Tankavaara y Saariselkä
La fiebre del oro y nuestra primera aurora boreal

Auroras boreales

El día amaneció frío y muy, muy nevado, aquí en España seguro que tanta nieve hubiera paralizado medio país pero allí están acostumbrados y desde primera hora de la mañana ya había máquinas quita nieve por la calle, una pasada la preparación que tienen en Finlandia.

Después de desayunar pusimos rumbo a Tankavaara, una pequeña población situada a unos 40 kilómetros al sur de Saariselkä y muy cerca del Parque Nacional Urho Kekkonen. Este lugar adquirió gran importancia en 1870 cuando se encontró oro por primera vez en el cercano Río Ivlojoki, a partir de ahí se inició una auténtica fiebre del oro que atrajo a más de 500 buscadores de este preciado metal y numerosas empresas mineras de todas las partes del mundo.

Tankavaara

Tankavaara

Cuando llegamos no había ni un alma en la calle, el pueblo es muy pequeño, tiene algunas casas de madera y un pequeño bar -  restaurante, así que aparcamos y empezamos a caminar por un sendero que conducía al Museo del Oro de Tankavaara.

Camino al Museo del Oro de Tankavaara

Camino al Museo del Oro de Tankavaara

Camino al Museo del Oro de Tankavaara

Camino al Museo del Oro de Tankavaara

La entrada al mismo cuesta 10€ y a través de 2000 metros cuadrados de exposición podemos conocer la historia de la búsqueda de oro en Laponia y en el resto del mundo desde hace más de 4000 años.

Museo del Oro de Tankavaara

Museo del Oro de Tankavaara

El edificio tiene forma de batea invertida y cuenta con dos grandes salas, en la primera podemos conocer a través de objetos, fotografías y documentos, la historia de la búsqueda y el bateo del oro en Laponia desde su descubrimiento en 1870 hasta nuestros días, en la exposición podemos ver desde réplicas de las cabañas que utilizaban los mineros hasta auténticas pepitas de oro encontradas en la zona.

Museo del Oro de Tankavaara

Museo del Oro de Tankavaara

Museo del Oro de Tankavaara

Museo del Oro de Tankavaara

Museo del Oro de Tankavaara

Museo del Oro de Tankavaara

Museo del Oro de Tankavaara

Museo del Oro de Tankavaara

Museo del Oro de Tankavaara

Museo del Oro de Tankavaara

Museo del Oro de Tankavaara

Museo del Oro de Tankavaara

La segunda sala se encuentra justo debajo del enorme tejado con forma de batea y en ella se encuentra la exhibición “The Golden World” , en esta sección se muestra la historia de la búsqueda de este preciado metal en más de 20 países del mundo como Australia, España, Austria, Brasil, Japón, etc, etc… Cada país expone objetos, ropas y fotografías relacionadas con sus tradiciones mineras y hasta podemos ver una réplica de la pepita de oro más grande encontrada en el mundo, se la conoce como “Welcome Stranger”, pesó 72 kg y fue hallada en Australia por dos mineros el 5 de febrero de 1869, ya me gustaría a mí encontrar un pedrusco de oro así de grande, jejejeje.

Museo del Oro de Tankavaara

Museo del Oro de Tankavaara

Museo del Oro de Tankavaara

Museo del Oro de Tankavaara

Museo del Oro de Tankavaara

Museo del Oro de Tankavaara

Estuvimos como una hora recorriendo la exposición y después salimos al exterior para ver el museo al aire libre pero en invierno no funciona. Auraria es una especie de maqueta de un pueblo minero donde podemos ver varios edificios y viviendas de madera, algunos traídos de diferentes sitios de Laponia, la verdad que verlo todo cerrado y con un enorme manto de nieve es un poco triste pero el invierno tiene sus ventajas para algunas cosas y sus desventajas para otras.

Museo del Oro de Tankavaara

Museo del Oro de Tankavaara

Museo del Oro de Tankavaara

Museo del Oro de Tankavaara

Museo del Oro de Tankavaara

Museo del Oro de Tankavaara

Si por algo es famoso también Tankavaara es porque cada año se celebra el Campeonato Mundial de bateadores de oro, una competición que recuerda a todos aquellos hombres y mujeres que llegaron a Laponia en el siglo XIX en busca del preciado metal y que cada año atrae a miles de personas, durante los meses de verano, los visitantes incluso pueden buscar su propio oro y si alguien encuentra alguna pepita se la queda así que habrá que volver en los meses veraniegos para ver si encuentro algo y me soluciona la vida, jejejeje.

Museo del Oro de Tankavaara

Museo del Oro de Tankavaara

El paisaje estaba precioso pero hacía mucho frío así que nos dirigimos hacia el único bar del pueblo que estaba abierto para tomar algo y calentarnos un poco y después pusimos rumbo a Saariselkä.

Tankavaara

Tankavaara

Este pequeño pueblo de montaña es un popular centro turístico, sobre todo en los meses de invierno ya que dispone de una amplia red de pistas de esquí y es perfecto para la práctica de deportes y actividades de invierno como excursiones con raquetas por la nieve, paseo en trineo tirado por perros huskies, safaris con motos de nieve, pesca en el hielo, etc, etc…

Uno de los lugares más conocidos de Saariselkä es Kaunispää, una pequeña cumbre de unos 430 metros donde se encuentra una pista de esquí y el tobogán más largo de Europa del norte, concretamente tiene 1,2 kilómetros de largo y un desnivel de 130 metros, en cualquier hotel del pueblo te dejan un trineo de plástico para deslizarte y pasar un rato divertido en la nieve. Ese fue nuestro siguiente destino ya que en la cumbre hay unas vistas preciosas de Saariselkä y como era casi la hora de comer decidimos probar suerte en el restaurante que hay allí, leímos la carta pero no nos gustó mucho, bueno, también tengo que decir que no entendimos ni un pimiento porque solo estaba escrita en finlandés así que antes de tentar la suerte decidimos bajar a Saariselkä y mirar otro sitio.

Kaunispää

Kaunispää

Kaunispää

Kaunispää

Tentada estuve de bajar deslizándome por la nieve aunque seguramente en estos momentos no estaría entera ya que me hubiera estampado con algún árbol o piedra, jejeje.

Finalmente nos decidimos por el Restaurante Rakka, situado en el centro del pueblo, era muy bonito y estaba decorado totalmente con madera y velitas en cada una de las mesas, pedimos sopa de salmón, un caldo típico de Laponia elaborado con trozos de patata, salmón y eneldo y que con el frío que hacía nos entró de maravilla. El precio no fue barato pero fue un acierto total!

Gastronomía finlandesa

Gastronomía finlandesa

Regresamos a la habitación y nos preparamos para el safari con motos de nieve, teníamos que estar a las 17:45 en la oficina de Lapland Safaris que por suerte estaba justo debajo de nuestra habitación. Desde el primer momento me encantó el trato, tuvimos suerte ya que nuestro guía era español y nos explicó un montón de cosas sobre Saariselkä, Laponia y las auroras boreales.

Para el safari lo más importante es el vestuario ya que estábamos casi a -30 grados y con la velocidad la sensación térmica es de mucho más frío. Ya en la habitación nos habíamos forramos como cebollas, pantalones y camiseta térmica, dos calcetines, braga, gorro, dos guantes, chaquetón…casi ni nos podíamos mover pero al llegar a la oficina de Lapland todavía nos dieron más ropa, yo creo que me tocan con un dedo y me caigo al suelo, no me podía ni mover, nos dejaron unos calcetines de lana, botas especiales, pasamontañas, guantes, caso para la moto y un mono que todavía no me explico cómo me metí, casi no podía ni respirar!!

Safari con motos de nieve

Safari con motos de nieve

Hugo, nuestro guía, nos dio algunas instrucciones de seguridad y nos explicó cómo conducir las motos aunque ya habíamos visto un vídeo en el Blog de Finlandia, una auténtica enciclopedia de Laponia y Finlandia.

Obviamente yo no quise conducir ya que me dan un poco de yuyu esos cacharros así que fui de paquete, por lo que vi no es difícil manejar la moto ya que tan sólo tiene el acelerador a la derecha y el freno a la izquierda aunque si dejas de acelerar se para.

Una vez que arrancamos la moto comenzamos a deslizarnos lentamente por la nieve, iban dos guías que estaban pendientes en todo momento de nosotros y tres motos más, estuvimos más de una hora conduciendo por bosques nevados aunque como era de noche no se apreciaban muy bien los paisajes. De repente el guía se paró en mitad del bosque junto a una caseta típica sami, apagamos las motos, miramos hacia arriba y el cielo estaba teñido de verde, era nuestra primera aurora boreal, qué emoción!

Safari con motos de nieve

Safari con motos de nieve

Safari con motos de nieve

Safari con motos de nieve

En un primer momento no pude disfrutar mucho de ella ya que no sentía ni los pies ni las manos del frío así que me fui para dentro al calor de la fogata que habían preparado, creo que no he pasado más frío en mi vida, creí que me quedaba sin manos, pies ni nariz!

Según cuenta una antigua leyenda sami, las auroras boreales las formaban los zorros que corrían por los bosques lapones, éstos, al agitar su cola, chocaban contra la nieve y entonces saltaban chispas que subían hasta el cielo, además, los sami pensaban que podían controlar este fenómeno y con solo un silbido atraían el poder de las luces hacia ellos.

Auroras boreales

Auroras boreales

Auroras boreales

Auroras boreales

Auroras boreales

Auroras boreales

La explicación científica de las Auroras Boreales es que el sol expulsa partículas cargadas de energía al espacio, el viento las atrae hasta la tierra y cuando chocan contra el campo magnético terrestre los gases se dirigen hacia los dos polos dejando pasar las partículas a la atmósfera donde se transforman en energía de luz, dependiendo del gas con el que colisionan las auroras boreales pueden tener diferentes tonalidades: verde (el más común) si chocan contra oxígeno, púrpura si chocan contra nitrógeno y rojas si chocan contra oxígeno a gran altitud. Esta descripción es un poco de andar por casa pero sirve para comprender un poco este precioso fenómeno meteorológico.

Auroras boreales

Auroras boreales

Auroras boreales

Auroras boreales

Los mejores meses para ver auroras en Finlandia son entre septiembre y marzo.

Volviendo a nuestra aurora boreal, no tengo palabras para describirla pero fascinante, increíble, impresionante, maravillosa se quedan cortas, una auténtica pasada!

Una vez que ya entré en calor salí de nuevo al exterior y todavía seguía brillando, es increíble cómo se movía al compás del viento sobre nuestras cabezas, lástima que no entendemos mucho de fotografía y las fotos no salen muy allá.

Después de un rato admirando esta maravilla de la naturaleza, entramos a calentarnos a la cabaña, nos dieron zumo de baya calentito (qué rico que estaba) y salchichas a la luz del fuego, fue un momento mágico mientras escuchábamos historias sobre las auroras boreales.

Safari con motos de nieve

Safari con motos de nieve

Safari con motos de nieve

Safari con motos de nieve

Tras dos horas o así, tuvimos tiempo para hacer nuestras últimas fotos y nos pusimos de nuevo en marcha rumbo a Saariselkä, fue increíble la experiencia, lo pasamos genial y nos encantó el trato y la profesionalidad de los guías de Lapland Safaris.

Nos quedamos un rato hablando con Hugo y otros dos españoles antes de subir a nuestra habitación y soñar con la cola del zorro que se mueve por el cielo. Una experiencia que recomiendo a todo el mundo por lo menos una vez en la vida.

Si queréis seguir nuestras aventuras y saber por dónde andamos lo podéis hacer a través de Facebook, Google+, Pinterest, Foursquare, Instagram y Twitter. ¿Ya nos sigues en nuestras diferentes Redes Sociales? Si es que no, anímate y aprieta el botón de ME GUSTA!

6 Comentarios

  1. Todo precioso pero creo que a esa temperatura no funciono ¿dos calcetines? Eso es lo que me pongo aquí en lnvierno….muero por ver las auroras boreales pero con esa temperatura imposible que sobreviva, jaja. Eso sí, todo de postal. Un saludito.

    • Babyboom dice:

      Jejejeje, la verdad que si te forras como una cebolla en principio no pasas frío, hay ropa especial para esas temperaturas, el problema es cuando vas en un vehículo sin protección, eso sí, yo me volvería de cabeza para allí aunque vuelva a pasar frío, es una pasada de lugar y el frío me encanta! :-)

  2. Mari Carmen dice:

    Madre mía! Si es que como íbas a respirar con tanta ropa!! Y aún así teníais frío??? ayyy! qué miedo me da ir algún día!! Pero claro, si se quieren ver las auroras, no queda otra!! Qué experiencia más chula!!

    • Babyboom dice:

      El problema es que al frío que hacía se sumaba la sensación térmica de ir en una moto de nieve pero te puedo asegurar que la experiencia bien vale pasar un “poquillo de frío”, lo volvería a hacer con los ojos cerrados. ;-)

  3. Muchas gracias que bien articulos es que voy a leer todo para cada pais que quiero viajar!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>