En los laberintos de Marrakech

En los laberintos de Marrakech

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio de 5,00)

Cargando…
Nunca sé cómo empezar un diario pero esta vez lo haré dando cuatro consejos básicos para sobrevivir en la ciudad:

1º . No cabrear a los gatos, son auténticos Dr. Jekyll and Mr. Hyde, te ponen ojitos de cordero degollado pero yo les he visto morder a traición, así que mejor tenerles lejos, por si las moscas.

2º. No os pongáis ninguna camiseta con publicidad de nada ya que estaréis escuchando todo el día como los vendedores de los zocos repiten todos al coro cualquier cosa que lleves escrita en la misma, mejor una camiseta de color y listo.

3º. No intentéis descifrar los mapas, es imposible!!!!, para ser sinceros creo que algunas calles ni aparecen. No os preocupéis que siempre habrá gente muy amable para intentar orientaros o desorientarios, pero merece la pena perderse, descubres cosas que muchas veces no salen en la guía y son una auténtica joyita.

4º. Si no sois moto no tenéis preferencia, hay que ir con mil ojos ya que te pasan por la derecha, la izquierda y por encima porque no pueden, las motos campan a sus anchas como vacas en un prado, la ley de la jungla y mejor que te adaptes tú a ellas porque sino chungo de la muerte.

Teniendo estas cosas claras paso a relatar mis peripecias por el país marroquí, el viaje lo hicimos con Ryanair, el vuelo salía las 6 de la mañana así que nos tocó madrugar de lo lindo, yo pensaba que a esas horas la ciudad iba a estar paralizada y no encontraríamos a nadie en el aeropuerto pero al llegar…..menuda marea de gente, para pasar el control tuvimos que estar como media hora, hay que ver lo que madrugan  estos viajeros, con lo bien que se está en la cama a esas horas!!!!! 

El  vuelo salió puntual y llegó más puntual todavía, para ser exactos 5 minutillos antes, yo estaba en mi octavo sueño y me despertó la musiquita de victoria de Ryanair “ Another fly in time, patatín, patatán” y todo el avión como corderitos aplaudiendo la musiquita, hay cosas que me dejan flipada!!!!! 

Para pasar el control de pasaportes no tuvimos mucho problema, en el avión te dan el típico papelito para rellenar, esperas la cola, te miran de arriba abajo y ya estás en Marrakech, al salir como si fuéramos autóctonos del país nos fuimos derechitos al bus nº 19, el conductor majísimo, le dijimos que queríamos ir al hotel Le Meridien y nos dijo que no nos preocupáramos que él nos avisaba y así fue. El bus cuesta 20 Dirhams y por la mañana el primer bus sale a las 6:15 de la Plaza Djermaa El-Fna, tardamos como 8 minutillos en llegar a nuestro hotel que estaba de camino a la plaza.

Nos alojamos en:

Le Meridien N’Fis
Avenue Mohammed V

El hotel solo hay una palabra para describirlo: IMPRESIONANTE!!!! Es como entrar en otro mundo, todo lleno de jardines y fuentes, la piscina impresionante de grande y en general todo, el hotel es bastante caro pero nosotros vamos ahí porque tenemos descuentillo sino….  

 
 
 
Le Meridien N'Fis

Le Meridien N'Fis

Le Meridien N'Fis

Le Meridien N'Fis

Soltamos las mochilas en la habitación y empezó nuestro día machacón, para empezar bien agustito hacía 35 grados así que el calor era insoportable y más andando de aquí para allá, como ya os he comentado antes descifrar un mapa es misión imposible así que mires por donde mires, del derecho o del revés acabamos perdiéndonos a la primera, nos metimos por una calle que no tenía salida, ya me parecía a mí que la gente nos miraba raros, debían decir: ande irán este par de paletillos, jejejejeje. El caso que nuestra pérdida dio lugar a algunas fotillos bastante majas:

 
 
 
Gente autóctona de Marrakech

Callejeando por Marrakech

Callejeando por Marrakech

Nosotros queríamos ir a visitar las Tumbas Saadíes y como no teníamos mucho éxito decidimos preguntar a la gente del lugar, nos adentramos por una puerta y allí estaban, ante mí, una calle enterita de tiendas, mi perdición!!!! El caso es que divisé una máscara que me gustaba aunque después no fue la que me compraría, el hombrecillo de la tienda diciendo que era la primera venta, que nos lo iba a dejar más barata y esas cosas, cuando dice el precio: 850 Dirhams, pa flipar!!!!!  Pero este que se había pensado? Que era la Koplovich? El caso que según había entrado me di la vuelta de nuevo, el hombrecillo salió como alma que lleva el diablo detrás nuestro, decía 800, empezó a decir: “típico berber, típico berber…” , venga ya, le dije si esto es típico bereber yo soy una Tortuga Ninja, jajajaja.   Resumiendo, estaba claro que al final nos la iba a vender y dicho y hecho, nos la dejó como nosotros quisimos, jejejeje. Al rato aparece un colega suyo, nos dice que tiene una tienda-farmacia de remedios caseros o no sé qué puñetas, yo ya me meaba de risa, al final no llegábamos al monumento!!!!, para que se quedara contento el hombre, entramos en la tienda que nos pillaba de paso, dimos la vuelta al ruedo y según entramos volvimos a salir.

Seguimos nuestro camino y otro vendedor, ahora eran pulseras, cerré los ojos y no me dejé llevar por la tentación, lo conseguimos, estábamos en la entrada de las tumbas y allí delante un hombre con un plumero en la cabeza que decía que si le dábamos 5 Dirhams nos enseñaba como echaba agua, esto era demencial, llegamos a la taquilla, la entrada costaba 10 Dirhams, allí no estuvimos mucho ya que a mí los cementerios y esas cosas me dan mucho yuyu así que mientras mi marido echaba fotos yo me dediqué a oír las explicaciones de un guía español que había, vamos que me sé toda la historia de P a PA, jejejejeje.

 
 
 
Tumbas Saadíes

Tumbas Saadíes

Tumbas Saadíes

Tumbas Saadíes

Salimos de allí dirección el Palacio el-Badi, de camino cayeron dos pulseras y  alguna que otra cosilla más, imposible resistir a tanta tentación!!!!. Llegamos después de dar unas cuantas vueltas pero perderse también tiene su encanto, la entrada al Palacio cuesta 10 Dirhams y 20 Dirhams si quieres ver el Minbar, está todo en ruinas y un poco mal cuidado pero vale la pena visitarlo, con la solana que estaba cayendo como que no apetecía andar mucho así que dimos una vuelta a la plaza principal, pasamos por los laterales y nos fuimos directos a ver el Minbar, está guay pero tampoco es una cosa necesaria, allí dentro no se pueden echar fotos así que poco rato echaréis, nos sentamos un ratillo en una sombra porque era imposible dar un paso con el calor que hacía.

 
 
 
Palacio el-Badi

Palacio el-Badi

Palacio el-Badi

Palacio el-Badi

Palacio el-Badi

Al salir y muy cerca de allí está el Mellah, es el antiguo barrio judío, es una zona que recomiendo visitar aunque mejor llevaros una mascarilla porque hay sitios que casi no se puede respirar de lo mal que huele, al Mellah entramos por un mini mercadillo de especies, uno de los tenderos nos tuvo allí como un cuarto de hora explicando para que valía cada cosa, muy curioso, unas piedras blancas las utilizaban de desodorante, unas tarrinas como de barro para pintalabios, otras piedras negras para pintarse los ojos, unas pajitas que había de palillos para los dientes, etc, etc, etc… vamos como Mc. Gyver. Yo no me quería acercar mucho porque tenían todas las especies en montañitas y con lo patosa que soy lo mismo le daba un golpe y me cargaba el chiringuito, jejejeje.

 
 
 
Mellah

Mellah

En el zoco era casi imposible respirar, estaba cerrado y aquello parecía la M-30 en hora punta, moto para arriba, moto para abajo y todo lleno de humo, por fin salimos al aire libre, el barrio es bastante pobre, los niños de allí te persiguen para decirte donde está la Sinagoga, claro está, a cambio de una propineja, la Sinagoga era una joya, preciosa pero no tengo fotos porque no paramos mucho allí, estaban desatascando una cloaca y olía bastante mal así que invitaba al desalojo…

Salimos del Mellah y nos dirigimos hacia el Palacio Bahia pero ya estaba cerrado, allí cierran sobre las 11:30 – 12 casi todo, algunos días abren por la tarde pero los viernes por lo visto allí es fiesta y muchas tiendas, etc, etc… están cerrados, nos metimos por unas callejuelas llenas de tiendas y salimos a dar la plaza Djemaa el-Fna, el centro de negocios de Marrakech, tan pronto te encuentras a un hombre con un mono, mujeres haciendo tatuajes, carritos de comida, encantadores de serpientes….en fin, que como había leído que te ponían las serpientes por encima me mantuve alejada de las trompetas que sonaban, como hacía mucho calor nos compramos un zumo de naranja, riquísimo!!!!! Los precios oscilan entre los 3 – 10 Dirhams y están de muerte!!!! Y encima fresquitos.  

 
 
 
Plaza Djemaa El-Fna

Plaza Djemaa El-Fna

Nos dirigimos a comer que desde las 3 y media de la mañana que nos habíamos levantado mis tripas parecían la filarmónica de Viena, como no teníamos muchas ganas de investigar y teníamos mucho hambre nos metimos en el primer kentucky fried chicken, ya probaríamos la comida marroquí otro día, no veas lo bien que se estaba allí dentro con el aire acondicionado, después de repostar rumbo a la Madraza no sin antes pasar por los zocos…

 
 
 
Zocos Marrakech

Zocos Marrakech

Zocos Marrakech

Zocos Marrakech

Zocos Marrakech

Koubba Ba'adiyn

La entrada a Madraza cuesta 50 Dirhams o 60 si quieres entrar en el Museo de Marrakech y en la Koubba Ba’adiyn, nostros los museos como que no nos van mucho y la Koubba la fotografiamos desde fuera, la Madraza es de lo que más me gustó de Marrakech, bien merece la pena el dinero de la entrada, está bastante escondida en una calle que tendréis que encontrar con ayuda de los de allí o invirtiendo un poco de tiempo en buscarla.

 
 
 
Madraza Alí Ibn Yusuf

Madraza Alí Ibn Yusuf

Madraza Alí Ibn Yusuf

Madraza Alí Ibn Yusuf

Madraza Alí Ibn Yusuf

Madraza Alí Ibn Yusuf

Después de la visita decidimos irnos al hotel, estábamos matados y eran casi las 6 de la tarde, salimos por la puerta Bab Dukala y de ahí fuimos andando durante una hora más al hotel, llegamos, nos tomamos algo, cenamos y a la cama directos, creo que no duré ni medio segundo despierta.

Al día  siguiente nos lo tomamos con más calma, nos despertamos sobre las 8, desayunamos y rumbo de nuevo andando hacia el Palacio de Bahia, no nos podíamos dormir en los laureles porque cerraban a las 12 así que como más o menos nos conocíamos el camino llegamos medio-directos no sin antes pasar por la Koutobia, bueno mejor dicho, por sus jardines porque no dejan pasar a los no-musulmanes.

 
 
 
Koutobia

Koutobia

Koutobia

Koutobia

Koutobia

La entrada al Palacio de Bahia como en casi todos los sitios es de 10 Dirhams, aquello parecía un hormiguero, salía gente hasta debajo de los plataneros, el palacio es muy chulo y lleno de jardines, fuentes y salas impresionantes, mejor verlo en imágenes aunque en todas ellas sale gente porque era imposible echar la foto sin nadie, sorry!!!!

 
 
 
Palacio Bahia

Palacio Bahia

Palacio Bahia

Palacio Bahia

Palacio Bahia

Después del Palacio nos dirigimos al Museo Dar Si Said, la entrada cuesta también 10 Dirhams, allí se exponen cosas tradicionales marroquís: alfombras, joyas, cosas de cocina…no se pueden hacer fotos, lo más curioso fue que al vigilante de la puerta le debimos caer bien y a la salida salió detrás de nosotros, nos dice que le sigamos y nos mete por unas habitaciones cerradas, nos dejó en un patio super bonito con habitaciones muy chulas, a la salida le dimos una propineja y el hombre más contento que unas pascuas.

De allí nos fuimos directos a la Plaza Djemaa El-Fna, nos tomamos algo en el café El Glacial, cambiamos dinero en el Hotel Alí (daban de los mejores cambios) y nos fuimos a comer al Restaurante Chez Chegrouni que recomiendan en la guía, la comida estaba de lujo, comimos en la terraza de arriba, cuando llegas te dan un papel para que apuntes lo que quieras, nosotros comimos Tajine Kefta con huevo y tomate que era una especie de tortilla de huevo, cordero y tomate y couscous con pollo y verduras que más o menos viene a ser como el cocido marroquí, la comida fue muy barata, aproximadamente 152 Dirhams con las bebidas incluidas y el trato de lujo.

 
 
 
Restaurante Chez Chegrouni

Nada más salir del restaurante nuevamente rumbo a los zocos, en la plaza había una de estas que tatúan así que como me había gustado un tatuaje directa me dejé querer, el caso es que la señora me enseña un librito con todas sus obras de arte, me dice “sombra, sombra” para que me acercara, mientras yo estaba allí, otra de las mujeres me coge la mano izquierda, yo estirando y enfadada, les dije que ahora ya no quería nada, no me podía soltar y me empieza a poner la henna, yo diciéndole a la mujer que no quería nada y ella erre que erre con la medio jeringa esa, el resultado: me cabreé como los gatos de Marrakech, le dije que ahora ya no quería nada y me suelta la jeta que le tenía que pagar lo que me había hecho, entonces me enfadé aún más, le dije que una leche le iba a pagar nada, primero yo no le había dicho ni el tatuaje que quería ni dónde, me habían plantificado el tatuaje donde les salió de las narices y a traición así que me piré de allí sin pagar, la mujer cogiéndome y diciendo que no me iba de allí hasta que no le pagara y entonces dije la frase mágica: muy bien pues ahora vamos a buscar a un poli y le explicamos todo, me soltó rápidamente y se sentó en su sillita calladita, yo me piré y ahora tengo la mano tatuada como les dio la gana, menos mal que solo dura dos semanas…

Nos fuimos dando un paseo por la Koutobia hasta los Jardines de Menara, no veáis lo cansada que estaba, yo me hubiera cogido una de esas calesas que pasan por allí pero el problema es que teníamos que ir al día siguiente al aeropuerto en taxi y no queríamos cambiar más dinero así que chino chano hasta los jardines, como era sábado estaba hasta el culo de gente haciendo picnic, allí os podéis tomar un helado, refrigerio ya que tienen puestecillos con mesas y sillas, nos sentamos alrededor del lago y nos quedamos allí mirando como embobados a la gente que pasaba durante una hora o así, se estaba de lujo y ya empezaba a hacer un poco de fresquito, después de esto rumbo de nuevo al hotel andando, cenamos, nos tomamos algo y derechos a la piltra, otra vez teníamos que madrugar.

 
 
 
Jardines Menara

A la mañana siguiente nuestro avión salía muy temprano así que tuvimos que coger un taxi, nos cobró 100 Dirhams pero tampoco era cosa de ponerse a regatear a esas horas, yo estaba dormida todavía. Llegamos al aeropuerto y directos nos vamos a pasar el control de policías con nuestros check in on line, nos dice el poli que tenemos que poner un sellito en los mostradores de Ryanair así que a esperar cola….

Después del sello pasamos el control y llegamos a los scanners, ojo ya que hay cola para chicas y cola para chicos, el problema: que cada 5 minutos cambiaban de ubicación así que me estuve como media hora o más de cola en cola hasta que logré pasar, después control de pasaportes, avión y pa los Madriles, así se acabó nuestra mini excursión por Marrakech, por  cierto, llegamos con media hora de adelanto.

Ciudad recomendable 100 % tanto por su gente, sus costumbres, su comida y demás. Gracias a los que habéis llegado al final.  

6 Comentarios

  1. Anonymous
    4 noviembre, 2011 a 15:54
    Responder

    Jejeje, siempre me rio con tus relatos babyboom. Me ha gustado mucho. Jajaja, yo tampoco entenderé nunca por que la gente aplaude cuando aterriza el avión, pero es que no es lo normal?, o es que a la gente le suelen aplaudir por hacer su trabajo? chica no sé, pero siempre lo pienso. Respecto a los gatos… umm con lo que me gustan a mi estos animalitos, a la que veo uno, pallá que me voy directa, siempre gatuneando por los sitios, pero por lo que dices iré con cuidado, casi con el mismo que iré con el tema tiendas, pues tambien es mi perdicción, quizá a mi lo que me pare un poco es que me agobia mucho el tema del regateo y por lo que he ledio allí son bastante agobiantes, no?

    Una pregunta, tengo una duda respecto a eso que explicas del sello de ryanair a la salida, ¿que eso? en que consiste exactamente?.

    Gracias guapa.
    Un saludo.
    María José.

  2. Babyboom
    4 noviembre, 2011 a 15:58
    Responder

    Hola María José, cuando sales del aeropuerto de Marrakech aunque tengas la tarjeta de embarque impresa tienes que ir a los mostradores de Ryanair, allí te ponen un sello en la tarjeta de embarque y entonces puedes pasar el control de poli sin problema alguno.Lo de las tiendas, te entiendo, también son mi perdición. Pesados son bastante pero sólo tienes que decirles que te vas a la tienda de al lado y pronto bajan el precio, jejejeje.Con los gatos cuidado, que son muy monos pero allí les vi un poco agresivos, jejejeje.Si necesitas cualquier cosilla más me lo dices. Me alegra que te gusten mis relatos y gracias x comentar!!! 😉

  3. Anonymous
    5 noviembre, 2011 a 11:24
    Responder

    Entendido Babyboom.
    Muchaas gracias.
    Saludos.
    María José.

  4. Martin
    16 septiembre, 2015 a 01:18
    Responder

    Le recomiendo que pase por Tetuàn, otra ciudad del norte de Marruecos.

  5. 6 marzo, 2018 a 07:43
    Responder

    Me encanta el antiguo mercado que me recuerda a tantos mercados que existen en el sur de África y que no se han visto afectados por los modernos centros comerciales.

    • 6 marzo, 2018 a 09:26
      Responder

      A mí los mercadillos me encantan y siempre que voy a un lugar nuevo me paso por alguno de ellos, también muestra un poco de la cultura de la ciudad o del país. Saludos! 🙂

Déjanos tus Comentarios

Close
0 Compartir
Compartir
Twittear
Pin
Compartir