Varias razones por las que visitar Oporto

Si hay una ciudad portuguesa que me encanta es Oporto, cuando vivía en Madrid iba casi todos los años y aunque conocía la mayoría de los lugares me encantaba perderme en sus laberínticas y empinadas callejuelas, pasear por la Ribeira o visitar algunas de las numerosas bodegas donde se puede degustar el conocido vino de Oporto. Aquí os dejo algunas razones por las que no podéis dejar de visitar esta ciudad del norte del país, espero que os enamore tal y como hizo conmigo.
Vilanova de Gaia: Técnicamente esta ciudad no pertenece a Oporto, se encuentra justo enfrente, en el margen derecho del río Duero. Lo que tiene de especial esta localidad es que concentra un gran número de bodegas que elaboran el conocidísimo vino de Oporto, muchas de ellas se pueden visitar previa reserva, para otras basta con llegar a la puerta y entrar. Normalmente el precio de entrada es simbólico y si al final salís acompañados de unas botellitas del caldo portugués incluso no tendréis que pagarla. Como recomendación personal os diría que visitarais la Bodega de Sandeman, creada  en 1790 por un escocés, su logo es inconfundible, un hombre vestido de negro con capa típica portuguesa y sombrero español y de las que he visitado es la que más me gustó.
Vistas de Vilanova de Gaia de noche
Bodega Sandeman en Vilanova de Gaia

Francesinhas:  Uno de los “bocatas” originarios de la ciudad portuguesa, se trata de una especie de sándwich elaborado con pan tostado, relleno de un filete de ternera o cerdo y diversos tipos de embutidos, gratinado con queso en el horno y aderezado con una salsa picante elaborada con tomate y cerveza, vamos, una auténtica bomba para el estómago. Personalmente me gusta aunque el picante se lo quitaba, jejejeje.

Francesinhas típicas de Oporto

Vistas desde la Torre dos Clérigos: Uno de los monumentos más emblemáticos de la ciudad, se encuentra adosado a la iglesia con el mismo nombre y ofrece unas vistas impresionantes desde su parte más alta.  Con sus 76 metros de altura tiene el honor de ser la torre más alta de Portugal y os aviso, poneros en forma porque para llegar hasta arriba hay nada más y nada menos que 200 escalones.

Torre dos Clérigos

La Ribeira: Uno de los lugares más importantes de Oporto, se encuentra como bien indica su nombre en la ribera del Río Duero y sus pintorescas casas pintadas hacen del lugar uno de los más bonitos de la ciudad tanto de noche como de día. Desde la orilla del río hay unas vistas espectaculares al famoso puente de Luis I que une Oporto con Vilanova de Gaia, fue inaugurado en 1886 y cuenta con dos pisos, el superior por donde pasa la línea de metro y el inferior que está destinado al paso del resto de vehículos. Vale la pena darse una vuelta también por las laberínticas calles del Barrio de Ribeira.

Vistas de la Ribeira de día
Vistas de la Ribeira de noche

Librería Lello e Irmao: Lugar imprescindible para los amantes de las películas de Harry Potter ya que sus instalaciones han sido utilizadas como escenario en algunas películas del famoso mago. Se encuentra a escasos metros de la Torre dos Clérigos en un edificio neogótico que data del año 1906 y es considerada como la librería más bella de Europa.

Librería Lello e Irmao

Estación de San Bento: Esta estación data de principios del Siglo IX y fue construida sobre un convento que llevaba el mismo nombre. Como curiosidad deciros que aunque el primer tren llegó en el año 1896 no se inauguró hasta el 1916. Su principal punto de interés es el hall de entrada, decorado con más de 20000 azulejos que narran la historia del país.

Estación de San Bento
Estación de San Bento

Catedral de la Sé y Barrio de Barredo: La catedral está ubicada en el punto más elevado de Oporto, junto a las murallas que protegieron la ciudad.  Data del Siglo XII y aunque en un principio fue construida en estilo románico ha sufrido varias remodelaciones a lo largo de los años. Justo enfrente de la catedral encontramos una columna que se utilizaba para colgar a los criminales. Otro de los puntos que no podéis perderos es el Barrio de Barredo que desciende por un entramado de calles y escaleras desde la catedral hasta la Ribeira salvando el gran desnivel que hay y que muestran el Oporto más auténtico.

Catedral de la Sé de Oporto
Barrio Barredo de Oporto

Desembocadura Río Duero: Una de las mejores formas de ver la desembocadura del río es a bordo de una embarcación tradicional o también conocida como rabelo que antiguamente era utilizada para transportar los barriles de vino para su posterior exportación a otros países.

Desembocadura Río Duero

Tranvías de Oporto: Ha sido un importante medio de transporte desde el año 1872, fecha en la que se creó el primer tranvía empujado por mulas en la ciudad. La aparición del metro, buses y de otros medios de transporte lo ha relegado a segundo plano perdiendo importancia a lo largo de los años. Hoy en día apenas circulan una docena de ellos, hay cuatro líneas de tranvía, una de ellas dedicada exclusivamente al turismo pero aún así merece la pena dar una vuelta a bordo de este curioso medio de transporte y volver por unos minutos al pasado.

Funicular dos Guindais: Una de las formas más pintorescas de salvar los dos niveles de la ciudad ya que conecta la Ribeira con el Barrio de Batalha. El funicular data del año 1891 y en su corto recorrido se puede ver una panorámica del río, el puente de Luis I y algunas bodegas de Vilanova de Gaia.

Funicular dos Guindais

Castillo del Queijo: Su nombre tan curioso deriva de su situación, fue construido sobre una roca que tenía forma de queso. Se fundó durante la restauración francesa en el Siglo XVI con el fin de evitar las incursiones por mar de los enemigos e intentar que no llegaran por el río hasta la ciudad. Se encuentra situado en la zona donde desemboca el Duero.

Mercado de Bolhao: Fue construido en 1914 y desde entonces ha estado en funcionamiento, allí se vende todo tipo de carne, pescado, flores y cachivaches varios. Las tiendas se distribuyen en torno a un patio central y aunque está un poco “descuidado” vale la pena hacerle una visita para ver el día a día de la ciudad.

Mercado de Bolhao

Rua de Santa Catarina: Una de las arterias comerciales más importantes de Oporto, va desde la Plaza Batalha hasta la Plaza Marqués de Pombal. Uno de los lugares más pintorescos que no podéis dejar de visitar en esta calle es el Café Majestic, inaugurado en los años 20 y que se convirtió en el lugar de reunión de muchos personajes ilustres.

Café Majestic de Oporto

Palacio de la Bolsa: Uno de los edificios más bonitos de la ciudad. Fue construido en 1842 sobre los restos de un convento franciscano que se destruyó en un incendio. Sus salas interiores son una auténtica maravilla y tan solo es posible conocerlas a través de una visita guiada y con reserva previa.

Palacio de la Bolsa de Oporto

Espero que con todo esto os haya animado a visitar esta bonita ciudad del Norte de Portugal, ¿necesitáis más razones? Animaos, no os defraudará!!!

Si queréis seguir nuestras aventuras y saber por dónde andamos lo podéis hacer en Facebook, Google Plus, Pinterest, Foursquare, Instagram y Twitter. Y ahora también en Globellers!!

19 Comentarios

  1. Parece mentira que no conozca Oporto!!! Lo único que conozco de Portugal es la Albufeira. Qué pedazo de recomendaciones, eso sí, me quedo con la librería ¡Qué preciosidad! Y siendo como soy fan de Harry Potter, no puedo dejar pasar de verla durante mucho más tiempo.

  2. M.C. Cruz dice:

    La verdad es que Oporto es la ciudad portuguesa que más me gusta. Tiene un encanto decadente que la hace muy especial. Me sorprendió muy gratamente cuando estuve.
    Eso sí, la librería que dices no la vi… así tengo excusa para volver!!
    Besotes

    • Babyboom dice:

      Coincido contigo, visité Lisboa pero no llegó a gustarme tanto como Oporto, lástima que ahora me pilla lejos porque antes todos los años iba por lo menos una vez, ya tengo ganas de volver por allí!!! Un abrazo!!! 😉

  3. Pues me acabas de convencer. Oporto es uno de esos lugares que siempre pienso en ir. Creo que es un destino cómodo para ir un fin de semana, y siempre veo vuelos baratos. No soy un gran aficionado al vino, por ello pensaba que quizás no era mi destino ideal… pero veo que tiene mucho más, y has emocionado a mi lado friki con la librería de Harry Potter, jeje. ¡Gracias por los datos!, Los pondré en práctica muy pronto (espero)

    • Babyboom dice:

      En un fin de semana puedes conocer los lugares más importantes de la ciudad aunque te recomiendo que le dediques unos días más ya que vayas por donde vayas siempre hay algo que ver, seguro que te gusta y la librería como le dije a Carmen es una pasada, uno de los lugares que más me gustaron!!! 😉

  4. Jose Antonio dice:

    Vivo en Porto, así es como la llamamos los que vivimos aquí (soy catalán), muy recomendable una visita, pero un fin de semana me parece que no es suficiente, hay mucho para ver, recomiendo ir a pie todo lo que se pueda, aunque el transporte publico mejoró mucho desde que se construyó el metro (hay mapas en todas las estaciones).
    Los ciudadanos de Porto estamos muy orgullosos de nuestra ciudad, se nos conoce como “tripeiros” (me incluyo), somos la “Cidade Invicta”, la gente de aquí son muy amables, siempre dispuestos a ayudar, entienden el Español mucho mejor que los españoles el Português, así que si les habláis en castellano hacedlo despacio, lo mas normal es que os respondan en Português, no os preocupéis por el idioma, no será ningún problema.
    En el reportaje hay dos “pequeñas” cosas, la foto del Castelo do Queijo corresponde realmente al castillo que hay en la desembocadura del Duero, o Foz do Douro, y el Castelo do Queijo está mas al norte siguiendo la linea de la costa, donde dice Marques de “Pompal” deberia decir de Pombal.
    Bueno, el resto de la ciudad lo debéis descubrir por vuestra cuenta.
    Buen viaje!!

    • Babyboom dice:

      Vaya, gracias por las correcciones, ya lo cambié!!! La verdad es que me encanta Oporto y como bien dices necesitas más de un fin de semana para conocer todas sus callejuelas y lugares aunque con un fin de semana por lo menos te da para ver lo más importante, yo estuve unos años visitando la ciudad pero ahora me pilla bastante lejos y la única forma de llegar es en avión. Coincido contigo en la amabilidad de la gente, a todos los lugares que fuimos nos trataron de fábula y como bien dices no tuvimos problema con el idioma, espero volver pronto!!! Un saludito!!! 😉

  5. La verdad, nunca escuché a nadie que dijese nada malo de oporto (o porto, pero en castellano oporto -soy español- ;-p ), y la verdad que por más que lo veo más pienso que es un MUST para cualquier viajero, si bien es cierto que portugal en sí lo tengo muy abandonado …
    Gran artículo y muy buenas fotografías.
    Abrazos!

    • Babyboom dice:

      Yo he oído de todo, entre Lisboa y Oporto a unos les gusta más la primera y a otros la segunda aunque como siempre digo, para gustos los colores. Portugal tiene lugares espectaculares, hace dos años también estuvimos en el Algarve y me encantó, lo bueno es que lo tenemos aquí al ladito, bueno, ahora me pilla un poco más lejos pero ahí está y seguro que vuelvo pronto!!! 😉

  6. Otra Mirada dice:

    Pues sí que me apetece conocer Oporto. He venido hace unos días de Lisboa y me ha gustado mucho lo que he visto por allí y los alrededores y me ha picado la curiosidad de conocer más a fondo Portugal, creo que merece la pena, así que gracias por todo lo que nos has explicado (muy bien, por cierto).
    Saludos!!

    • Babyboom dice:

      Lisboa también es muy bonita aunque a mí personalmente me gusta más Oporto. Como bien dices, Portugal tiene muchos lugares chulos, Sintra es precioso por ejemplo, Évora también y los paisajes del Algarve son una pasada!!! Un abrazo!!! 😉

  7. La verdad es que yo ya no necesito razones para visitar Porto porque me encanta, aunque reconozco que por unas sardinas asadas a la parrilla, una copa de vino o una francesinha… me vuelvo loca. No sé qué tiene esa ciudad que tanto me gusta… 🙂
    Dos cosas rápidas:
    1- Vilanova de Gaia es genial. Yo me quedé por ahí 3 días y la zona vieja del puerto no tiene desperdicio. Tengo grabada la imagen de las señoras lavando a mano sus sábanas en el lavadero y después un atardecer frente al mar con las sábanas colgadas moviéndose con el viento…
    2- Uno no puede dejar de dar como razón dar un paseo por la ciudad e ir rozándose en la cara con la ropa tendida de alguien 😛

    Saludos!!

    • Babyboom dice:

      Tienes toda la razón, cuando fui para allí me gustó el colorido de la ropa tendida y alguna se podía tocar desde la calle y la tenías que apartar, sobre todo el los barrios más antiguos de la ciudad. Las sardinas no las probé las veces que he estado pero te aseguro que a la próxima caen, jejejeje. Un abrazo!!! 😉

  8. Precioso Porto!
    Es para matarme, pero no probé las Francesinhas cuando estuve en septiembre, habrá que volver. El puente me encantó y la librería también, pasé una hora dentro jaja.
    http://recorramoseuropa.blogspot.de/

    • Babyboom dice:

      La librería es una pasada, a mí me encantan estos lugares así y cotillear cualquier rincón y libro, es preciosa. Ya tienes razones para volver para allá, las Francesinhas están de muerte!!! 😉

  9. Antonio Ruiz dice:

    Sin duda, Oporto es de las ciudades más bonitas de Europa. Yo estuve hace dos años y me encantó la ciudad.

    Fantástico post, chicos.

    Abrazos.

    • Babyboom dice:

      A mí también me sorprendió la primera vez que fui para allá, es una ciudad que me imaginaba de otra manera y me sorprendió, ya tengo ganas de volver!!! Un abrazo!!! 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *