “Gallo de San Pedro”, del siglo XIV y que representa la negación de San Pedro a Jesús.

CORTILE DI PILATO - COMPLEJO SANTO STEFANO - BOLONIA

Cortile di Pilato

CORTILE DI PILATO - COMPLEJO SANTO STEFANO - BOLONIA (2)

Cortile di Pilato

Cruzamos otro claustro de origen medieval para llegar al Museo de Santo Stefano situado en la antigua sacristía del monasterio benedictino, éste fue construido después de la restauración del complejo monumental, a finales del siglo XIX y guarda auténticas obras de arte que se han ido descubriendo a lo largo de los años dentro del recinto.

Museo Santo Stefano

Museo Santo Stefano

Museo Santo Stefano

Museo Santo Stefano

Museo Santo Stefano

Museo Santo Stefano

Museo Santo Stefano

Museo Santo Stefano

Justo al lado podemos ver la pequeña Iglesia della Trinità o el Martyrium con varias capillas y cinco naves sujetas por bonitas columnas y capiteles, fue construida por los cruzados aunque no llegó a terminarse. Sin lugar a duda, lo más interesante de este lugar es un espectacular pesebre, el más antiguo que existe hoy en día y que data del siglo XIII, consta de seis figuras talladas en madera policromada que representan la adoración de los Reyes Magos al Niño Jesús y que actualmente se encuentran protegidas por un cristal para que no se deterioren.

Iglesia della Trinità

Iglesia della Trinità

IGLESIA DELLA TRINITA - COMPLEJO SANTO STEFANO - BOLONIA (4)

Iglesia della Trinità

Para finalizar la visita al complejo de Santo Stefano, nos dirigimos a la última iglesia que queda en pie, la Iglesia de Santi Vitale e Agricola, la más antigua de la ciudad y que alberga las tumbas de estos dos santos. El templo es muy austero y simple, sin adornos. Cabe destacar algunos trozos de mosaicos romanos que se pueden ver a través de un cristal y que datan del siglo VI.

IGLESIA SANTI VITALE E AGRICOLA - COMPLEJO SANTO STEFANO  - BOLONIA

Iglesia Santi Vitale e Agricola

IGLESIA SANTI VITALE E AGRICOLA - COMPLEJO SANTO STEFANO  - BOLONIA (3)

Iglesia Santi Vitale e Agricola

IGLESIA SANTI VITALE E AGRICOLA - COMPLEJO SANTO STEFANO  - BOLONIA (2)

Iglesia Santi Vitale e Agricola

Una vez fuera, empezamos a callejear hasta llegar a la Piazza di Porta Ravegnana donde se encuentran dos de los lugares más visitados de la ciudad, la Torre Garisenda y la Torre Asinelli.

Torre Asinelli y Torre Garisenda

Torre Asinelli y Torre Garisenda

Estas dos edificaciones son una pequeña parte de lo que fue Bolonia durante la época medieval ya que según algunos escritos antiguos, la ciudad llegó a tener alrededor de 100 torres, todas ellas construidas entre los siglos XII y XIII, vamos, como Manhattan a lo retro, jejejeje.

Torre Asinelli y Torre Garisenda

Torre Asinelli y Torre Garisenda

La utilidad de estas construcciones no está clara aunque se barajan varias hipótesis, se cree que las familias con dinero las levantaban como símbolo de poder, como defensa y ataque o simplemente por seguir la moda de la época. Hoy en día tan sólo quedan en pie alrededor de una veintena pero a lo largo de la historia han servido como comercios, torres de vigilancia, prisiones, viviendas, etc, etc…

Es posible subir hasta la Torre Asinelli para ver las vistas desde lo alto de sus 97,6 metros de altura, previo pago de 3€ aunque obviamente yo no estaba dispuesta a subir nada más y nada menos que 498 escalones así que esperé sentada en un banco que había en la base, a la sombra y tomando un rico refresco, total, las vistas después las iba a ver en la cámara de Raúl, para qué matarse, jejejeje.

INTERIOR DE LA TORRE ASINELLI - BOLONIA

Interior Torre Asinelli

VISTAS DESDE LA TORRE ASINELLI - BOLONIA

Vistas desde la Torre Asinelli

VISTAS DESDE LA TORRE ASINELLI - BOLONIA (3)

Vistas desde la Torre Asinelli

La Torre Asinelli fue construida en el año 1109 por la Familia Asinelli aunque en sus inicios tan sólo medía 60 metros, más tarde y a lo largo de su historia ha sufrido varias remodelaciones y ha sobrevivido a dos grandes incendios, uno en 1185 y otro en 1398, hoy en día, es la única que se puede visitar.

Torre Asinelli

Torre Asinelli

Su vecina, la Torre Garisenda, fue construida en el siglo XII por la Familia Garisendi, inicialmente medía unos 60 metros de altura pero con el paso de los años tuvieron que remodelarla ya que el terreno donde se asienta empezó a ceder por lo que tuvieron que dejarla en 48 metros, además, con el tiempo se ha ido inclinando hasta los 3,20 metros, casi igual que la famosa Torre de Pisa. Este monumento es famoso también ya que Dante lo nombra en numerosas ocasiones en su obra “La Divina Comedia”.

Torre Garisenda

Torre Garisenda

Continuamos nuestra ruta rumbo a la Piazza Maggiore, el centro neurálgico de Bolonia y donde se concentran algunos de los edificios más importantes de la ciudad.

En primer lugar nos dirigimos hacia el Palazzo Communale o Palazzo d’Accursio, un enorme edificio que fue la vivienda privada de la Familia Accursio, más tarde sirvió como administración cívica hasta el siglo XIII, como residencia de ancianos en 1336 y actualmente acoge el Consejo Comunal y la oficina de turismo por lo que es un buen sitio para empezar cualquier ruta por la ciudad. El palacio cuenta con una gran fachada decorada con un portal de piedra esculpido por Galeazzo Alessi en el año 1550, tiene varias salas aunque desconozco si se pueden visitar todas, desde el segundo piso, se puede acceder al Museo Morandi, dedicado a este pintor y a la Collezioni Comunali d’Arte aunque como bien sabéis, los museos y nosotros no somos buenos amigos.

PALAZZO COMUNALE BOLONIA (2)

Palazzo Comunale

PALAZZO COMUNALE BOLONIA

Palazzo Comunale

En uno de los laterales del palacio podemos ver la famosa Fuente de Neptuno, otro de los sitios más conocidos de Bolonia. Aunque parezca mentira, el tamaño del miembro viril del Dios del mar causó una gran polémica durante su construcción, la iglesia lo veía desmesurado por lo que el diseñador, Giambologna, se vio obligado a modificar la estatua, eso sí, lo hizo a su manera, creó un efecto óptico con el dedo pulgar de Neptuno que solo se puede ver si nos situamos encima de una baldosa que tiene un color diferente al resto, menudo lío les hizo para cobrar y salirse con la suya, jejejeje.

Fuente de Neptuno

Fuente de Neptuno

Presidiendo la plaza está la Basílica de San Petronio que personalmente me pareció bastante horrible por fuera ya que su fachada principal está la mitad cubierta de mármol blanco y la otra con ladrillo mondado y pelado, parece un collage del Tetris.

Basílica San Petronio

Basílica San Petronio

Este templo es el principal de la ciudad y está dedicado a su patrón, San Petronio. Tiene unas dimensiones descomunales que lo convierten en la quinta iglesia más grande del mundo, cuenta con 132 metros de largo por 60 de ancho y 45 de alto y fue construido en 1390 por orden del Ayuntamiento de Bolonia que mandó la edificación de una gran catedral gótica a Antonio di Vincenzo aunque finalmente el proyecto no llegó a buen puerto debido al bloqueo del Papa ya que pretendía sobrepasar (en dimensión) a la Basílica de San Pedro del Vaticano, así se ha quedado, los unos por los otros, la casa sin barrer o mejor dicho, la fachada sin terminar.

Basílica San Petronio desde Torre Asinelli

Basílica San Petronio desde Torre Asinelli

El interior por suerte es mucho más bonito y la entrada gratuita, destaca el bonito coro de madera, obra de Agostino de’ Marchi, el ciborio de Vignola o la Meridiana de Giandomenico Cassini que data del año 1655 y con sus 66,8 metros, es la más larga del mundo.

Interior Basílica San Petronio

Interior Basílica San Petronio

Actualmente la Basílica de San Petronio alberga desde el año 2000 las reliquias del santo, además, en el interior también se encuentra la tumba de Elisa Bonaparte, hermana del famoso Napoléon.

Muy cerca de la iglesia está la zona del Mercato di Mezzo donde durante la época medieval se establecieron varios gremios de la ciudad como carniceros, pescaderos, fruteros, orfebres, etc, etc…

Este entramado de calles alberga cada día hasta las 3 de la tarde numerosos puestecillos de carne, fruta, pescado y productos típicos de la zona, las calles donde se suelen instalar están situados en la Vía Marchesana, Vía Pescherie Vecchie, Vía Drapperie, Vía Caprarie, Vía degli Orefici, Vía Clavature,Vía Castiglione o el Pórtico de Pavaglione. Un consejillo, la pasta fresca de este lugar es de primera así que si os gustan estos sitios tan coloridos, os aconsejo que no os olvidéis de visitar estas callejuelas.

Mercato di Mezzo

Mercato di Mezzo

Mercato di Mezzo

Mercato di Mezzo

Mercato di Mezzo

Mercato di Mezzo

Seguimos nuestra ruta por uno de los laterales de la Basílica de San Petronio y fuimos a parar a la fachada del Palazzo Archiginnasio, antigua sede de la Universidad desde 1563 hasta 1805. Este edificio fue construido en 1563 por orden del Papa Pío IV y cuenta con dos niveles y un patio interior donde antiguamente estaba situada la Iglesia de Santa María dei Bulgari, hoy en día es la sede de la Biblioteca Comunal y alberga alrededor de 35000 libros y manuscritos de distintas materias.

La entrada al edificio es gratuita aunque cuando llegamos estaba cerrado pero sin lugar a duda, lo más interesante se encuentra en la primera planta y es el Teatro Anatómico, una gran sala en forma de anfiteatro donde antiguamente se impartían clases de anatomía, está decorada con madera de abeto y numerosas esculturas, las más importantes, las de Hipócrates y Galeno que presiden el aula junto con una mesa donde se “descuartizaban” cosas.

Seguimos caminando en busca de algún sitio donde comer porque nuestras tripas empezaban a quejarse ya, de camino pasamos por la Iglesia de San Domenico aunque obviamente también estaba cerrada, estarían todos comiendo. Este templo alberga los restos del fundador de la orden de Santo Domingo y en los alrededores del mismo, podemos ver varios mausoleos pertenecientes a personajes ilustres de la ciudad, principalmente relacionados con la enseñanza.

Iglesia Santo Domenico

Iglesia Santo Domenico

Bolonia cuenta con numerosos canales, no tantos como Venecia, pero durante la época medieval fueron una gran fuente de riqueza y prosperidad ya que se utilizaban para transportar las mercancías o para hacer funcionar los molinos de las casas, talleres y tiendas. Debido a los múltiples problemas que el agua conlleva, muchos de ellos fueron soterrados y convertidos en cloacas por lo que hoy en día son pocos los que se pueden apreciar, nosotros nos fuimos hasta el Canal di Reno, uno de los pocos que todavía sobrevive en la ciudad.

Canal di Reno

Canal di Reno

Este lugar es famoso por la Finestrella di Via Piella, situada a la altura del número 18 de la vía con el mismo nombre y aunque en principio es un poco complicado encontrarlo, preguntando se llega a Roma. No tiene mayor secreto, una especie de ventanuco abierto en la pared ofrece unas vistas preciosas del antiguo Canal del Molino, este es uno de los sitios menos conocidos de la ciudad pero que además, te da la oportunidad de pasear por el cercano gueto judío de Bolonia.

Finestrella di Via Piella

Finestrella di Via Piella

Justo en la esquina de la calle había un restaurante que a simple vista tenía buena pinta, así que nos tiramos a la piscina y allá que nos quedamos, la verdad es que no tenía mucha afluencia pero la comida estaba muy rica y no nos costó mucho, no recuerdo como se llamaba, sorry!!! Aprovechamos para comer algunas especialidades boloñesas.

Gastronomía boloñesa

Gastronomía boloñesa

Gastronomía boloñesa

Gastronomía boloñesa

Tras la parada para comer nos dirigimos hacia el barrio universitario situado en la zona nordeste del casco histórico y donde se concentran la mayor parte de facultades, pubs, restaurantes y bares de música. El centro neurálgico de toda esta vida estudiantil gira alrededor de la Piazza Verdi y discurre por las Vías Zamboni y Belle Arti donde podemos disfrutar de numerosos edificios renacentistas, soportales clásicos, algunos museos situados en el interior de las facultades y una gran muestra de arte callejero, sin lugar a duda, este sitio es uno de los más animados de la ciudad.

Barrio Universitario

Barrio Universitario

Barrio Universitario

Barrio Universitario

Barrio Universitario

Barrio Universitario

Barrio Universitario

Barrio Universitario

Piazza Verdi

Piazza Verdi

Nuestro paseo boloñés estaba llegando a su fin pero no podíamos marcharnos de allí sin tomarnos uno de los placeres italianos, los helados, jejejeje. Así, de vuelta al coche entramos en un local histórico que tenía unos helados que quitaban el hipo de lo ricos que estaban. Bolonia es una ciudad que me ha sorprendido gratamente, no esperaba mucho de ella y guarda auténticos tesoros, lástima que no tuvimos mucho tiempo para entrar en todos los sitios pero por suerte, los vuelos para allá no están nada caros así que cualquier día aparezco de nuevo por allí!!!

COMERCIOS BOLONIA (2)

Comercios Bolonia

COMERCIOS BOLONIA

Comercios Bolonia

Si queréis seguir nuestras aventuras y saber por dónde andamos lo podéis hacer a través de Facebook, Google+, Pinterest, Foursquare, Instagram y Twitter. ¿Ya nos sigues en nuestras diferentes Redes Sociales? Si es que no, anímate y aprieta el botón de ME GUSTA!

4 Comentarios

  1. A mi es una ciudad que me encanta también.
    Bueno casi toda Italia.
    Saludos viajeros
    El LoBo BoBo

  2. Helena dice:

    Nosotras estuvimos hace un año o dos y Cintia acaba de volver de nuevo. Hace dos fines de semana se montó un viajecito con las amigas… por si quedaba algo pendiente por ver (e imagino por que por la fiesta de una ciudad tan universitaria, jejejeje)
    A mi me pareció una ciudad con un casco histórico muy bonito.
    Un saludote!! ;)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>