Rupit: Qué ver y hacer en el pueblo medieval más bonito de Barcelona

Rupit: Qué ver y hacer en el pueblo medieval más bonito de Barcelona

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio de 5,00)

Cargando…

En una de nuestras últimas visitas a la zona de La Garrotxa nos acercamos a visitar Rupit y Pruit, un pequeño núcleo medieval considerado como uno de los pueblos más bonitos de nuestro país, está situado al este de la Sierra de Cabrera en la Comarca de Osona y llegar hasta allí ya es toda una aventura ya que la carretera es bastante estrecha, tiene muchas curvas y cuenta con un paisaje que quita el aliento.

Sus pequeñas calles empedradas están situadas sobre un risco y están rodeadas por una muralla natural formada por las paredes de la Riera de Rupit, lo mejor es pasear e ir descubriendo la pequeña localidad que cuenta con casas de piedra que datan de entre los siglos XVI y XVIII, algunas todavía conservan antiguos escudos, y que hoy en día muchas de ellas se han transformado en pequeños hoteles rurales, tiendas de artesanía y productos típicos, panaderías o restaurantes donde poder degustar la gastronomía típica de la zona.

Vista panorámica de Rupit

Historia de Rupit

Según cuenta una leyenda local esta antigua villa medieval surgió cuando "Adán cagaba arrupit (acurrucado)" pero una teoría más realista dice que el nombre del pueblo deriva del latín  "Rupes" que significa roca y no es nada extraño ya que está asentado sobre una gran mole de piedra.  

Aunque Rupit ha estado habitado desde la Prehistoria sus orígenes se remontan al 968, es en este año cuando aparecen documentados por primera vez su castillo y la Iglesia de San Juan de Fábregas, no fue hasta el siglo XII cuando surgió el pueblo con el traslado de numerosas familias nobles que se fueron asentando alrededor de la fortaleza, siglos más tarde, la villa vivió su época de máximo esplendor en gran parte gracias al trabajo de artesanos y comerciantes locales que dejaron su huella en numerosos edificios y viviendas de esta pequeña localidad.

Qué ver y hacer en Rupit

La mayor parte de los puntos de interés, hoteles, tiendas y restaurantes de Rupit están distribuidos en sus tres calles principales que son: Barbacana, Bac de l'Era y Fossar aunque los alrededores del pueblo también guardan algunos tesoros que merecen una visita y son perfectos para pasar un día en plena naturaleza, esto es lo que no os podéis perder si visitáis este pequeño pueblo medieval de la provincia de Barcelona:

Puente colgante 

Lo primero que tendréis que hacer en cuanto lleguéis hasta Rupit es cruzar la riera, para ello la forma más divertida de hacerlo es a través de su puente colgante, una pasarela que une las dos zonas de la localidad y que fue construida en el año 1945 por los vecinos Francesc y Pere Rovira, Santi Vila y Joaquim Marsa para salvar el arroyo. 

El puente es bastante estrecho y se tambalea bastante por lo que no está permitido pasar más de 10 personas a la vez, la verdad es que las vistas son muy bonitas pero sacar una foto desde allí es casi misión imposible por el balanceo, si yo hubiera puesto la norma de entrada en el mismo seguramente no permitiría más de una persona a la vez, hay gente que es un poco kamikaze y se piensa que está en el Dragon Khan, jejeje. 

Puente colgante de Rupit

Casas típicas Rupit

Una vez crucemos el puente llegamos a la Calle Barbacana, la arteria principal del pueblo y donde podemos ver numerosas casas de piedra, la mayoría fueron construidas entre los siglos XVI y XVII, muchas tienen el típico balcón de madera o todavía conservan los blasones de antiguas familias que vivieron en ellas.

No hay que perderse la Casa del Herrero de 1711 y en la que todavía se distingue un yunque y un martillo esculpidos en el dintel, la Casa del Boticario, una de las más ricas de Rupit y donde se puede leer en la parte superior de la puerta una inscripción en latín que dice "Altissimus creavit de terra medicamenta, et virprudens non abhorrebit illa", algo así como "Dios puso en la tierra medicinas y el hombre prudente no las desprecia" o la Notaría Soler de 1608 que todavía conserva el escudo de la familia que la habitó durante más de 500 años.

Casas típicas de Rupit

Casas típicas de Rupit

Iglesia de San Miquel

Justo al lado de la Plaza Mayor encontramos la Iglesia de San Miquel, un edificio del siglo XIII de estilo barroco con elementos neoclásicos y que fue dedicado a San Miguel Arcángel, en los dos siglos posteriores se realizaron varias ampliaciones en el templo para poder atender a la creciente población que había en Rupit.

Iglesia de San Miquel de Rupit

El campanario no era un elemento original y fue añadido entre los años 1786 y 1869, del templo destaca el retablo mayor de 1633 dedicado a San Esteban, es de estilo barroco y fue diseñado por Brunet, para poder verlo han instalado una cristalera en la entrada ya que no se puede acceder al interior, supongo que cuando haya misa sí abrirán la iglesia.

Iglesia de San Miquel de Rupit

Plaza Mayor Rupit

Uno de los lugares más animados del pueblo es su plaza mayor que alberga alguno de los edificios más importantes de Rupit como el ayuntamiento o la escuela, no hay que perderse la ventana de estilo gótico del Restaurante Can Sallent, situada en el número 3, el mirador desde donde se puede ver la Ermita de Santa Magdalena o la casa que está ubicada justo al lado de la Iglesia de San Miquel que tiene los típicos balcones de madera tan característicos de esta antigua villa medieval.

Plaza Mayor de Rupit

Plaza Mayor de Rupit

Calle Fossar

Bajo mi punto de vista esta es la calle más bonita y pintoresca de Rupit, recibe este nombre por un antiguo cementerio del siglo XVIII que estaba situado en esta zona, más concretamente en la parte trasera de la iglesia y en ella se puede admirar un gran número de antiguas casas de piedra que todavía conservan algún detalle característico de la época medieval como Can Betes, situada en el número 11 o Can Banús en el número 23 con una bonita escalera. 

La calle está bastante empinada y llena de escalones pero merece la pena hacer un poco de esfuerzo y subir hasta lo más alto, la Plaza dels Cavallers.

Calle Fossar

Castillo de Rupit

Continuamos nuestra ruta por el pueblo acercándonos a ver el ruinoso Castillo de Rupit, situado en lo alto de un peñasco y construido en el siglo XI por la Casa Cardona. Hoy en día solo queda en pie parte de una torre defensiva y un trozo de muralla pero lamentablemente no se puede visitar así que os tendréis que conformar con verlo desde la Calle del Fossar o la Plaza dels Cavallers.

Castillo de Rupit

Castillo de Rupit

Paseo por la Riera de Rupit

Nuestro siguiente destino fue la Riera de Rupit, para ello nos dirigimos nuevamente al puente colgante y bajamos por unas escaleras de piedra que hay en uno de los laterales, desde allí sale un pequeño sendero que va bordeando las paredes de roca del barranco a orillas del arroyo, atraviesa un bosque y antiguos molinos.

Paseo por la Riera de Rupit

Paseo por la Riera de Rupit

Se tarda en llegar unos 20 minutos hasta el Puente medieval de Can Badaire que en la antigüedad servía de paso entre Rupit y Susqueda, fue reconstruido en 1983. Una vez que cruzas el puente el camino comienza a subir nuevamente y os garantizo que las vistas desde allí son impresionantes, una de las mejores postales de Rupit.

Puente medieval de Can Badaire

Ermita de Santa Magdalena

Una de las excursiones más asequibles desde el pueblo es la Ermita de Santa Magdalena, situada sobre una roca y rodeada en gran parte por la Riera de Rupit. Este templo data del siglo XVII y su interior suele estar cerrado pero las vistas bien merecen la caminata, se tarda aproximadamente unos 45 minutos en llegar.

Ermita de Santa Magdalena en Rupit

Salt de Sallent e Iglesia San Joan de Fabregues

Si os va más la marcha siempre podéis llegaros hasta el Salt de Sallent que está a unos 6 kilómetros de Rupit. Este salto de agua es uno de los más altos de Cataluña con aproximadamente 100 metros de caída vertical y ofrece unas vistas espectaculares de los parajes que lo rodean.

A pocos metros del Salt de Sallent se encuentra la Iglesia de San Joan de Fábregues, una de las más antiguas de Rupit y que aparece documentada desde año 968, el edificio se encuentra a 810 metros de altura y es de estilo barroco, a lo largo de la historia ha sufrido varios deterioros por lo que en 1978 fue restaurada por la Diputación de Barcelona.

Para llegar hasta estos dos lugares se puede hacer caminando, el recorrido dura aproximadamente dos horas por un sendero que discurre a orillas de la riera o en coche, hay unos diez minutos hasta una especie de aparcamiento y unos 10 minutos más caminando hasta el salto y la iglesia.

Vista panorámica de Rupit

Vista panorámica de Rupit

Visitas guiadas a Rupit

Si queréis conocer mejor Rupit, su historia y los edificios y casas del pueblo, existe la posibilidad de realizar una visita guiada de una hora con la Oficina de Turismo, para ello es necesario la reserva previa en el email: turisme@rupitpruit.cat o a través de los teléfonos 93 852 20 03 o 93 852 29 22, el recorrido sale de la oficina de turismo, situada en el número 1 de la Calle Sant Joan de Fabregues, cruza el puente colgante, pasa por las Calles Manyà, de la Iglesia, Palau, Fossar, Coll del Castell, Bac de l'Era, la Plaza Mayor y Cavallers y visita la Iglesia de Sant Miquel.

El precio es de 60 € para un grupo de 1 a 20 personas y de 3 € por persona si hay más de 20 visitantes, los menores de 10 años no pagan nada.

Callejeando por Rupit

¿Dónde aparcar en Rupit?

El paso de vehículos por el casco antiguo está prohibido por lo que tendréis que dejar el coche en un aparcamiento que hay en la entrada del pueblo, el precio por día es de 3€, eso sí, depende a la hora que lleguéis a Rupit seguramente esté lleno, nosotros tuvimos que seguir la carretera y aparcar en el arcén porque no quedaba ni un hueco libre.

¿Dónde comer en Rupit?

La gastronomía de Rupit es de primera y entre sus platos podemos encontrar los típicos embutidos de la zona de Osona, que están de muerte, estofados, caldos y productos de la tierra, nosotros estuvimos comiendo en Fonda Marsal, un restaurante situado en el número 3 de la Calle Manyà que cuenta con vistas a la Riera de Rupit, la comida estaba rica pero la verdad es que estuvimos comiendo más de 3 horas porque había muchísima gente y el servicio no es que fuera el más rápido del mundo, eso sí, los camareros eran muy amables.

Gastronomía típica de Rupit

Está claro que Rupit es una muy buena opción para pasar un fin de semana romántico, de aventura, gastronómico o de contacto con la naturaleza, hay numerosos senderos que recorren toda la zona de Collsacabra y os aseguro que no os defraudará. ¿Conocéis esta zona? ¿Habéis hecho alguna excursión por allí?

Déjanos tus Comentarios

Close
0 Compartir
Compartir
Twittear
Pin
Compartir