Trakai
El coloso del agua

CASTILLO DE LA ISLA TRAKAI (20)

En nuestra visita a Vilnius teníamos claro una cosa, queríamos visitar el Castillo de Trakai, una de las fortalezas más importantes del país. Para ello nos dirigimos a la Central Bus Station situada en la Plaza Geležinkelio donde también está la estación de trenes.

Castillo de la Isla

Castillo de la Isla

Una vez allí y como faltaba bastante tiempo para que saliera el autobús decidimos sentarnos en una cafetería del piso de arriba, a simple vista parecía un poco cochambrosa pero lo peor de todo es que cuando estábamos tomando algo veo a un ratón paseándose por encima los bollos, mi primer pensamiento fue salir de allí cagando leches (los ratones me dan pánico) pero en un acto de valentía al más puro estilo “superwoman” decidí acercarme al camarero (a una distancia prudencial, of course) y decirle que tenía un roedor andando por encima de sus pasteles, como estaba lejos no me oía muy bien así que tuve que acercarme un poco más, una vez que ya me escuchó le dije “mouse” señalándole al asqueroso bicho y el camarero me miraba como diciendo “y a esta tía que narices le pasa”, como ya empecé a señalarle los croasanes se giró e hizo un gesto como “bua, no es para tanto”, cogió el trapo de cocina con el que estaba limpiando los vasos, agarró al ratón, lo espachurró, lo tiró a la basura y siguió limpiando los vasos tan pancho, qué asco!!! Por poco y no echo mi primera papilla, suerte que todavía no le había pegado ni un sorbo a la taza!!!

Los buses a Trakai salen desde los andenes 6 y 7 aproximadamente cada media hora por lo que diez minutos antes de que llegara ya estábamos allí esperando y menos mal, había una cola enorme. En lugar de un autobús apareció una furgoneta bastante cutre, estaba sucia y olía a corral pero tan sólo nos costó 2 €, por suerte entramos los primeros por lo que pudimos escoger asiento, un secreto, me colé un poco pero el que no corre, vuela, jejejejeje.

La ciudad de Trakai está situada a unos 28 kilómetros de Vilnius y se encuentra rodeada por 5 lagos por lo que os podéis imaginar que es un lugar precioso y con unas vistas impresionantes.

La historia de este pueblo lituano se remonta al siglo XIII, época de máximo esplendor del lugar ya que según cuentan las leyendas el Gran Duque Gediminas se enamoró de Trakai durante una cacería y decidió construir un rudimentario castillo que más tarde se convertiría en capital del Gran Ducado de Lituania. 

Esta villa medieval no ha estado libre de conflictos, los caballeros Teutones, los soviéticos y los nazis fueron algunos de los moradores de este lugar que ha sido atacado, destruido y saqueado en numerosas ocasiones. Sin lugar a dudas el personaje más importante y querido por los lituanos fue el Gran Duque Vytautas, que nació, creció, vivió y lucho por Trakai y expandió su dominio desde el Mar Báltico hasta el Mar Negro.

La pequeña ciudad se extiende a lo largo de 2 kilómetros por lo que nada más bajar del autobús empezamos a caminar por la Calle Vytauto, la arteria principal de la localidad, a nuestro paso nos íbamos encontrando casas pintadas en alegres colores, algunas de ellas propiedad de familias caraítas. Este pueblo llegó a Trakai en 1397 de la mano de Vytautas procedente de Crimea (Ucrania) y aunque al principio llegaron alrededor de 500 familias hoy en día tan sólo quedan unas pocas, los caraítas practican una rama del judaísmo y tuvieron una gran importancia económica hasta mediados del siglo XVII, fecha en la que la ciudad fue saqueada e incendiada y muchos de ellos se trasladaron a otras zonas del país.

Casas Caraítas

Casas Caraítas


Casas Caraítas

Casas Caraítas

Lo primero que divisamos a mano derecha fue la bonita Iglesia ortodoxa de Santa María Madre de Dios, del siglo XIX que actualmente está en obras, entramos un momento y continuamos nuestra ruta en busca del famoso castillo.

Iglesia de Santa María Madre de Dios

Iglesia de Santa María Madre de Dios


Iglesia de Santa María Madre de Dios

Iglesia de Santa María Madre de Dios

En lo alto de un montículo se puede ver la Iglesia de la Visita de la Virgen María, fundada en 1409 por el Duque Vytautas que la construyó como regalo para el emperador de Bizanzio Manuel II. El interior es de estilo barroco pero lamentablemente no estaba abierta así que proseguimos nuestro camino.

Nos desviamos por un pequeño callejón y fuimos a parar a orillas del Lago Lukos que tiene unas vistas preciosas, allí se encuentra el antiguo Castillo de la Península que llegó a ocupar alrededor de 4 hectáreas, construido entre 1350 y 1377 por el Gran Duque Kestutis y del que solo se conserva algunas torres, restos de la antigua muralla y parte del foso ya que fue atacado y convertido en ruinas a finales del siglo XIV por los Caballeros de la Orden Teutónica. Actualmente alberga el Museo de Historia de Trakai.

Castillo de la Península

Castillo de la Península


Lago Lukos

Lago Lukos

Continuamos paseando por la orilla del lago hasta llegar al sitio más importante de Trakai, el Castillo de la Isla. Esta fortaleza está situada en una isla del Lago Galvè y se accede a ella a través de una pasarela sobre el mismo.

Castillo de la Isla

Castillo de la Isla

El castillo fue construido y fundado por Gediminas en el año 1320 como fortaleza defensiva y más tarde, durante el siglo XIV, se convirtió en residencia del Gran Ducado de Lituania aunque también se utilizó como prisión hasta el siglo XVII, fecha en la que fue totalmente abandonado.

Actualmente y desde el año 1962 alberga un museo donde se pueden ver  algunas colecciones de arte, numismática y mobiliario o conocer más a fondo la historia del castillo, de los duques y de los habitantes de Trakai, la entrada al museo cuesta 5,21 €.

Museo del castillo

Museo del castillo


Museo del castillo

Museo del castillo


Museo del castillo

Museo del castillo


Museo del castillo

Museo del castillo


Museo del castillo

Museo del castillo


Museo del castillo

Museo del castillo

Estuvimos recorriendo las diferentes estancias  del castillo durante una hora y media y como ya nuestras tripas empezaban a protestar, cruzamos la pasarela hasta la península y buscamos un sitio donde comer, en primer lugar entramos en un restaurante que contaba con una gran vidriera desde donde se divisaba el castillo pero allá estuvimos esperando más de media hora y los camareros pasaban de nosotros así que finalmente nos fuimos y acabamos en un restaurante de madera, lejos del bullicio y donde comimos de lujo, lamentablemente no recuerdo el nombre pero además de degustar la rica gastronomía de Trakai, probamos las conocidas Kibinas, una especie de empanadillas típicas de los caraítas.

Kibinas

Kibinas

No queríamos llegar muy tarde a Vilnius por lo que sobre las 6 de la tarde nos dirigimos a la estación de buses de Trakai para regresar a la capital lituana. La visita a esta antigua villa medieval es muy interesante y una buena opción para realizar una excursión desde Vilnius, me gustó bastante aunque con menos guiris hubiera estado mejor, jejejeje.

CASTILLO DE LA ISLA TRAKAI (21)

Si queréis seguir nuestras aventuras y saber por dónde andamos lo podéis hacer a través de Facebook, Google +, Pinterest, Foursquare, Instagram y Twitter.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>