Probando la sauna finlandesa en Rovaniemi

Alguna vez en la televisión he visto reportajes que hablaban de las propiedades de la sauna finlandesa, salía gente ataviada con su toalla, recién salida de la sauna y que se metían en un lago congelado, yo no entendía cómo podían hacer tal locura hasta que se me ocurrió hacerla a mí, bueno, reconozco que solo llegué a meter un pie en el lago,  pero lo hice, me quedé relajada, mi circulación funcionaba genial y mi pie se quedó suave como el culito de un bebé, eso sí, menudo frío!!!

La sauna es un lugar sagrado y toda una tradición en Finlandia, se dice que existe una para cada tres habitantes. Sus orígenes se remontan al siglo V cuando ya hay evidencias de la existencia de cabañas de troncos que se calentaban con fuego y humo, a lo largo de la historia,  la sauna ha evolucionado y aunque ha cambiado la forma de tomarla, está claro que sigue siendo una parte muy importante de la cultura del país y en muchas zonas todavía se sigue utilizando como se hacía antiguamente.

SAUNA FINLANDESA (2)

Los beneficios de esta tradición ancestral son muchos, tantos que hasta vine con la idea de comprarme una para mi casa, eso sí, primero tendré que comprar la casa, jejejeje. Básicamente la sauna tiene propiedades tonificantes, relajantes, estimula la circulación sanguínea, limpia los poros de la piel, mejora la elasticidad del tejido muscular y tiene muchos efectos beneficiosos sobre la salud, vamos, que sales de allí como nuevo.

Las sesiones de sauna se suelen realizar en pequeños habitáculos de madera (preferiblemente desnudo), en el interior normalmente hay una estufa con piedras a las que hay que echar agua para que desprendan un calor seco, la estancia tiene que estar a una temperatura entre 80 y 100 grados y con una humedad de entre el 5 y el 25%. Hay que ir alternando el calor con duchas frías o remojón en un lago congelado, esto va a gusto del consumidor.

Estaba claro que con todos los beneficios que tiene la sauna y estando en Laponia, no podíamos irnos de allí sin probar una y que mejor manera que estrenarnos en esta modalidad finlandesa que hacerlo en un lugar idílico y lejos del mundanal ruido así que escogimos el Guest House Borealis, situado a orillas del Lago Norvajärvi, a unos 20 kilómetros de Rovaniemi.

Sobre las 8 menos 20 pasó el dueño del guest house a buscarnos por nuestro hotel y tras un viaje de aproximadamente media hora llegamos al “paraíso”. El lugar era mágico, un camino lleno de velas llevaba hasta dos cabañas de madera, una era la sauna y la otra, una barbacoa cubierta, estaban situadas al lado del lago donde habían hecho un agujero en el hielo para poder darse un baño, tenían hasta escalera, como en las piscinas.

BARBACOA GUEST HOUSE BOREALIS - ROVANIEMI (2)GUEST HOUSE BOREALIS - ROVANIEMI

La dueña del establecimiento nos acompañó hasta la sauna y nos explicó qué teníamos que hacer. Ésta, constaba de tres pequeñas habitaciones que estaban iluminadas con luz tenue, la entrada y cambiador, donde nos había dejado zumo calentito de baya, el baño con ducha y una pequeña estancia con un banco de madera donde estaba la estufa, las piedras que la calentaban, dos cubos de agua (uno con perfume) y unas ramas de abedul, todo estaba decorado con muy buen gusto.

SAUNA GUEST HOUSE BOREALIS - ROVANIEMISAUNA GUEST HOUSE BOREALIS - ROVANIEMI (2)

Nos explicó que entráramos (desnudos), que nos relajáramos y que fuéramos echando agua mezclada con perfume en las piedras, de vez en cuando, nos dijo que nos diéramos suaves golpecitos con las ramas de abedul, esto activa la circulación. En principio teníamos que estar dentro hasta que el cuerpo nos lo pidiera (es decir, hasta que no pudiéramos aguantar el calor) y fuéramos alternando sauna y exterior para finalizar con un “estimulante” baño en las gélidas aguas del lago sin meter la cabeza ya que el cambio brusco de temperatura puede hacer que te de un “telele”.

Allá que nos quedamos los dos en pelotas, por una ventanita se veía como caía la nieve y era tan relajante que me hubiera quedado dormida pero a Raúl le molaba lo de echar agua en las piedras y el vapor empezó a ser insoportable así que cogí la toalla y me salí al porche, pensaba que me iba a quedar congelada, pero no, era bastante relajante y calmante sentir el fresquito en la piel, salía hasta humo.

SAUNA GUEST HOUSE BOREALIS - ROVANIEMI (5)

Salí y entré como cinco veces hasta que finalmente decidimos coger el toro por los cuernos, caminar hasta el lago y darnos el chapuzón final, Raúl se metió entero a la primera pero yo al meter el pie izquierdo noté como se me congelaban hasta las ideas y aborté la operación cubito de hielo, eso sí, mi pie se quedó perfecto, intenté hacer algunas fotos pero con los -30 grados que hacia tuve que volver cagando leches para la sauna, un rato fuera vale pero más de 10 minutos ya es la muerte, jejejeje.

SAUNA EN EL LAGO NORVAJARVI - ROVANIEMI (2)SAUNA EN EL LAGO NORVAJARVI - ROVANIEMI

Nos vestimos y nos fuimos hasta la barbacoa donde los dueños nos habían preparado salchichas, ensalada, zumo de baya, café y té calentitos. Estuvimos hablando con ellos a la luz de la fogata hasta las 1o y media más o menos, después, nos llevaron de paseo nocturno por encima del lago en busca de auroras boreales pero lamentablemente no pudimos verlas ya que estaba bastante nublado, una pena, hubiera sido la guinda del pastel a una noche perfecta!

BARBACOA GUEST HOUSE BOREALIS - ROVANIEMIBARBACOA GUEST HOUSE BOREALIS - ROVANIEMI (3)

Me arrepiento bastante de no haberme metido entera en el lago así que no descarto volver a probarlo, es una sensación muy relajante y que te deja con una sonrisa para el resto de la jornada.

Si queréis realizar esta actividad en Guest House Borealis hay que reservarla con antelación en el email: info@guesthouseborealis.com, el precio es de 89€ por persona e incluye tres horas de sauna, la barbacoa y el transfer desde/hasta Rovaniemi, una experiencia 100% recomendable.

SAUNA GUEST HOUSE BOREALIS - ROVANIEMI (4)

Si queréis seguir nuestras aventuras y saber por dónde andamos lo podéis hacer a través de Facebook, Google+, Pinterest, Foursquare, Instagram y Twitter. ¿Ya nos sigues en nuestras diferentes Redes Sociales? Si es que no, anímate y aprieta el botón de ME GUSTA!

10 Comentarios

  1. Excelente!! tomo nota de la experiencia, ya tengo billetes a Finlandia, pero como son abiertos tenia ganas de esperar a que haga tiempo de ver las auroras, pero ya voy cogiendo notas de otras cosas mas. Gracias, muy buena publicación.

    • Babyboom dice:

      Hola Ricardo, viajar a Finlandia en invierno es una pasada aunque yo te aconsejaría que evitaras el mes de enero, hacía muchísimo frío y las actividades no se disfrutaban tanto, eso sí, hay muchas cosas para hacer y lo de la sauna es una de ellas, una gran experiencia! Saludos!

  2. Había dos barcos de Trasmediterránea en Canarias que estaban hecho en Finlandia y llevaban sauna, es curioso.
    Muy interesante tu entrada,
    Saludos viajeros
    LoBo BoBo

  3. Iván dice:

    Interesante.
    Daba ganas de meterse, puede al calor

  4. Lautaro dice:

    Muy interesante su blog, soy de Argentina y en dos viajes que pude realizar a europa tome nota de varios destinos ,Asturias por ejemplo. Quisiera consultarles, cuales son los meses ademas del invierno para ver las auroras boreales, abril/mayo? septiembre/octubre?
    Desde ya muchas Gracias.
    Pd: tendrían que visitar mi país, hay muchísimos destinos que seguro les gustaran. Saludos

    • Babyboom dice:

      Hola Lautaro, las Auroras Boreales suelen aparecer desde principios de octubre hasta mediados/finales de abril (en teoría), hay años que se alarga un poquito más y otros que no, yo te recomendaría que para ir más a lo seguro intentaras ir durante estos meses. En Argentina estuvimos y nos encantó los paisajes, la gente, la comida… ya estamos deseando volver para conocer nuevos lugares!!! Un saludito!! 😉

  5. Lautaro dice:

    Acabo de ver que ya visitaron Argentina 🙂 y conocieron los destinos mas bonitos!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *