PUNO - ISLAS LAGO TITICACA  La experiencia de vivir como un local

PUNO – ISLAS LAGO TITICACA La experiencia de vivir como un local

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio de 5,00)

Cargando…
Nada más llegar a Puno el del bus nos dejó en la puerta del hotel que teníamos reservado:

EL MANZANO LODGE:
Avda. del Puerto, 449
Reservar en el Manzano Lodge
Precio: 50 Soles habitación doble con baño y 30 Soles habitación doble con baño compartido, desayuno incluido.

Este hotel es recomendable 100 % y suele estar hasta arriba de gente, el alemán que venía con nosotros en el bus intentó reservar pero ya no tenían sitio, así que si podéis y queréis ir a este hotel lo mejor es reservarlo con antelación. El desayuno está de lujo y tienen hasta leche, eso sí especie tipo leche condensada!!!!!

En el hotel tienen agencia de viajes así que como no teníamos más ganas de aventura por el momento reservamos una excursión para dormir en las Islas del lago una noche.

Excursión dos días visitando: Islas de los Uros, dormir en Amantaní y visita comer en Isla Taquile nos costó 70 Soles por persona y te incluye todo: barco, comida, cena y desayuno, la comida del segundo día te la tienes que pagar tú pero tampoco es para arruinarse. Las mochilas nos las guardaron de gratis en el hostal y reservamos una noche más para cuando volviéramos de las Islas ya que regresaríamos sobre las 4 de la tarde.

Dejamos las mochilas, nos instalamos y nos fuimos a cenar, aquí mi resfriado estaba en pleno apogeo así que entre la altura y que no podía respirar casi ni podía dar un paso, IMPRESIONANTE!!!! Cenamos en un restaurante del centro que no me acuerdo como se llama porque estaba más preocupada de poder respirar que de comer, volvimos pronto al hotel y nos fuimos a dormir, a la mañana siguiente teníamos que estar a las 8 de la mañana en recepción ya que nos pasaban a recoger, me levanté, me duché con un frío que pelaba, desayunamos y fuimos al encuentro del conductor, lo peor fue salir con el pelo mojado...lo que echaba de menos mi secador!!!! Con nosotros venían dos italianos que también se hospedaban en nuestro hotel, el conductor nos acercó al puerto, allí dijo si queríamos comprar algo para llevarle a la familia de la isla, compramos arroz, pasta, patatas, colores, libretas y no me acuerdo que más, embarcamos en el barco y...la batería no funcionaba....NO ME LO PODÍA CREER!!!!! Estuvimos unos minutillos hasta que la cambiaron y yo que pensé que no llevaban cacharros de esos.

Desde Puno hasta las Islas de los Uros hay más o menos media hora de navegación, la isla me impresionó porque no esperaba encontrar gran cosa y creo que junto con Machu Pichu es la zona que más me gustó de Perú.

Nuestro guía (Moisés) nos estuvo dando una charla de como se construían las islas, los pescados del lago, etc, etc... total que nos fuimos a dar un voltio por la isla, es impresionante tienen hasta escuela para los niños, las casas están hechas de tótora, el suelo también, hay sitios en los que te mojas los pies y lo mejor de todo hasta SIEMBRAN!!!!! Hay que ver lo que se puede hacer con unas cañas de tótora...estos no necesitan ver el Bricomanía, je, je.

Puerto de Puno
Vista de Puno desde el Lago Titicaca
Isla de los Uros

Isla de los Uros

Isla de los Uros
Isla de los Uros
Isla de los Uros
Isla de los Uros
Plantando patatas en la Isla de los Uros
Isla de los Uros
Isla de los Uros
Isla de los Uros

Elguía dijo que si queríamos podíamos dar un voltio en una barca de tótora, costaba 5 Soles asó que ni corta ni perezosa allí me fui a probar la barca-tótora, el barquero se trajo a su hijo de unos 5 años aproximadamente y nos fue dando un recital de canciones en todos los idiomas, claro está luego pasó la mano para la propina. Estuvimos haciendo algunas compras, dando paseos por las islas, haciendo fotos y volvimos a embarcar para dirigirnos hacia Amantaní, se tarda como unas 3 horas de navegación desde las Islas de los uros.

A las 2 o así llegamos a Amantaní, en la playa había un montón de mujeres ataviadas con los trajes típicos de la isla esperando, nos repartieron por casas ( a nosotros 4 nos metieron en la misma) y la dueña de la casa nos llevó hasta su casa: CASA ROSA.

Barcos en el Puerto de la Isla de Amantaní
Recibimiento en la Isla de Amantaní
Isla de Amantaní
Casa Rosa
Casa Rosa

Casa Rosa

Cocina de Casa Rosa

Comida típica de la Isla de Amantaní

Lo único que pensé subiendo hasta casa era que los peruanos eran mega-atletas porque todas las construcciones o las hacían cuesta arriba o las hacían en las cimas de las montañas, llegué con la lengua afuera pero estuve a punto de quedarme a dormir en la playa y que le dieran por el saco a la casa pero con el frío que hacía....

La familia era majísima, nos instaló en nuestra habitación, muy sencilla, no había agua corriente, el baño era una caseta en mitad del campo con un agujero y punto y la comida la hacían en la lumbre, fregaban con un barreño.

Fernandito, sobrino de la dueña de la casa
Toda la familia de acogida
Mientras Rosa preparaba la comida nos dijo que nos diéramos una vuelta por la casa, allí conocimos a su sobrinillo: Fernandito (bueno chicho terremoto), tenía 2 años y se nos pegó como una lapa, nos lo pasamos genial jugando con él. Comimos y a las 4 habíamos quedado en la plaza del pueblo con el guía porque nos iba a llevar al templo de Pacha Tata, en lo alto de la montaña. Como no la plaza estaba arriba del todo...de paso paramos en una finca donde estaban celebrando una boda y nos dieron palomitas, je, je.
Boda en la Isla de Amantaní
Boda en la Isla de Amantaní
Boda en la Isla de Amantaní
Llegamos a la plaza y otra nueva mala noticia, el templo estaba a freír espárragos y cuesta arriba, al final llegué pero mi trabajo me costó, suerte que por el camino había vendedores y me iba parando de vez en cuando, las vistas desde arriba impresionantes, estábamos a 4100 metros de altura, para postre nos despistamos y tuvimos que bajar solos, menos mal que llevábamos linterna porque no hay luz.
Templo Pacha Tata en la Isla de Amantaní
Atardecer en la Isla de Amantaní
Atardecer en la Isla de Amantaní
Atardecer en la Isla de Amantaní
Llegamos a la plaza y ya no quedaba nadie así que un buen hombre nos acompañó hasta la casa de Rosa, no se veía ni una leche y el tío iba como si andara por la Gran Vía, por poco y me tuerzo el pie, al llegar a unos 200 metros, dio un silbido y ya salieron a buscarnos, la cena estaba preparada: sopa de quinua y una especie de patatas con queso que rechinaban los dientes, estaba bueno, de postre mate de muña, en el lago en lugar de la coca utilizan la muña para el mal de altura, a mi me pareció que estaba malísimo así que no me lo bebí, tenía un arsenal de caramelos de coca de reserva, je, je.

Nos dijeron que a las 8 había fiesta en la playa y teníamos que volver a subir a la plaza del pueblo para encontrarnos con el guía....y una leche!!!! Yo no volvía arriba, estaba más que petada así que me metí en la cama, menos mal que llevaba el saco de dormir porque hacía muchísimo frío y solo había una manta. Eran las 8 de la noche pero me daba igual así que me dormí enseguida y me sentó de lujo, a la mañana siguiente me contaron que se habían disfrazado con los trajes típicos, habían tomado cerveza, habían bailado, etc, etc.... yo estaba más feliz que un regaliz porque había dormido de lujo, lo necesitaba!!!!!

Para desayunar Rosa nos hizo tortitas con mermelada de fresa y te de muña, como habréis intuido me comí las tortitas y el té no pero le mangué las tortitas a mi marido, je, je. Por fin íbamos cuesta abajo, habíamos quedado a las 8 en el puerto para coger el barco e irnos a Taquile, nos despedimos de Rosa y nos pusimos rumbo a Taquile, tardamos como una hora.

Despedida de la Isla de Amantaní
Como no el pueblo en la isla de Taquile también estaba en la cima, hay dos formas de llegar, por una cuesta que más o menos después de lo del Pacha Tata se hace de lujo o por unos escalones (500 para ser exactos) y que no estaba dispuesta a subir, así que por la cuesta chino chano llegamos a la plaza, allí miramos en una tienda que tienen, nos explicó un poco de la historia de la isla y nos fuimos a comer, la comida no entraba: Restaurante Samary, había dos menús, el primero: Sopa de quinua, trucha frita y mate mixto (coca - muña) costaba 15 Soles y el segundo: Sopa de quinua, Omelette (tortilla en españa) y mate mixto 12 Soles, como a mí con el pescado se me hinchan las muñecas me pedí el segundo menú.
Vista del Lago Titicada desde la Isla de Taquile
Isla de Taquile
Isla de Taquile
Isla de Taquile
Isla de Taquile
Plaza de Armas de la Isla de Taquile
Isla de Taquile
Isla de Taquile
La bajada también estaba chunga, como todo lo que sube tiene que volver a bajar, bajamos por los 500 escalones y algunas zonas están un poco peligrosas, embarcamos y en unas 3 horas estábamos en Puno, nos despedimos del guía y los compis y nos fuimos directos a por un taxi que nos llevara hasta las Chullpas de Sillustani. El taxi nos costó 50 Soles con 1 hora de espera incluida, la verdad que fue una ganga porque las chullpas estaban en el culo del mundo.

Por el camino fuimos viendo cantidad de alpacas, estuvimos como una hora allí viendo el atardecer, echamos unas fotillos y nos volvimos para Puno.

Chullpas de Sillustani
Chullpas de Sillustani
Chullpas de Sillustani
Chullpas de Sillustani
Chullpas de Sillustani
Llegamos al hotel e intentamos reservar el bus que va a Cuzco de Inka Express, sale a las 8 de la mañana y para en Pukara, La Raya, Sicuani, Raqchi y Andahuaylillas, el hombre del hotel nos dijo que él ya no podía reservar, que nos acercáramos al terminal terrestre y allí a lo mejor lo podíamos reservar, total que para allá que nos fuimos (3 Soles el taxi), la caseta de Inka Express estaba vacía y se nos acercó una mujer diciendo que era de la empresa pero que allí estaba cerrado y le teníamos que acompañar a las oficinas que tenían sitio de sobra, sin pensarlo la acompañamos en un taxi y resulta que era otra empresa: First Class, como la tía nos había tomado el pelo y no nos fiábamos le mandamos a la m...... y nos volvimos a la estación de buses para reservar con Cruz del Sur, salía a las 8:30 de la mañana. Precio: 41 Soles por persona y llegaríamos a las 14 horas de la tarde, no paraba pero que se le iba a hacer, no nos íbamos a quedar un día más allí.
Callejeando por Puno
Callejeando por Puno
Puno
Volvimos a coger un taxi hacia el centro y cenamos en un restaurantes que se llamaba:

PIZZERÍA TRATTORIA DEL BUHO:
Jr.Libertad, 386
Teléfono: 35.62.23

La comida estaba de lujo y además había un grupo de música andina tocando, al final salimos con la tripa llena y dos CD's de música que nos enredaron para comprar. Dimos una vuelta por el centro, hay mogollón de pubs, tiendas, etc... y nos fuimos a dormir, al día siguiente teníamos que volver a madrugar.

6 Comentarios

  1. 30 enero, 2013 a 11:37
    Responder

    La isla de Amantani y Taquile fueron una experiencia muy buena, pero con lo del tema de las de Uros… fue todo lo contrario. El circo que tenían montado era de órdago y en cierto modo nos pudimos dar cuenta lo que hay detrás del escenario… Ya lo explicaré en el blog…

    Eso si… como paisaje eran muy bonitas…

    • Babyboom
      30 enero, 2013 a 15:05
      Responder

      Yo tengo claro que van a hacer allí un poco de circo y luego cada uno a su casa, además pedían dinero por todo pero a mí lo que me encantó fue poder pasar una noche en la Isla de Amantaní con una familia local, poder cocinar con ellos, ayudarles, jugar con los niños, perdernos…jejeje. En fin, esas cosas que se suelen hacer por allí!!! Espero tu relato de las islas a ver qué nos cuentas!!! 😉

  2. Charo ROJAS
    25 mayo, 2017 a 22:57
    Responder

    Estoy interesada en vivir una experiencia de immerdion en las islas fel lago Titicaca. Uros, Taquile y Amantana. Somos 2 personas. En el mes de julio. Podria enviarnos un programa y el descriptivo de lo sue incluye el precio?

    • 26 mayo, 2017 a 09:16
      Responder

      Buenos días Charo, creo que te equivocas, nosotros no somos una agencia de viajes, hicimos la excursión por libre y la contratamos en una pequeña agencia de Puno, una vez que estés allí te será muy fácil contratarla, hay muchas agencias que lo hacen. Otra opción es ir hasta el embarcadero y pagar directamente a las familias, ellas se encargarán de llevarte, darte de comer y ofrecerte alojamiento. Saludos y cualquier cosa nos dices!!! 🙂

  3. Sara
    14 marzo, 2018 a 17:13
    Responder

    Hola!!!! Que tal??? Que buena tu experiencia…gracias por compartirlo. Vamos a ir a Perú la semana que viene y no sabemos si visitar las islas por libre o por tour. Hemos preguntado en algunas agencias y nos piden 50$ más o menos, crees que es mejor por libre o por excursión? Me podrías decir el nombre de tu agencia por favor? Es que no podemos contratarlo una vez allí porque llegamos a Puno esa misma mañana…
    Muchas gracias de antemano

    • 14 marzo, 2018 a 18:40
      Responder

      Hola Sara, por libre se puede hacer perfectamente y además te aseguras de que el dinero llega a las familias, cuando estuvimos nosotros (ya hace muchos años), se podía contratar la excursión en el puerto, allí había un montón de barqueros. Nosotros lo hicimos con una agencia local, la gestionaba el dueño de nuestro alojamiento, el Manzano Lodge y la contratamos la noche de antes, espero que te sirva! 🙂

Déjanos tus Comentarios

Close
5 Compartir
Compartir5
Twittear
Pin
Compartir