Ruta romántica del Rin: Rüdesheim y Braubach, dos pueblos de cuento

Ruta romántica del Rin: Rüdesheim y Braubach, dos pueblos de cuento

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (4 votos, promedio de 5,00)

Cargando…

El pasado puente de mayo viajamos de nuevo Alemania, un país que nos encanta, dedicamos el primer día a recorrer parte de la Ruta romántica del Valle del Rin entre Frankfurt am Main y Koblenz, aproximadamente unos 130 kilómetros. Esta zona es preciosa y discurre a orillas del Rin pasando por espectaculares viñedos, pueblos medievales con casas de colores y entramados de madera e imponentes castillos medievales que se asoman al río desde las laderas de las montañas.

El Valle del Rin es uno de los lugares más turísticos del país y por su belleza, fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 2002.  Aunque hay mucho que ver, en una sola jornada es bastante complicado visitar todo así que nos dejamos sitios para nuestro siguiente viaje a Alemania que espero que no sea muy tarde.

Valle romántico del Rin

Qué ver en Rüdesheim am Rhein

Rüdesheim am Rhein es uno de los puntos estrella de esta ruta, está situado a unos 80 kilómetros de Frankfurt y es famoso principalmente por su Mercado de Navidad y sus numerosos viñedos donde se cultiva desde la época romana la Riesling, una variedad de uva blanca,  La cultura del vino está muy presente en todos los rincones por lo que es difícil escapar de este sitio sin probar una copa de esta bebida, visitar su museo del vino o dar un paseo por los numerosos senderos que rodean los viñedos.

Viñedos de Rüdesheim am Rhein

Para aparcar en la ciudad hay que hacerlo sí o sí en zona azul por lo que os recomiendo que miréis los horarios para no tener ningún susto en forma de "multita" cuando vayáis a recoger el coche, nosotros aparcamos en las afueras y fuimos andando hasta el centro.

Empezamos nuestra ruta por la Calle Oberstrasse, una de las arterias principales de Rüdesheim am Rhein llena de bares, restaurantes, cervecerías, tiendas y mucha gente. En Oberstrasse podemos ver algunos de los lugares más destacados de la ciudad como el Museo de la Tortura que exhibe numerosos objetos e instrumentos que se utilizaban durante la antigüedad para torturar a la gente o a los acusados de brujería, la entrada cuesta 6€ y abre diariamente de abril a octubre desde las 10:00 hasta las 18:00 horas, el resto del año solo los fines de semana de 13:00 a 17:00 horas, me recordó al que vimos en San Marino, desde luego que no me gustaría probar nada de lo que hay en el interior.

Calle Oberstrasse - Rüdesheim am Rhein Calle Oberstrasse - Rüdesheim am Rhein

Otro de los lugares destacados en Oberstasse es Brömserhof, una antigua casa nobiliaria del siglo XV propiedad de la familia Brömser que más tarde, en el siglo XVI, se remodeló y convirtió en un bonito castillo de estilo renacentista y barroco. En la actualidad, Brömserhof alberga el Siegsfried's Mechanisches Musikkabinett, un curioso museo que exhibe más de 350 instrumentos musicales mecánicos de entre los siglos XVIII y XIX, la entrada al mismo cuesta 7,50 € y el horario para visitarlo es desde el 1 de marzo de 10:00 a 16:00 horas, solo es posible entrar acompañado de un guía ya que hay objetos bastante delicados y antiguos.

Siegsfried's Mechanisches Musikkabinett - Rüdesheim am Rhein Siegsfried's Mechanisches Musikkabinett - Rüdesheim am Rhein

Si continuamos caminando encontraremos el Boosenburg, un castillo del siglo XII que fue la residencia del caballero Lord Fuchs de Rüdesheim, tiene una bonita torre de piedra pero hoy en día es propiedad privada y no se puede visitar.

Otra de las cosas que se puede hacer en Rüdesheim am Rhein es subir hasta el Monumento Niederwald que conmemora la victoria de Prusia en la Guerra Franco-prusiana y la unificación alemana de 1871, para subir hasta allí se puede hacer de dos formas, la primera, con un teleférico (Seilbahn) de 1400 metros de largo que circula por encima de los viñedos, la entrada está situada en el número 30 de Oberstrasse y funciona desde marzo hasta noviembre y en Navidad, el precio es de 8€ ida y vuelta. La segunda forma de llegar hasta allí es andando, hay varios senderos señalizados que atraviesan las viñas, algunos tienen bastante pendiente por lo que os aconsejo que preguntéis primero en la oficina de turismo cual es el más fácil, más que nada para los que sois de mi club, el de los anti-sport, jejejeje.

Seilbahn - Rüdesheim am Rhein Seilbahn - Rüdesheim am Rhein Senderos por los viñedos de Rüdesheim am Rhein

Sin lugar a duda el lugar más famoso de Rüdesheim am Rhein es Drosselgasse, un estrecho y agobiante callejón de dos metros de ancho por 144 de largo, está lleno de bodegas, restaurantes, cervecerías, tiendas y muchísima gente. El primer local que abrió en este lugar lo hizo en 1727 por lo que se puede decir que la historia de Rüdesheim se forjó en esta calle, personalmente me encantó aunque la encontré un poco agobiante con tanta gente.

Drosselgasse - Rüdelsheim am Rhein Drosselgasse - Rüdelsheim am Rhein

Bajamos desde Oberstrasse por la Drosselgasse hasta llegar a Rheinstrasse que discurre a orillas del río, en este lugar hay varios embarcaderos desde donde salen algunos cruceros para recorrer el valle y visitar los cercanos pueblos de Bingen o el Castillo de Assmannshausen, hay recorridos desde los 10€, todo depende de lo queráis ver, el tiempo de duración o si cogéis el crucero con comida o cena.

Río Rin a su paso por Rüdesheim am Rhein

Drosselgasse - Rüdelsheim am Rhein

En uno de los extremos de esta calle está Brömserburg, un castillo del siglo X que en la actualidad alberga el Museo del vino, la entrada cuesta 5€ e incluye una degustación, el horario para visitar este museo es desde marzo a octubre de 10:00 a 18:00 horas.

Brömserburg - Rüdesheim am Rhein Brömserburg - Rüdesheim am Rhein

Para finalizar nuestra visita a Rüdesheim am Rhein nos dirigimos hasta la Marktplatz donde está situada la Iglesia de St. Jakobus, del siglo XI que fue totalmente reconstruida tras la Segunda Guerra Mundial ya que los bombardeos sobre la misma provocaron un gran incendio que la destruyó, tan sólo se conservaron la fachada oeste, la cúpula y la torre.

Iglesia de St. Jakobus - Rüdesheim am Rhein Iglesia de St. Jakobus - Rüdesheim am Rhein

La verdad que esta pequeña ciudad a orillas del Rin nos enamoró y tenemos ganas de volver para conocer su famoso mercadillo de Navidad, a ver si este año nos cuadra!

Castillo de Marksburg

Nos pusimos de nuevo en marcha camino al Castillo de Marksburg, una espectacular fortaleza situada sobre Braubach, a unos 150 metros sobre el río y la única en todo el Valle del Rin que no ha sido nunca destruida.

Castillo de Marksburg - Braubach Castillo de Marksburg - Braubach

Casi todo el recinto data de los siglos XIII y XV, cuenta con un anillo defensivo, una gran torre de vigilancia y varias estancias que en la antigüedad estuvieron destinadas a residencias de los nobles que habitaban el castillo.

El parking no es gratuito, no recuerdo el precio porque nosotros llegamos cuando ya lo habían cerrado por lo que no tuvimos que abonar el ticket, para entrar al castillo se puede hacer mediante unas empinadas escaleras que atraviesan un pequeño bosque o por un sendero asfaltado que te lleva hasta la entrada principal.

Entrada principal al Castillo de Marksburg - Braubach

En la actualidad tan sólo es posible visitar Marksburg con una visita guiada en inglés o alemán que dura aproximadamente 50 minutos y recorre la bodega, el jardín, la antigua cocina gótica, la capilla, la sala de tortura y diferentes estancias donde se exhiben una gran colección de armaduras. El precio de entrada es de 7€, el castillo está abierto desde Semana Santa a octubre de 10:00 a 17:00 horas y desde octubre a Semana Santa de 11:00 a 16:00 horas.

Castillo de Marksburg - Braubach

Qué ver en Braubach

Continuamos nuestra ruta a orillas del Rin hasta la cercana ciudad de Braubach, situada a unos 8 kilómetros de Koblenz y que cuenta con una historia de más de 1300 años. Personalmente fue el lugar que más me gustó de todos los que visitamos ya que caminar por sus calles es como transportarte a un cuento en el que tienes la sensación de que en cualquier momento te va a aparecer un caballero medieval ataviado con su armadura en busca de su amada princesa.

Callejeando por Braubach

Las calles de Braubach son como un laberinto de estrechos callejones adoquinados, llenos de casitas de colores con entramados de madera de los siglos  XVI y XVIII, en los balcones cuelgan bonitas flores y en lo alto de la montaña se ve el Castillo de Marksburg que vigila todo lo que pasa en la ciudad.

Callejeando por Braubach Callejeando por Braubach

Empezamos a caminar hasta la Markplatz donde se encuentra el casco histórico de la ciudad y una de las casas más antiguas de Braubach, está situada en el número 13 y data de 1450, en la plaza hay algunos restaurantes y cervecerías y como se puso a llover aprovechamos para tomar algo en una de ellas, no recuerdo el nombre pero el lugar estaba muy guay y las camareras eran majísimas.

Markplatz - Braubach Markplatz - Braubach

Tras la parada técnica nos dirigimos hasta el Castillo de Philippsburg que fue construido entre los años 1568 y 1571 por Philipp II de Hessen-Rheinfels como residencia para su futura esposa Anna Elisabeth, condesa del Palatinado del Rin. El castillo actual no tiene nada que ver con el original ya que ha sido modificado en varias ocasiones y con la construcción de la línea de tren se perdió una parte del mismo, hoy en día el edificio alberga el Instituto Europeo de Castillos que cuenta con una biblioteca que contiene más de 25000 libros de fortalezas europeas, se puede visitar pero hay que reservar con antelación, no se puede ir de sorpresa y a deshoras como hicimos nosotros, jejeje.

Castillo de Philippsburg - Braubach Castillo de Philippsburg - Braubach Castillo de Philippsburg - Braubach

Continuamos callejeando hasta llegar a uno de los lugares más fotografiados de la ciudad, el Eckfritz, una bonita casa con entramado de madera construida como taberna de campesinos en el año 1597 y que hoy en día sigue cumpliendo la misma función, en el interior se sirve vino, cerveza y rica gastronomía alemana, además, el propietario cuenta con un pequeño hotel con aproximadamente 20 habitaciones.

Eckfritz - Braubach

Bordeando las antiguas murallas fuimos a parar al Bauernmuseum, un antiguo edificio reconvertido en hotel con encanto, los propietarios tienen un pequeño museo en el que exhiben numerosos objetos agrícolas, la antigua cocina y un molino que tiene más de 800 años y fue propiedad de los Condes de Katzenelnbogen.

Murallas de Braubach

Bauernmuseum - Braubach Bauernmuseum - Braubach

La verdad que Braubach es una auténtica joya y un lugar perfecto para hacer noche, nosotros volvimos a Frankfurt ya que teníamos el hotel reservado allí pero ya estamos deseando volver por la zona para recorrerla con más calma. Y vosotros, ¿Habéis hecho la Ruta romántica del Rin? ¿Nos recomendáis algún lugar en especial?

Déjanos tus Comentarios

Close
Compartir1
Twittear
Pin5
+1
Compartir
6 Compartir