Ruta 66 de Flagstaff a Oatman: Qué ver y hacer

Ruta 66 de Flagstaff a Oatman: Qué ver y hacer

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, promedio de 5,00)

Cargando…

La Ruta 66, Mother Road (Carretera Madre) o The Main Street of America (Calle principal de América) como se le conoce popularmente es una de las rutas más famosas del mundo que se estableció el 11 de noviembre de 1926 aunque no se señalizó hasta el año siguiente, la histórica carretera fue una de las primeras integrantes en la Red de Carreteras Federales de Estados Unidos y una de las principales vías utilizadas por los inmigrantes entre el Este y el Oeste del país durante los años 30.

Letrero Ruta 66

El trazado original abarcaba cerca de 4000 kilómetros y unía las ciudades de Chicago y Los Ángeles pasando por los estados de Illinois, Missouri, Kansas, Oklahoma, Texas, Nuevo México, Arizona y California aunque a lo largo de su historia se hicieron varias mejoras y cambios de trazado en la misma.

El declive de la histórica ruta comenzó en el año 1956 con la firma de la Federal-Aid Highway Act, Ley de Autopistas Interestatales, por parte del presidente Dwight Eisenhower quién planificó la construcción de diversas autopistas a lo largo de todo el país, como consecuencia en el año 1985 la famosa Ruta 66 quedó descatalogada, fuera de todos los mapas oficiales y sustituida por la I-40, una autovía de tres carriles que discurre paralela a la misma. Gracias a diversas asociaciones y nostálgicos de esta famosa carretera se creó la "Historic Route 66", que por suerte hoy en día todavía sigue en pie con sus antiguos talleres, cafés, moteles, estaciones de servicio, negocios y gran parte de la historia de Estados Unidos.

Ruta 66 - Arizona Ruta 66 - Arizona

Nosotros, de momento, no hemos podido realizar la ruta completa aunque todo se andará, pero os dejamos todo lo que no podéis perderos entre los pueblos de Flagstaff y Oatman, el lugar donde los burros campan a sus anchas.

Flagstaff

Nuestro recorrido por la Ruta 66 empezó en esta pequeña localidad del estado de Arizona conocida como "la ciudad de las 7 maravillas" ya que se encuentra rodeada por el Gran Cañón de Colorado, los Picos San Francisco, el Bosque Nacional de Coconino, el Monumento Nacional Wupatki, el Sunset Crater National Monument y los cañones de Oak Creek y Walnut.

Callejeando por Flagstaff

Su nombre proviene de un mástil de pino ponderosa que plantó una expedición de bostonianos en el año 1876 para conmemorar la fiesta del 4 de julio y a lo largo de la historia, Flagstaff ha jugado un papel importante tanto en la industria del ferrocarril, la madera como en la astronómica, en la ciudad se encuentra el Observatorio Lowell desde donde se descubrió el planeta Plutón en el año 1930.

Hoy en día poco queda de la esencia de la famosa Ruta 66, apenas 26 kilómetros atraviesan esta ciudad del condado de Coconino pero todavía se pueden apreciar algunas construcciones de la época como el histórico Hotel Weatherford, un alojamiento que fue inaugurado el 1 de enero de 1900 y por el que han pasado personajes tan importantes como el ex presidente Theodore Roosevelt o el magnate William Randolph Hearst. Se dice que los huéspedes actuales conviven con al menos dos fantasmas, uno de una mujer y el otro el de una pareja de novios que se aparecen en el Salón de Baile Zane Grey.

Hotel Weatherford - Flagstaff

También es recomendable dar una vuelta por el centro histórico para conocer sus numerosas galerías de arte, restaurantes y algunos museos y puntos de interés como el Museo de Arizona del Norte o el Observatorio Lowell y si disponéis de coche es interesante acercaros hasta el Bosque Nacional de Coconino o el Volcán de Sunset Crater que surgió hace unos 900 millones de años y está catalogado como Monumento Nacional de los Estados Unidos.

Williams

Nuestra siguiente parada fue en Williams, conocida como la "Puerta de entrada al Gran Cañón" y que fue la última ciudad que se anuló de la histórica Ruta 66 cuando se construyó la I-40, es por ello que todavía conserva gran parte del encanto de aquellos años: numerosos moteles, cafeterías y varias tiendas de recuerdos donde se puede comprar todo tipo de objetos inspirados en la famosa carretera, en resumen, es un lugar perfecto para los nostálgicos de la misma. 

Ruta 66 a su paso por Williams

Williams se fundó en el año 1881 y recibió este nombre en honor a un importante cazador y explorador del país que se llamaba Bill Williams, en el pasado, la ciudad fue un importante núcleo industrial y comercial principalmente por el paso de la Carretera 66 y de la llegada en 1882 de los Ferrocarriles Atchison, Santa Fe y Topeka que comunicaban y permitían el traslado de mercancías entre los ranchos de la zona y las principales ciudades del país, hoy en día todavía se puede ver uno de los vagones del mítico Santa Fe justo al lado de la estación de tren.

Vagón del Ferrocarril Santa Fe en Williams

El turismo también ha sido una de las principales fuentes de ingreso de Williams debido a su cercanía al Gran Cañón de Colorado, desde el año 1901 es posible recorrer los 100 kilómetros que separan la ciudad del borde sur del cañón a bordo de un histórico tren de vapor que todavía sigue en funcionamiento y que ha llevado a personajes tan ilustres como Theodore Roosevelt, Clark Gable o Bill Gates. Este medio de transporte se inauguró el día 17 de septiembre de 1901, el viaje costaba tan sólo 3,95 $ y tardaba apenas dos horas y media en llegar a esta maravilla de la naturaleza sustituyendo las ocho interminables horas que tardaba la diligencia antes de la construcción del ferrocarril.

Histórico tren de vapor destino Gran Cañón de Colorado Histórico tren de vapor destino Gran Cañón de Colorado

Os recomiendo dar una vuelta por las calles cercanas a la vía principal del centro histórico donde en la antigüedad se construyeron bares, burdeles y casas de juego en "Saloon Row", una calle que estaba situada junto a las vías del tren y que hoy en día cuenta con numerosos restaurantes, moteles y tiendas ubicadas en los antiguos edificios de la zona, durante el paseo también se puede ver el famoso Grand Canyon Hotel que se inauguró en el año 1892 y que durante muchos años fue el hotel más cercano al Gran Cañón, por sus habitaciones han pasado numerosos famosos, las hojas de registro antiguas se encuentran expuestas en la recepción del centenario alojamiento.

Típico motel de carretera en Ruta 66

Sin lugar a duda, uno de los lugares que más me gustan de esta ciudad es el Wild West Junction, una recreación de un antiguo pueblo del lejano oeste americano ubicado en el número 321 de E. Route 66 donde además de poder ver una antigua prisión se puede dormir en el Drover's Hotel que cuenta con habitaciones temáticas, comer en Typhoon Saloon and Restaurant, un restaurante de esos que salen en las películas de vaqueros o comprar antigüedades en algunas de sus múltiples tiendas.

Wild West Junction - Williams Wild West Junction - Williams Wild West Junction - Williams

Y por supuesto no os podéis ir de allí sin comer o beber en el mítico Twisters Soda Fountain, un bar típico de los años 50 con la curiosa máquina para poner música, el suelo en blanco y negro, chapas de Coca Cola por todos lados  y mesas que parecen sacadas de la peli de Grease, los batidos están de muerte! Ah, lo reconoceréis porque hay un gran coche de la marca 1955 Ford Crown Victoria de color rosa y blanco aparcado en la entrada principal.

Twisters Soda Fountain - Williams

Letrero en Carretera entre Ash Fork y Crookton Rd

Continuamos nuestro recorrido por la Ruta 66 y esta vez nos fuimos hasta el tramo que está entre Ash Fork y Crookton Road, ¿la razón?, para hacer el ganso en uno de los múltiples letreros que hay pintados en la carretera. Como no, aquello parecía la Gran Vía en hora punta y hacerse una foto sin que saliera algún coche, caravana o persona era misión imposible pero tuvimos suerte y alguna que otra foto pudimos salvar, jejeje.

Letrero Ruta 66 en Carretera entre Ash Fork y Crookton Rd Letrero Ruta 66 en Carretera entre Ash Fork y Crookton Rd

Seligman

Seguimos conduciendo hasta uno de los lugares más emblemáticos de la Ruta 66, la ciudad de Seligman que fue donde nació la Asociación histórica de la Ruta 66 de Arizona, creada por un barbero local llamado Ángel Delgadillo, toda una institución en el pueblo. 

Callejeando por Seligman Callejeando por Seligman

Seligman estaba situada en territorio de indios americanos de la tribu Havasupai y originalmente se llamó Prescott Junction ya que en el lugar se construyó una parada de tren justo en el cruce que unía la línea principal del Ferrocarril Santa Fe con la línea del Arizona Central Railway Company que se dirigía hacia Prescott, en el año 1886, la ciudad cambia su nombre por el de Seligman en honor a Jesse Seligman, un banquero neoyorquino que financió la industria ferroviaria de la zona.

La ciudad sufrió un gran auge económico con el paso de la Ruta 66, se construyeron numerosos moteles, algunos de ellos todavía se conservan, tiendas, restaurantes, estaciones de servicio y muchas cosas más. Hoy en día es posible recorrer muchos de estos sitios aunque hay un sitio especial al que os recomiendo ir sí o sí, el Delgadillos Snow Cap, lo reconoceréis enseguida ya que siempre hay una gran cola esperando y los alrededores son de lo más peculiar, lo más destacado es un Chevrolet de 1936 decorado con todo tipo de parafernalias, hasta tiene un árbol de Navidad en su parte trasera. 

Delgadillos Snow Cap - Seligman

Este local lo construyó Juan Delgadillo en el año 1953 y todo el menú de su carta está escrito en clave de humor como el que tenía su dueño, fallecido en el año 2004. En los jardines del restaurante se pueden ver numerosas matriculas, placas de la Ruta 66, una caseta de madera del antiguo oeste donde la taza del WC está fuera o varios coches y furgonetas, en alguna de ellas hasta han pintado ojos en el cristal simulando algunos personajes de la peli de Pixar "Cars", inspirada en Seligman y en los famosos hermanos Delgadillo, tanto Juan como su hermano Ángel salen en los créditos finales de la película.

Delgadillos Snow Cap - Seligman Delgadillos Snow Cap - Seligman

No muy lejos de allí se encuentra la barbería de Ángel Delgadillo que está decorada tal y como estaba en los años 50 solo que ahora también es una tienda de recuerdos donde se pueden comprar gorras, camisetas, llaveros, placas, fotografías y demás objetos relacionados con esta famosa carretera.

Barbería Ángel Delgadillo - Seligman

Cruzando la carretera y justo al lado de la Cafetería Roadkill se puede visitar la Seligman Depot, una reconstrucción de un auténtico pueblo del oeste con su banco de Wells Fargo, un dentista, un hotel y hasta una prisión de la época, en realidad tan sólo es un escenario y fue construido para echarse la típica foto porque ni el lugar tiene historia ni hay ningún tipo de negocio detrás de las maderas, eso sí, está muy bien ambientado.

Seligman Depot Seligman Depot Seligman Depot

En realidad lo mejor que se puede hacer en Seligman es darse una vuelta por la calle principal, allí está todo concentrado y se puede ver desde un antiguo coche de policía hasta una estación de servicio de la época.

Callejeando por Seligman Callejeando por Seligman

Grand Canyon Caverns

Estas grandiosas cuevas secas, las más grandes de Estados Unidos están ubicadas a pocos kilómetros de Peach Spring en la Meseta de Coconino y fueron formadas hace más de 345 millones de años.

En el año 1927 un trabajador de la línea de ferrocarril de Santa Fe llamado Walter Peck descubrió de forma casual al caer en un agujero las grutas, más tarde compró el terreno pensando que en el interior de las mismas encontraría oro y al cavar y obtener solo óxido de hierro decidió explotar el lugar abriéndolo al público con la historia de que en lo más profundo de la gruta vivía el hombre de las cavernas, cobraba 35 centavos por la entrada.

Hoy en día es posible visitar este sitio, para ello existen numerosos tours de 2 y 3 horas de duración con un precio que ronda entre los 15 y los 100 $. El horario para visitar las cavernas es de 9:30 a 16:00 horas, con un tour especial de fantasmas que sale a las 17:00 horas y recorre las cuevas en la oscuridad en busca de seres de otro mundo.

Hackberry General Store

Hackberry está situado en el Condado de Mohave y surgió en el año 1874 durante la fiebre del oro, el pueblo sufrió un gran auge económico en parte debido a descubrimiento y explotación de oro y plata en las minas cercanas, además, en el año 1882 la llegada del ferrocarril permitió a los granjeros y mineros de la zona exportar sus productos al resto del país.

Lamentablemente el mineral de la zona fue desapareciendo hasta el punto que en 1919 Hackberry quedó abandonado hasta que el trazado de la Ruta 66 devolvió nuevamente el pueblo a la vida, surgieron numerosas estaciones de servicio y negocios que abastecían a los conductores que circulaban por la famosa carretera pero nuevamente con la construcción de la I-40 Hackberry se convirtió definitivamente en un pueblo fantasma y todos los locales que quedaban en pie cerraron definitivamente.

Hackberry General Store - Ruta 66

En el año 1992 un artista del país decidió comprar la antigua General Store y convertirla en una especie de museo de la Ruta 66 para todo el viajero que quisiera hacer una parada allí, en el interior se puede encontrar todo tipo de objetos, una barra auténtica de bar, colecciones de billetes y numerosas estanterías cargaditas de todo tipo de recuerdos relacionados con la ruta. 

Hackberry General Store - Ruta 66 Hackberry General Store - Ruta 66

El exterior no es menos impresionante: varios coches y furgonetas con solera, surtidores de antiguas gasolineras, chapas de Coca Cola, Firestone y la Ruta 66, un taller con todo tipo de objetos de lo más raros y hasta un teatro, en fin, que es un lugar de esos que vale la pena visitar, aunque solo sea para hacer fotos, es una pasada!

Hackberry General Store - Ruta 66 Hackberry General Store - Ruta 66

Kingman

Kingman está situado a unos 150 kilómetros de Las Vegas y aunque tiene un par o tres cosas interesantes, bajo mi punto de vista, es el lugar donde menos tiempo hay que dedicar ya que es una ciudad grande y carente de encanto, nosotros la primera vez que la visitamos sí que estuvimos visitando algunas cosas pero esta última vez ni paramos.

Esta ciudad fue fundada en el año 1882 y recibe el nombre en honor a Lewis Kingman quién supervisó la construcción de la línea de ferrocarril entre Winslow y Beale's Springs.

Personalmente creo que hay tres lugares que no hay que perderse, el primero: el Restaurante Mr. D'z Route 66 Diner, situado en el número 105 de E. Andy Devine, entrar en este sitio es como retroceder a los años 50, las paredes están llenas de posters de Marilyn y otros iconos de los años 50 y hasta los menús tienen forma de vinilo. Todavía recuerdo la comida de este lugar, estaba buenísima y los batidos ni os cuento, el precio es bastante asequible así que os recomiendo que no os vayáis de Kingman sin entrar en este restaurante tan kitsch. En el parking del local hay pintado en el suelo un gran letrero de la Ruta 66 así que también es un buen escenario para sacar fotos sin peligro de que ningún coche te deje aplastado como un sándwich.

Letrero Historic Route 66 en Ash Forks

Justo al otro lado de la calle encontramos el segundo lugar interesante de Kingman, el pequeño Museo de la Ruta 66 situado en el edificio de Powerhouse Visitor Center que tiene una gran variedad de fotos, objetos y vehículos que se han recopilado a lo largo de toda la historia de esta famosa carretera. La entrada al museo cuesta alrededor de 4 $ y el horario para visitarlo es diariamente de 9:00 a 17:00.

Para rematar la visita a Kingman, justo enfrente del Powerhouse Visitor Center encontramos un parque donde se puede ver la enorme locomotora a vapor del antiguo ferrocarril Santa Fe que fue donada a la ciudad en el año 1953 después de haber recorrido desde 1928 más de 2.585.600 entre Los Ángeles y Kansas City. 

Oatman

Para finalizar el recorrido por la Ruta 66 desde Flagstaff nos dirigimos a nuestra última parada, Oatman, el sitio más auténtico de todos los que visitamos.

Oatman está situado en las Montañas Negras, en el Condado de Mohave y surgió durante la fiebre del oro como consecuencia del descubrimiento de este mineral en el año 1863 por parte del explorador Johnny Moss, el camino para llegar hasta allí se hace por una pequeña carretera con numerosas curvas y acompañados de un paisaje totalmente desértico.

Carretera para llegar a Oatman Carretera para llegar a Oatman Carretera para llegar a Oatman

La atracción principal de este lugar son los burros, sí, como leéis, hay cientos de ellos campando a sus anchas por todos lados y muchos de ellos son descendientes directos de antiguos "burros mineros". En la antigüedad este animal se utilizaba para sacar el oro de la mina, para llevar el material de trabajo y en algunas ocasiones hasta servía  como paño de lágrimas de los mineros ya que pasaban muchas horas, días e incluso meses sin otra compañía que la de este leal animalito. Con el paso de los años, el cierre de las minas y el abandono casi total de Oatman, muchos de ellos quedaron abandonados y obviamente pasean a su bola por toda la localidad, hay que tener cuidado porque son salvajes y en cuanto te ven con algún alimento se tiran en plancha y tienes que salir por patas.

Calle principal de Oatman Calle principal de Oatman

No podéis iros de allí sin visitar el antiguo Hotel Oatman, inaugurado en el año 1902 y la única construcción que se salvó del incendio que arrasó la localidad en el año 1921, este lugar además es la estructura de adobe más antigua del Condado de Mohave y está catalogado como monumento histórico nacional. Por sus habitaciones han pasado numerosos personajes ilustres, los más conocidos fueron Clark Gable y Carole Lombard que estuvieron allí durante su luna de miel y si tenéis suerte o desgracia, hasta podréis encontraros con Oatie the Ghost, un fantasma que se cree que es el de un antiguo minero que murió en las inmediaciones del alojamiento por consumo excesivo de alcohol.

Antigua prisión de Oatman Reconstrucción Mina en Oatman Reconstrucción Mina en Oatman

A lo largo de su calle principal de apenas 200 metros podemos ver numerosas tiendas, muchas de ellas de antigüedades y minerales, la antigua prisión y una reconstrucción de una mina donde se puede entrar y ver cómo vivían los mineros de la época. Sin lugar a duda, es una de las visitas más recomendables de la Ruta 66.

Calle principal de Oatman Calle principal de Oatman

En total el recorrido desde Flagstaff hasta Oatman por la antigua Ruta 66 son aproximadamente unos 300 kilómetros, se puede hacer todo en un día pero os recomiendo que hagáis noche en alguno de estos pequeños pueblos y disfrutéis al máximo de esta mítica carretera, sus restaurantes, cafeterías y moteles, es toda una experiencia! ¿Habéis hecho este tramo de la Ruta 66?, ¿Qué es lo que más os gustó?

Déjanos tus Comentarios

Close
6 Compartir
Compartir2
Twittear
Pin4
+1
Compartir