Qué ver y hacer en Berlín en tres días

Qué ver y hacer en Berlín en tres días

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio de 5,00)

Cargando…

Me encanta la historia y siempre me había llamado la atención Berlín, es una de esas capitales que hay que visitar sí o sí una vez en la vida, o dos, o tres, o cuatro... Desde pequeña siempre había soñado con viajar allí pero lamentablemente el precio de los billetes de avión desde España no es nada barato, suerte que pillé una ofertaza para el pasado puente de diciembre y allá que nos fuimos para quitarme esa espinita que tenía clavada.

Después de visitar la ciudad tengo que decir que me ha flipado, encantado y que ya estoy deseando volver, es como caminar por un museo al aire libre! Aquí os dejo alguno de los sitios que no os podéis perder aunque obviamente, hay muchos más, espero que os sea de ayuda para planificar vuestro recorrido por la capital de Alemania.

nikolaiviertel-berlin-2

Antiguo Barrio judío Berlín

Este lugar está situado a escasos pasos de Alexanderplatz y antes de la Segunda Guerra Mundial fue uno de los mayores asentamientos judíos de la ciudad. Hoy en día Scheunenviertel es un barrio moderno, con infinidad de bares, restaurantes, tiendas y pubs que todavía conserva alguna de las huellas de su pasado judío.

Nosotros empezamos nuestro recorrido por la calle y la Plaza Rosenstraße que fue escenario en el año 1943 de las últimas detenciones de judíos en Berlín. Tras la Batalla de Stalingrado, las SS y la Gestapo arrestaron alrededor de 1800 judíos casados con mujeres de raza "aria" (de origen alemán) y los retuvieron en un edificio situado en el número 4 de esta vía, al enterarse las esposas, se dirigieron hasta allí en compañía de varios familiares y organizaron una gran protesta que culminó al cabo de una semana con la liberación de todos los presos.

Hoy en día un monumento conocido como Block der Frauen (Bloque de las mujeres) recuerda este acontecimiento, es obra del artista Ingegorg Hunzinger y está situado en un pequeño parque que se encuentra en la plaza, una columna de color rosa, señala también el punto donde estuvieron presos estos 1800 hombres considerados como "judíos privilegiados", una categoría exenta de deportación por estar casados con mujeres alemanas o trabajar en la Reichsvereinigung der Juden in Deutschland, el organismo encargado del control de la población judía.

Continuamos nuestro recorrido hasta Große Hamburger Straße donde se encontraba el primer cementerio judío de la ciudad. Actualmente ya no está en funcionamiento pero un monumento a la entrada del mismo recuerda a los millones de judíos deportados por los nazis. Es obra de los artistas Mark y Will Lambert y os aconsejo que vayáis de día ya que en la oscuridad da un poco de yuyu!

antiguo-cementerio-judio-berlin

Si seguimos caminando por esta calle podemos ver algunos edificios que todavía conservan "heridas"  de los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial y las Stolpersteine (piedras del tropiezo) situadas en varios puntos del barrio, estas pequeñas placas doradas están ubicadas enfrente de viviendas de antiguas familias judías que fueron deportadas durante el Holocausto nazi, en ellas podemos conocer la persona que vivía en la casa y las fechas en las que nació, fue deportada y finalmente asesinada. Por lo que nos contaron, hay más de 3000 plaquitas en la ciudad y el número va aumentando ya que es un proyecto a nivel mundial que todavía sigue en marcha, actualmente hasta los alumnos de las universidades berlinesas son los encargados de estudiar y homenajear a estas personas anónimas que sufrieron en los diferentes campos de concentración.

piedras-stopelsteiner-berlin

La arteria principal del antiguo barrio judío es la Oranienburger Straße donde podemos ver la Nueva Sinagoga, un edificio construido a mediados del siglo XIX que podía albergar hasta 3000 fieles y que cuenta con una gran cúpula. Fue diseñado por el arquitecto Eduard Knoblauch y se convirtió en la principal sinagoga de la ciudad y en el templo judío más grande y lujoso de todo el país.

nueva-sinagoga-berlin

En el año 1938, la sinagoga fue incendiada por las tropas de asalto de la SA (Sturmabteilung), una organización militar nazi que llevó a cabo ataques contra judíos, sus propiedades y templos durante la conocida como la Noche de los Cristales Rotos, los días 9 y 10 de noviembre de ese mismo año. El templo también sufrió grandes daños tras los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial.

La sinagoga se restauró y reinauguró en el año 1995 y actualmente alberga el Centrum Judaicum, una exposición que muestra la historia del edificio y de la comunidad judía en Berlín. El precio de entrada a la misma es de 5€ y durante algunas épocas del año también es posible visitar la cúpula.

Para finalizar nuestro recorrido por el barrio de Scheunenviertel nos dirigimos hacia Rosethalen y Sophien Straßen, conocidas por sus pintorescos patios interiores (Hackesche Höfe). Estos espacios fueron construidos en el año 1906 como viviendas, talleres o fábricas y por lo general estaban frecuentados por obreros con pocos recursos, algunos hasta compartían cama y todo.

patio-schwarzberg-berlin-2

Tras la Segunda Guerra Mundial, alguno de ellos se restauraron y hoy en día albergan galerías de arte, pubs, restaurantes, cines y museos, entre los más destacados se pueden visitar el Endellscher Hof, un patio modernista diseñado por el arquitecto Ausgust Endell y donde se encuentra el Teatro Chamäleon, el Haus Schwarzberg, un espacio muy pintoresco lleno de grafitis y que alberga la exposición de Anne Frank y el Museo de Otto Weidt, este museo muestra la historia del antiguo taller de cepillos y escobas de este empresario alemán, quién empleó y ocultó a judíos sordos y ciegos para evitar su deportación a campos de concentración o el patio de Theaterhof que alberga el Teatro Hackesche.

patio-schwarzberg-berlinpatio-schwarzberg-1-berlin

Búnker de Hitler

El nuevo búnker de Hitler, conocido como Führerbunker, fue construido por el arquitecto Carl Piepenburg en los jardines de la nueva Cancillería, situada en el número 77 de Wilhelmstraße y que se utilizó como refugio antiaéreo para proteger al canciller y los altos mandos de su gobierno durante la Segunda Guerra Mundial.

El búnker se construyó a unos 15 metros de profundidad, contaba con dos plantas donde se distribuían las diferentes salas, habitaciones y la enfermería y disponía de un sistema de cierre hermético para posibles ataques químicos.

Adolf Hitler se trasladó allí el 16 de enero de 1945 acompañado de su secretario personal Martin Bormann, Eva Braun, Joseph Goebbels y familia, varios guardaespaldas, secretarias, miembros del servicio y su perra, cuando los bombardeos sobre Berlín se intensificaron. Tras enterarse que Berlín estaba a punto de caer a manos de los soviéticos, hizo llamar a un funcionario judicial para formalizar su matrimonio con Eva Braun y redactar sus últimas voluntades, dos días después, el 30 de abril de 1945, Hitler se suicidó por medio de un disparo en la cabeza junto con su reciente esposa, que murió al masticar una cápsula de cianuro. Sus cuerpos fueron "supuestamente" incinerados en los jardines de la Nueva cancillería, aunque nunca fueron encontrados y algunas fuentes apuntan a que el matrimonio huyó a alguna parte de Argentina.

bunker-hitler-berlin

Hoy en día, en el lugar que ocupó el búnker hay un parking y varios edificios residenciales, tras la guerra, los soviéticos ordenaron la demolición de las cancillerías y el búnker y en 1989 fue totalmente sellado. Actualmente, tan sólo un panel informativo con la historia del Führerbunker, situado en Gertrud Kolmar Straße, recuerda los hechos acaecidos en este lugar.

bunker-hitler-berlin-2

Bebelplatz

Esta plaza pública está situada en el lado sur de la Avenida Unter der Linden y entre los años 1941 y 1943 recibió el nombre de Opernplatz por su cercanía con el edificio de la ópera.

Bebelplatz es famosa por los hechos que tuvieron lugar la noche del 10 de mayo de 1933, cuando fue escenario de la quema de más de 20000 libros por los miembros de las tropas de asalto de la SA (Sturmabteilung) y las Juventudes Hitlerianas y por orden del Ministro de propaganda Nazi Joseph Goebbels. En la hoguera se quemaron obras de algunos autores censurados por los nazis como Freud o Karl Marx.

Hoy en día, enfrente de la Universidad Humboldt, en el centro de la plaza, se puede ver una baldosa de cristal a través de la que se aprecian unas estanterías vacías en homenaje a este triste acontecimiento histórico y justo al lado, una placa con una cita de Heinrich Heine de 1817 en la que se puede leer " Das war ein Vorspiel nur, dort wo man Bücher verbrennt, verbrennt man am Ende auch Menschen" que traducido al español sería algo como "Esto sólo fue un preludio, donde se queman libros, se acabará quemando también personas".

bebelplatz-berlin

En la plaza también se puede admirar el edificio de la ópera (actualmente en obras) y la Iglesia de Santa Eduvigis, construida por el Rey de Prusia Federico II el Grande en el siglo XVIII.

Checkpoint Charlie

El Checkpoint Charlie fue uno de los pasos fronterizos más famosos entre la RDA y la RFA de los siete que existían. Está situado en la Calle Friedrichstraße y lo que hoy en día podemos ver es una reconstrucción ya que el original fue demolido en el año 1990, después de la caída del Muro de Berlín.

checkpoint-charlie-berlin

Personalmente no me pareció nada interesante ya que me recordó a una atracción de feria, con una cola interminable para echarse una foto con hombres disfrazados de soldado (previo pago de 3€), numerosos coches pasando por la zona y varios guiris intentándose hacer fotos con la caseta de fondo.

checkpoint-charlie-berlin-2

Por lo visto, lo que sí es bastante interesante es el museo que se encuentra justo al lado, se llama Haus am Checkpoint Charlie Mauermuseum, la entrada cuesta 12,50€ + 5€ extra si quieres hacer fotos y en el interior puedes encontrar una exposición sobre el Muro, la vida a cada lado del mismo y los horrores que se vivieron durante la Guerra Fría, a nosotros no nos dio tiempo de entrar, queda pendiente para la próxima vez que vayamos a Berlín.

Estaciones de metro fantasma y Palacio de las Lágrimas

El metro de Berlín (U-bahn) fue fundado en el año 1902 y durante la Primera y Segunda Guerra Mundial sus instalaciones fueron gravemente dañadas y más tarde, reconstruidas. La etapa más oscura del mismo tuvo lugar tras la construcción del Muro de Berlín, la noche del 12 de agosto de 1961 todas las estaciones de Berlín del Este que conectaban con el oeste fueron clausuradas, tapiadas y cerradas ya que se consideraron rutas potenciales de escape, los trenes que siguieron cruzando la frontera, disminuían la velocidad pero en ningún caso paraban en el este.

Aproximadamente quince estaciones se convirtieron en apeaderos fantasmas, sus entradas fueron tapiadas, en las vías había barricadas de pinchos y soldados de la RDA custodiaban fuertemente cualquier posible intento de fuga hacia Berlín del Oeste.

Hoy en día, es posible ver una pequeña exposición sobre este acontecimiento histórico y las consecuencias que tuvo sobre la red de transportes en Berlín en la estación de  metro de Nordbahnhof (antigua Stettiner), allí se muestran fotografías, un mapa de donde se encontraban todas las estaciones fantasma y además, se puede ver el emplazamiento de los antiguos muros que tapiaban la estación entre los años 1961 y 1989.

estacion-fantasma-nordbanhof-berlin

Durante la época del Muro de Berlín tan sólo existía una estación que servía de intercambiador para las dos zonas y como estación terminal para las líneas procedentes del este, la Friedrichstraße que se convirtió en estación frontera entre las dos partes de Berlín.

Primero se instaló una verja entre los andenes del oeste y del este, más tarde fue sustituida por un muro y finalmente por una muralla de acero desde el suelo hasta el techo, en la estación también se construyó un pabellón conocido como el "Palacio de las Lágrimas" por las tristes despedidas que se vivían en este lugar, allí se gestionaban todos los trámites burocráticos y permisos para pasar de un lado al otro del muro y estaba fuertemente custodiado por miembros de la Stasi.

palacio-de-las-lagrimas-berlin

Actualmente es posible visitar este lugar, en el interior hay una exposición con fotografías, vídeos y objetos reales de la época como maletas, réplicas de los controles fronterizos, uniformes de los antiguos policías, restos de alambrada del Muro de Berlín y numerosos documentos. La entrada es gratuita.

palacio-de-las-lagrimas-berlin-2palacio-de-las-lagrimas-berlin-3

Isla de los Museos Berlín

La Isla de los Museos de Berlín está situada en el centro de la ciudad, a orillas del Río Spree y cerca de Alexanderplatz. Aquí se encuentran 5 de los museos más importantes de Berlín (Museo del Pérgamo, Altes Museum, Neues Museum, la Antigua Galería Nacional y el Museo Bode), actualmente es uno de los complejos museísticos más importantes del mundo y la zona está declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO por su gran valor artístico, arqueológico e histórico.

El Museo del Pérgamo es el más importante de Berlín, fue inaugurado en el año 1930 y su nombre se debe a la obra más impresionante que se encuentra en el interior, el altar de Zeus, construido en el año 170 a.C en la ciudad griega de Pérgamo. Además de este espectacular ejemplar, también se exponen otros muchos procedentes de Roma, Grecia, Mesopotamia y Oriente Próximo como una reconstrucción del antiguo mercado romano de Mileto, la Puerta de Istar de Babilonia o el Salón de Aleppo. La entrada cuesta 12€ y el museo abre todos los días de 10:00 a 18:00 horas (excepto jueves que abre hasta las 20:00 horas). Lamentablemente, en la actualidad se encuentra cerrado por renovación y no abre sus puertas hasta el año 2019, una pena!

El Altes Museum está situado en el Parque Lustgarten, junto a la Catedral de Berlín, en un antiguo edificio de estilo neoclásico diseñado por el arquitecto alemán Karl Friedrich Schinkel. El museo alberga una amplia colección arqueológica procedente en su mayoría de Grecia y Roma, entre las obras más destacadas se encuentra un retrato de Julio César y Cleopatra, la estatua de la "Diosa de Berlín" y numerosas vasijas, cascos y estatuas de guerreros griegos y romanos. La entrada cuesta 10€ y el museo abre de martes a domingo desde las 10:00 hasta las 18:00 horas (excepto jueves que abre hasta las 20:00 horas).

altes-museum

El Neues Museum se encuentra justo al lado del Altes Museum, en la parte norte. Fue construído entre 1843 y 1845 por el arquitecto Friedrich August Stüler como una ampliación del viejo museo, para albergar las obras que no podían ser expuestas allí. Durante la Segunda Guerra Mundial fue gravemente dañado, hasta tal punto que tan sólo quedaron en pie algunas paredes, estuvo cerrado durante 70 años y se reabrió en el año 2009. El Neues Museum alberga piezas procedentes principalmente de Egipto, entre ellas se encuentra el busto de la famosa reina Nefertiti y su esposo Akenatón y más de 2500 objetos que incluyen papiros, momias y piezas procedentes de tumbas, además, en el interior también podemos encontrar una exposición sobre la Prehistoria y la Historia antigua. La entrada cuesta 12€ y el museo abre todos los días de 10:00 a 18:00 horas (excepto jueves que abre hasta las 20:00 horas).

La Antigua Galería Nacional está situada en un impresionante edificio de estilo neoclásico diseñado por el arquitecto Friedrich August Stüler. La galería fue fundada en el año 1861 tras la donación por parte de un rico banquero de más de 250 pinturas, el interior alberga importantes obras de arte del romanticismo y el clasicismo e incluye piezas de Claude Monet, Max Libermann, Adolph von Menzel o Karl Friedrich Schinkel. La entrada cuesta 10€ y el museo abre de martes a domingo de 10:00 a 18:00 horas (excepto jueves que abre hasta las 20:00 horas).

El Museo Bode se encuentra situado en un espectacular edificio del año 1904 y aunque en un primer momento el museo recibió el nombre de Kaiser Friedrich Museum (en honor al emperador Federico III), en 1957 se cambió por el de Bode, nombre del su primer director Wilhelm von Bode. El lugar sufrió graves daños durante la Segunda Guerra Mundial y actualmente alberga una amplia colección de esculturas, monedas y arte bizantino. La entrada cuesta 12€ y el museo abre de martes a domingo de 10:00 a 18:00 horas (excepto jueves que abre hasta las 20:00 horas).

Aparte de estos museos, Berlín cuenta con otros muchos más de diferentes temáticas que aunque están repartidos por la ciudad son igual de interesantes, algunos son el Museo de la DDR, el Museo del Trabant, el Museo de Arte asiático o el Museo de Cultura europea, hay para todos los gustos!

Mercadillos navideños Berlín

Berlín cuenta con más de 50 mercadillos navideños repartidos por los diferentes barrios de la ciudad. En ellos se pueden encontrar regalos para toda la familia, atracciones para los más pequeños, artesanía, gastronomía típica del país y el tradicional Glühwein, un vino caliente especiado típico de esta época del año.

mercadillos-navidenyos-berlinmercadillos-navidenyos-berlin

No nos dio tiempo de visitar todos pero sí que disfrutamos los de Alexanderplatz, Gendarmenmarkt, Postdamer Platz y el que está situado frente al Ayuntamiento Rojo, el que más disfrutamos y más nos gustó, cuenta con una gran noria, una pista de hielo alrededor de una fuente y numerosas casetas donde pasar la tarde y disfrutar con amigos.

Monumento a los judíos

Este monumento está situado a escasos metros de la Puerta de Brandeburgo y está dedicado a todas las víctimas judías asesinadas durante el Holocausto nazi.

La construcción ocupa cerca de 19000 metros cuadrados y fue inaugurada el 10 de mayo de 2005 con motivo del 60 aniversario del Día de la Victoria en Europa, el monumento consta de 2711 bloques de hormigón de diferentes alturas y fue diseñado por el arquitecto estadounidense Peter Eisenman que quería representar la ansiedad y terror que vivieron todas estas personas durante el Holocausto.

monumento-a-los-judios-berlin

El monumento no está libre de polémica ya que su construcción fue paralizada en el año 2003 por la contratación de la empresa Degussa para recubrir las estelas con material anti grafiti, una filial esta compañía,  fue la encargada de producir el gas Ziklon B que se utilizaba en los campos de concentración para exterminar a gente en las cámaras de gas, finalmente, tras varios debates, el monumento siguió su curso aunque fue duramente criticado por la comunidad judía que a día de hoy, sigue pensando lo mismo y no reconoce el lugar cómo un sitio de culto.

En uno de los laterales del mismo está situado el Centro de Información que alberga cuatro salas con exposiciones sobre la historia del Holocausto nazi, testimonios de diferentes familias y numerosos objetos como cartas, noticias, fotografías y los nombres de todos los judíos asesinados con su fecha de nacimiento y muerte que se van proyectando en las paredes.

monumento-a-los-judios-berlin-2

La entrada al Centro de información es gratuita aunque es interesante contratar una audio guía que cuesta 4€ o sumarse a alguna visita guiada que se realiza algunos días en inglés o alemán y dura aproximadamente una hora y media. La sala de exposiciones está abierta de martes a domingo desde las 10:00 hasta las 19:00 horas de octubre a marzo y de 10:00 a 20:00 horas de abril a septiembre.

Muro de Berlín y East Side Gallery

Después de la Segunda Guerra Mundial y en una conferencia celebrada en la localidad alemana de Postdam, se decidió dividir Berlín en cuatro sectores, administrados por Estados Unidos, Francia, Reino Unido y la ex URSS, años más tarde y debido a las malas relaciones entre todos ellos surgieron dos bandos bien diferenciados, por una parte los tres sectores occidentales (estadounidense, inglés y francés) pasaron a llamarse República Federal de Alemania (RFA) y el sector oriental, formado por los soviéticos, República Democrática de Alemania (RDA).

La floreciente economía de Berlín occidental propició la fuga masiva de jóvenes de la RDA, más de 3 millones de personas emigraron desde el sector soviético al sector aliado. Para parar esta fuga masiva, la República Democrática de Alemania decidió levantar un muro la noche del 13 de agosto de 1961, para ello, la policía y el ejército soviético tomaron las calles y obligaron a más de 50000 operarios a construir en una sola noche un muro provisional de ladrillo y alambre de 45  kilómetros que dividió Berlín en dos y otro de 115 kilómetros que rodeaba toda la zona aliada.

muro-de-berlinmauerpark-berlin

Con los años, este rudimentario muro se convirtió en uno de los lugares más sanguinarios de Alemania, se levantaron varias paredes de hormigón armado de 3,6 metros, se instalaron verjas provistas de alarma, se construyeron las conocidas como "franjas de la muerte", más de 300 torres de vigilancia y trincheras para evitar la circulación de vehículos y numerosos policías acompañados por perros vigilaban cualquier intento de salto del muro.

El Muro de Berlín dividió la ciudad, a familias y amigos durante 28 largos años, desde el 13 de agosto de 1961 hasta el 9 de noviembre de 1989, fecha en la que cayó gracias a la presión popular y las numerosas manifestaciones que se sucedieron en Berlín Oriental.

mauerpark-berlin-2

Uno de los mejores lugares para recordar y conocer parte de la historia del muro es Mauerpark, un parque situado en la Bernauer Straße, una calle que se encontraba  justo en la frontera entre las dos zonas de Berlín.

En este espacio verde podemos encontrar una exposición al aire libre donde se puede conocer todas las fases de construcción y evolución del muro a través de paneles, nos podemos hacer una idea de cómo era la zona en diferentes años por varias fotografías que hay pintadas en los edificios cercanos e incluso podemos tocar parte del muro original.

mauerpark-berlin-5

El parque también alberga los restos de la antigua Iglesia de la Reconciliación que fue construida en el año 1894, tras la separación, el templo quedó en la zona conocida como "franja de la muerte" a la que tan sólo tenían acceso los policías de la RDA por lo que con el tiempo, quedó abandonada y sólo se utilizó su torre como punto de vigilancia por los guardias soviéticos,  en el año 1985 se decidió su demolición para "preservar la seguridad y el orden en la frontera" según el gobierno de la República Democrática de Alemania. Hoy en día se ha construido una pequeña capilla sobre los antiguos cimientos de la iglesia y en su interior todavía se puede ver el altar del primitivo templo que por suerte se conservó a buen recaudo.

iglesia-de-la-reconciliacion-berlin

Si seguimos caminando encontraremos los restos de un antiguo edificio que servía como frontera entre las dos zonas de Berlín, durante la época de separación, la gente utilizaba estas construcciones para pasar de un lado a otro hasta que los soldados de la RDA tapiaron puertas y ventanas de las plantas bajas de los mismos, aún así, la gente se las ingeniaba y saltaba desde los pisos más altos de los edificios y siempre había alguien en la zona oeste para cogerles, finalmente, el gobierno soviético acabó por derruirlos. En este lugar se puede ver una colección de fotografías con momentos vividos durante la existencia del muro de Berlín como una pareja recién casada que habla con sus familiares por la ventana de un edificio, cada uno de ellos estaba en un país diferente.

mauerpark-berlin-4

Para terminar la visita a esta zona, es indispensable visitar el Memorial y Centro de documentación del Muro de Berlín que cuenta con una exposición de imágenes y vídeos sobre la vida durante la separación de la ciudad. La entrada es gratuita y se puede acceder de martes a domingo de 10:00 a 18:00 horas. En el centro de visitantes se puede subir hasta un mirador desde donde se divisa una antigua torre de vigilancia y las instalaciones fronterizas tal y como funcionaban, con la zona de la franja de la muerte que contaba con carretera para paso de vehículos, alambrada, luces y un lugar muy bien rastrillado donde se podían ver las huellas en caso de que alguien quisiera huir.

mauerpark-berlin-3

El tramo más grande del muro que todavía sigue en pie se encuentra en la zona conocida como East Side Gallery, un auténtico museo al aire libre. En este lugar se conservan 1,3 kilómetros de muro que actualmente está decorado con más de 100 grafitis realizados por diferentes artistas de todo el mundo, los más famosos son el beso entre Erich Honecker y Leonid Brezhnev, el coche Trabant (utilizado en la RDA) atravesando el muro o el grafiti gigante con la palabra Berlín.

east-side-gallery-berlineast-side-gallery-berlin-2east-side-gallery-berlin-3

Nikolaiviertel

Nikolaiviertel es uno de los barrios residenciales más antiguos de Berlín. Está situado junto a Alexanderplatz y a orillas del Río Spree y su construcción empezó en el siglo XIII. Durante la Edad Media, el barrio se encontraba en un lugar clave de la ruta comercial conocida como Mühlendamm que atravesaba todo el Río Spree, por lo que a la zona se mudaron numerosos artesanos y comerciantes que crearon fondas, tabernas y pequeños talleres de artesanía.

Durante la Segunda Guerra Mundial, Nikolaiviertel quedó prácticamente destruido debido a las bombas, y durante mucho tiempo, permaneció lleno de escombros. En el año 1981, coincidiendo con el 750 aniversario de la ciudad, se reconstruyó totalmente de la manera más parecida posible al original,  bajo el mando del arquitecto Günter Stahn.

La zona alberga algunos lugares imprescindibles como la Iglesia de San Nicolás, la más antigua de Berlín (del año 1230),  el Ephraimpalais, un palacio del siglo XVIII que alberga una galería de arte o la Knoblauchhaus, una antigua casa de estilo neoclásico del siglo XVIII que hoy en día se puede visitar.

nikolaiviertel-berlin

En la actualidad, Nikolaiviertel es uno de los barrios con más encanto de Berlín, cuenta con numerosas cervecerías, restaurantes y tiendas tan curiosas como una de osos de peluche o de Navidad y es muy recomendable pasear por sus callejuelas adoquinadas flanqueadas por casas de colores.

Postdamer Platz

Esta plaza es una de las más importantes y transitadas de la ciudad y es una de  las visitas imprescindibles en Berlín. Durante la Segunda Guerra mundial quedó totalmente arrasada y tan sólo un edificio sobrevivió a los bombardeos, el situado en el número 5 de Alte Postdamer Straße que quedó en pie gracias a su estructura de acero.

Postamer Platz también tuvo un papel importante durante la época de separación de Berlín ya que el muro atravesaba el centro de la plaza, hoy en día se puede ver el lugar donde estaba situado (está señalado con unas marcas en el suelo) y algunos fragmentos del mismo.

postdamerplatz-berlin

En este lugar también encontramos el Sony Center que cuenta con una gran cúpula de cristal que cambia de color, la Torre Kollhof desde donde se puede ver una bonita panorámica de la ciudad o el primer semáforo de Europa que funcionaba de forma manual.

Prisión secreta de la Stasi

La prisión secreta de la Stasi o Hohenschönhausen está situada en un tranquilo barrio al este de Berlín y estuvo en funcionamiento desde el año 1951 hasta 1989.

prision-secreta-stasi-berlin

En la antigüedad el lugar que ocupa hoy la prisión era propiedad de la Fábrica de Maquinaria Pesada Heike que estuvo en estos terrenos hasta el año 1938, más tarde, en mayo de 1945, la NKVD soviética instaló un campamento especial destinado a prisioneros políticos, más de 20000 personas pasaron por este lugar y muchos de ellos murieron en condiciones lamentables debido al frío, las enfermedades, las torturas o la desnutrición.

En el año 1951, el Ministerio para la Seguridad del Estado soviético tomó posesión de la prisión de Hohenschönhausen (que no aparecía en ningún mapa) y empezaron a llegar hasta allí presos que no estaban de acuerdo con las ideas políticas de la RDA o gente que había intentado huir hacia el lado oeste de Berlín.

prision-secreta-stasi-berlin-2

El ticket de entrada cuesta 6€ e incluye la exposición con audio guía que alberga numerosos testimonios, objetos y fotografías de la prisión y una visita guiada a las instalaciones de Hohenschönhausen, es importante consultar los horarios ya que el recorrido solo se hace en inglés, alemán o ruso a horas concretas.

Durante el recorrido se puede conocer cómo capturaban a los prisioneros, utilizaban unas furgonetas (hay una expuesta en la prisión) que camuflaban como si fueran vehículos de reparto de frutas, carnes o bollería y antes de llevar a los presos hasta allí circulaban alrededor de dos horas por la ciudad para que no tuvieran constancia de la distancia recorrida.

Había varias clases de celdas y ninguna de ellas era muy acogedora, una zona era conocida como "el submarino" por la falta de ventanas y de luz, a los presos no les estaba permitido hablar con nadie, dormir y tenían una luz que estaba las 24 horas del día encendida, también, eran sometidos a largos interrogatorios donde se les torturaba psicológicamente engañándoles con el estado de salud de sus familiares, obligándoles a estar sentados durante horas sin saber de qué se les acusaban o con gritos e insultos.

prision-secreta-stasi-berlin-3

Sin lugar a duda, una de las visitas más interesantes de Berlín.

Puerta de Brandeburgo

La puerta de Brandeburgo era uno de los antiguos accesos a la ciudad, fue construida en el siglo XVIII por el arquitecto Carl Gotthard Langhans y hoy en día es uno de los lugares más visitados de Berlín. Destaca su arquitectura de estilo griego y la cuadriga situada en lo alto de la misma que representa a la Diosa Victoria junto con cuatro caballos.

puerta-bradeburger-berlinpuerta-bradeburgo-berlin

Con el paso del tiempo ha sido testigo de numerosos acontecimientos históricos como la llegada triunfal de Napoleón a Berlín que tomó como souvenir la "Quadriga" y se la llevó a París, la construcción del Muro, dejando a la puerta situada en "tierra de nadie" y sin acceso, la Segunda Guerra Mundial o el Aniversario de la Reunificación de Alemania.

Reichtag

Este impresionante edificio de estilo neorrenacentista fue construido a finales del siglo XIX y actualmente es la sede del Parlamento alemán.

reichtag-berlin

Sin lugar a duda, el elemento más espectacular del Reichtag es su cúpula de cristal, diseñada por el arquitecto Norman Foster y desde donde se puede ver el salón de plenos del parlamento. La visita a la cúpula es gratuita e incluye una audio guía que te explica la historia del edificio, las vistas de los lugares más emblemáticos de Berlín y el funcionamiento del gobierno del país, eso sí, para visitarla hay que registrarse previamente en la web del German Bundestag.

cupula-reichtag-berlincupula-reichtag-berlin-2

Otra opción para poder subir hasta la cúpula es comer o cenar en el Restaurante Kaefer Dachgarten, situado en la terraza del Reichtag, hay que reservar mesa a través de su email y mejor que llevéis la cartera llena porque la media de precio de cada plato ronda los 30€, eso sí, está todo buenísimo y es una experiencia muy recomendable.

restaurante-dachgarten-berlin

Ruta III Reich en Berlín

Esta ruta incluye alguno de los lugares más importantes del nazismo que tuvo lugar entre los años 1932 y 1945, fecha del fin de la Segunda Guerra Mundial. Estos son los sitios más destacados:

Búnker de Hitler: Situado en el número 77 de Wilhelmstraße, en los jardines de la Nueva Cancillería. Aquí fue donde el 30 de abril de 1945 Hitler se suicido junto a su recién estrenada esposa Eva Braun. Hoy en día no queda nada de este lugar y en el sitio que ocupó el búnker se construyó un parking, un panel situado en la esquina de Gertrud Kolmar Straße muestra cómo era la distribución del refugio y la historia del lugar.

bunker-hitler-berlin-3

Estación de Grunewald: Desde el andén 17 de esta estación partió por primera vez el 18 de octubre de 1941 un tren con 1250 judíos con destino a los campos de exterminio nazis de Auschwitz y Theresienstadt. Estos trenes, conocidos como "trenes de la muerte"  funcionaron hasta 1945, en ellos viajaban miles de personas en vagones destinados para ganado, sin ventilación ni ventanas y hacinados en pequeños espacios, muchos de ellos no llegaban a su destino ya que morían de asfixia o aplastamiento. Hoy en día, en el andén 17,  se pueden leer los nombres gravados de las personas deportadas durante el Holocausto nazi.

Calle Wilhelmstraße: En esta calle estaban ubicados la mayoría de los edificios gubernamentales nazis como la vieja cancillería de Hitler,  en el número 77, la nueva cancillería se construyó justo en la esquina de la Calle Vossstraße donde hoy podemos ver un restaurante chino. En el número 8 y 9 estaba situado el Ministerio de Propaganda de Goebbels, en el 72 el de Agricultura, en el 73 la Oficina de Asuntos Exteriores y en el número 81-85 el único edificio que ha sobrevivido hasta nuestros días, el Ministerio de Aviación nazi aunque hoy en día, en este lugar se encuentra el Ministerio de Hacienda.

antiguo-ministerio-aviacion-nazi1-berlin

Humboldthain Park: Este parque está situado en el distrito de Gesundbrunnen y en sus terrenos encontramos un búnker y dos antiguas torres antiaéreas que se construyeron durante de la Segunda Guerra Mundial para proteger a la ciudad de los bombardeos. Además de las dos de este parque, Hitler ordenó edificar otras cuatro más, dos en el Tiergarten y otras dos más en Friedrichshain, la mayoría fueron destruidas y actualmente se encuentran bajo tierra formando enormes colinas. Hoy en día se puede visitar una parte de las torres de Humboldthain Park, el recorrido "Montaña de escombros"  lo organiza la asociación Unterwelten de Berlín, situada en el número 105 de Brunnenstraße y el precio de la visita guiada es de 11€.

humboldthain-park-berlin

Lustgarten: Este apacible parque está situado en la Isla de los Museos, al lado de la Catedral de Berlín y el Altes Museum y durante el régimen nazi era utilizado como lugar para grandes desfiles y los mítines masivos que realizaba Hitler.

Mythos Germania: Esta exposición está situada en la estación de metro Gesundbrunnen y muestra el espectacular plan urbanístico que tenía pensado Hitler para la ciudad de Berlín junto con el arquitecto nazi Albert Speer como grandes avenidas subterráneas, monumentales edificios, teatros, etc..., uno de los lugares que sí llegó a construir fue el Olympiastadion (1936) que todavía conserva su palco presidencial (Führerloge) y tenía unas medidas descomunales. La entrada a la exposición cuesta 6€ y abre de abril a octubre de jueves a domingo de 11:00 a 18:00 horas y de noviembre a marzo los sábados y domingos de 11:00 a 16:00 horas.

Nueva Guardia: Este edificio de estilo neoclásico está situado en el número 4 de la Avenida Unter den Linden y se construyó en el año 1918 para conmemorar la liberación de Berlín y la derrota del ejército de Napoleón. A lo largo de la historia ha cumplido diferentes funciones conmemorativas, en 1931 para las víctimas de la Primera Guerra Mundial, en 1969 a las del fascismo alemán y actualmente conmemora a todas las víctimas del mundo, ya sean de guerra, terrorismo o cualquier otro tipo de injusticia. En el interior podemos ver la escultura de una mujer que sostiene a su hijo muerto y representa todo el sufrimiento del pueblo.

nueva-guardia-berlin-2nueva-guardia-berlin

Reichtag: Este edificio es la sede del Parlamento de Alemania pero durante el régimen Nazi fue uno de los emblemas y sede del partido de Hitler. La noche del 27 al 28 de febrero de 1933, el edificio fue incendiado intencionadamente y el Führer aprovechó este acontecimiento para derogar la República de Weimar y ascender al poder.

Tiergarten: Este parque es uno de los emblemas de la caída del imperio nazi y famoso además ya que en el número 4 de Tiergartenstraße se encontraban los cuarteles generales del programa Aktion T4, un proyecto creado por el régimen nazi para eliminar a centenares de personas con alguna "tara", según sus criterios, como enfermedades infeccionas o terminales, malformaciones hereditarias o simplemente personas que fueran improductivas.

Topografía del Terror: Esta exposición está situada en lo que fue la antigua sede de la Gestapo y las SS nazis (1933) en el número 8 de Niederkirchnerstraße, todo el que no estaba de acuerdo con la ideología de Hitler, terminaba en los calabozos de este lugar y era sometido a torturas y largos interrogatorios. Actualmente el antiguo edificio ya no existe y en su lugar se construyó en el año 2010 uno nuevo que alberga una muestra de fotografías y textos (en alemán e inglés) que relatan la época oscura del régimen nazi. La entrada es gratuita y se puede visitar todos los días de 10 a 20 horas.

topografia-del-terror-berlin

Torre televisión Berlín

Esta torre de 368 metros de altura fue construida en el año 1969 por la República Democrática de Alemania como símbolo de poder del régimen comunista.

Actualmente es posible subir hasta una plataforma de observación situada a 203 metros de altura desde donde se divisa buena parte de Berlín, el precio para subir es de 13€ y el horario desde las 9:00 hasta las 24:00 horas.

torre-television-berlin

Unterwelten Berlín

La asociación de Berlín Unterwelten dispone de varios tours por el subsuelo y diferentes puntos de la ciudad como torres antiaéreas o antiguos refugios y búnkeres de la Segunda Guerra Mundial, sus oficinas centrales se encuentran en el número 105 de Brunnenstraße y el precio medio de los recorridos ronda los 12€, es una de las visitas más interesantes de Berlín y de las que más me gustaron.

unterwelten-berlin-2

Lamentablemente no se pueden hacer fotos en el interior por lo que poco os puedo mostrar fotográficamente hablando.  Nosotros escogimos el Tour número 1 "Mundos en Tinieblas" que nos llevó a conocer un antiguo búnker de la Segunda Guerra Mundial situado bajo los andenes de la estación Gesundbrunnen.

unterwelten-berlin

A través de las distintas salas pudimos ver cómo se las ingeniaban en caso de bombardeo, cuanta gente cabía en el búnker, qué hacían los guardias cuando se acababa el oxígeno del interior y diferentes reconstrucciones de la enfermería, la sala de guardia, las habitaciones, los baños, etc... Además, nos explicaron qué artículos indispensables tenía que tener todo el mundo en su vivienda (luces con esmalte, máscaras anti-gas...), las publicaciones de la época y qué hacían en caso de que no se cumplieran las normas básicas, una inmersión muy interesante en la historia de la Segunda Guerra Mundial.

Según nos explicaron, todo el mobiliario que hay en la actualidad no es original ya que desapareció en los diferentes saqueos.

Esto fue básicamente lo que pudimos hacer en tres días en Berlín, se nos quedaron varias cosas en el tintero por lo que espero volver pronto ya que la ciudad es una pasada y en una sola visita no se puede conocer todas las joyas que guarda. Espero que os sirva toda esta recopilación de cosas para ver o hacer en Berlín para preparar vuestra visita. ¿Se os ocurre algo más? Lo tendré en cuenta para nuestro próximo viaje a la capital alemana.

Para más información os aconsejo visitar la página de la Oficina de Turismo de Berlín donde encontraréis mucho material sobre la ciudad y los alrededores y para los traslados, os recomiendo comprar la Berlín Welcome Card, una tarjeta que te permite viajar gratis en todos los medios de transporte de la ciudad y te sirve para conseguir descuentos en museos, atracciones, restaurantes y tiendas, creo que es imprescindible para ahorrar dinero!

*Gracias a la Oficina de Turismo de Berlín que nos facilitó dos Welcome Card para poder descubrir la ciudad.

Déjanos tus Comentarios

Close
0 Compartir
Compartir
Twittear
Pin
Compartir