Los Catlins y Península Otago: Ruta por el sur de Nueva Zelanda

Los Catlins y Península Otago: Ruta por el sur de Nueva Zelanda

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos, promedio de 5,00)

Cargando…

Después de pasar unos días en Milford Sound conociendo la zona y navegando por el fiordo, nos dirigimos a The Catlins, uno de los lugares más remotos y alucinantes de Nueva Zelanda donde se pueden ver numerosos pastos llenos de vacas y ovejas, acantilados que quitan el hipo, espectaculares bosques, playas y cascadas y donde, si hay suerte, se puede admirar la esquiva Aurora Astral, un fenómeno parecido a la Aurora Boreal pero que tiene lugar en el hemisferio sur entre los meses de abril y septiembre.

Curio Bay - The CatlinsThe Catlins

The Catlins

Esta región está situada en la zona sureste la Isla Sur de Nueva Zelanda y abarca cerca de 2000 kilómetros cuadrados, se extiende 50 kilómetros hacia el interior de la isla y bordea unos 90 kilómetros de costa, los Ríos Clutha y Mataura hacen de frontera natural.  

The Catlins es un lugar poco poblado, creo que hay más ovejas que personas, las carreteras son pequeñas, estrechas y la mayoría de tierra. No esperéis encontrar grandes ciudades, muchas veces te das cuenta que has pasado un pueblo porque aparece la señal con el nombre tachado, hubo en varias ocasiones que nos volvimos para atrás pensando que íbamos a encontrar algún supermercado, restaurante o tienda y nada por el estilo, en algunos sitios había cuatro casas desperdigadas y poco más, eso sí, es un lugar perfecto para recorrerlo con caravana o campervan ya que cada poco tiempo hay aparcamientos con mesas de picnic, baños, vistas increíbles y todo tipo de servicios, es flipante poder desayunar con esos paisajes.

Recorriendo The Catlins y la Península de Otago Ovejas neozelandesas

Península Otago

No se sabe donde acaban los Catlins y empieza la Península de Otago pero lo que sí es cierto es que el paisaje es casi igual por lo que cuesta diferenciar los dos lugares. La península se formó hace unos 13 millones de años gracias a la actividad volcánica que hay en la zona, muchas de las cordilleras de Otago son parte de volcanes extintos.

Esta región se extiende por la costa a lo largo de 30 kilómetros y su paisaje está salpicado de escarpados acantilados como los de Lovers' Leap (el salto de los amantes) o The Chasm (el precipicio), pastos que se extienden hasta el infinito y más allá y solitarios faros que marcan la trayectoria de los barcos para que no choquen contra la costa.

Si algo tienen en común la Península de Otago y The Catlins, aparte de su paisaje, es la gran cantidad de animales, muchos en peligro de extinción, que habitan sus playas, bosques y campos, es posible ver focas, ballenas, lobos marinos, pingüinos y numerosas aves marinas. Estos son los lugares que no podéis perderos si visitáis estas dos regiones de Nueva Zelanda:

Curio Bay 

Este espectacular lugar está situado a unos 20 kilómetros de Slope Point, la zona más meridional de la Isla Sur de Nueva Zelanda y es uno de los sitios más interesantes de los Catlins ya que aunque no lo parezca, hace 180 millones de años, Curio Bay era un bosque repleto de pteridófitas y coníferas, lamentablemente las numerosas erupciones volcánicas que han asolado el país cubrieron la zona de lava y los árboles quedaron fosilizados para la eternidad, los numerosos movimientos de tierra y la erosión del mar desenterraron esta joya oculta que tan solo se puede ver cuando la marea está baja.

Curio Bay - The Catlins

Curio Bay - The Catlins

El bosque petrificado era una de las cosas por las que incluimos Curio Bay en nuestra ruta, la otra fue los pingüinos ojigualdos (Megadyptes antipodes), una de las especies amenazadas más raras del mundo según Birdlife Internacional, hoy en día tan solo quedan 6.000 ejemplares de los cuales solo 1500 son capaces de criar, estos bonitos animales suelen medir entre 65 y 70 centrímetros y pesan alrededor de 8 kilos, es alucinante ver como salen del agua y van dando saltitos hasta llegar a los acantilados. 

Pingüino ojigualdo en Curio Bay - The Catlins Pingüino ojigualdo en Curio Bay - The Catlins

La mejor época para visitar Curio Bay y ver los pingüinos es entre los meses de abril y septiembre y al atardecer, cuando el sol se esconde en el horizonte y empiezan a aparecer. Hay una especie de mirador de madera desde donde se puede ver el espectáculo ya que no es aconsejable molestarles.

Pingüino ojigualdo en Curio Bay - The Catlins

Cascadas Mclean

Las Cascadas Mclean están situadas en el Parque Nacional Forestal The Catlins, a orillas del Río Tautuku. El agua cae aproximadamente 22 metros sobre una piscina y luego desciende por varias terrazas de musgo verde otros 60 metros hasta una poza, son una de las caídas más bonitas de la zona.

El sendero para llegar hasta las cascadas tiene una distancia de 1,8 metros, es cuesta arriba en algunos tramos y se tarda en recorrerlo aproximadamente 40 minutos entre ida y vuelta, por el camino se atraviesa un bosque nativo donde se pueden ver aves, varios arroyos y puentes de madera.

Cascadas Mclean Cascadas Mclean

Mirador Florence

El Mirador Florence está situado a unos 3 kilómetros de Papatowai, justo al lado de la carretera, por lo que no hay que andar mucho para obtener una de las mejores vistas a la Bahía y Península de Tautuku, si el día está claro, tienes suerte y buena vista quizás puedas ver alguna ballena franca austral zambullirse y respirar en las frías aguas del Pacífico, leones marinos o pingüinos ojigualdos.

Mirador Florence

Lago Wilkie

El Lago Wilkie se formó después de la última glaciación, cuando el agua quedó estancada entre antiguas dunas de arena y el acantilado, originalmente el lago era más mucho más grande pero con el paso del tiempo se fue vaciando hasta las 1,7 hectáreas que ocupa en la actualidad. Sus aguas tienen una profundidad de 1,5 metros y tienen un color marrón debido a los ácidos orgánicos que se encuentran en el fondo del mismo.

Lago Wilkie

Wilkie Lake tiene un rico ecosistema marino, único en esta parte de Nueva Zelanda y en el que podemos encontrar plancton, gusanos y una especie de rana que fue introducida en la zona, en sus aguas no viven peces. 

Para llegar allí se puede hacer desde Florence Lookout por un sendero que atraviesa un bosque, se tarda en llegar aproximadamente 20 minutos y por el camino se pueden ver numerosas aves, roedores y varios tipos de árboles nativos.

Sendero para llegar al Lago Wilkie

Cascadas Matai y Horseshoe

Las Cascadas Matai y Horseshoe están situadas en la Reserva escénica de Table Hill, en los Catlins y vale la pena recorrer el kilómetro que separa la zona de aparcamiento de las dos cascadas. El sendero discurre a través de un bosque nativo en regeneración donde es posible ver todo tipo de aves y plantas de la región, cuando llevas una media hora caminando, el camino se divide en dos partes, si vas para la izquierda llegas hasta las Matai Falls, de 10 metros de altura y si vas para la derecha, el sendero sube hasta las Horseshoe Falls, situadas 50 metros río arriba.

Cascadas Matai Cascadas Horseshoe

Cascadas Purakaunui

Las Cascadas Purakaunui son una de las más conocidas de Nueva Zelanda ya que en los años 70 fueron la imagen de uno de los sellos de correos del país.

Están situadas en el Parque forestal Catlins, entre las ciudades de Invercargill y Dunedin y son bastante accesibles ya que tan solo hay que caminar 10 minutos por un sendero que atraviesa un bosque de hayas y podocarpos.

Cascadas Purakaunui

Jack's Blowhole

Para llegar al Jack's Blowhole hay que caminar desde la playa por un sendero que atraviesa campos de cultivo llenos de ovejas y vacas, el recorrido dura aproximadamente 20 minutos en cada sentido.

Sendero para llegar al Jack's Blowhole Sendero para llegar al Jack's Blowhole

El Jack's Blowhole es un agujero de 55 metros de profundidad que está situado en lo que en la antigüedad fue una cueva marina y que el agua fue erosionando hasta que colapsó, está situado a 200 metros del mar y su nombre se puso en honor al jefe maorí Ngai Tahu Hone (Jack) Tuhawaiki que vivió en esta zona durante el siglo XIX.

El espectáculo es más impresionante cuando la marea está alta, el agua del mar entra por túnel, choca contra las paredes del acantilado y explota formando una especie de fuente marina con un ruido ensordecedor. 

Jack's Blowhole

Nugget Point

Nugget Point es el punto más septentrional de los Catlins y recibe este nombre por los numerosos islotes rocosos (Nuggets) que rodean la zona. En la cima más alta del acantilado, a 76 metros sobre el nivel del mar, podemos ver un faro que está en funcionamiento desde el año 1869 y que avisa a las embarcaciones con señales luminosas sobre presencia de rocas en el lugar.

Nugget Point Animalitos en Nugget Point

Para llegar hasta el faro hay que recorrer unos 500 metros cuesta arriba por un sendero que discurre al borde del acantilado, se tarda unos 5 - 10 minutos en llegar hasta allí y con un poco de suerte y buena vista, se pueden divisar varias especies de aves marinas como cormoranes, pardelas o alcatraces, delfines de cabeza blanca, leones y focas marinas y si descendéis al atardecer por un sendero (1 kilómetro) hasta Roaring Bay, pingüinos ojigualdos, hay una colonia bastante grande en la zona.

Faro de Nugget Point Faro de Nugget Point

Dunedin

La ciudad de Dunedin está situada en la Bahía de Otago, fue fundada en el año 1848 y años más tarde creció considerablemente gracias al descubrimiento de oro en los alrededores, como el dinero no era problema, no escatimaron en gastos y la ciudad cuenta con una de las mejores colecciones de edificios victorianos y eduardianos del hemisferio sur, popularmente se la conoce como la "pequeña Edimburgo" por su enorme patrimonio arquitectónico.

Personalmente no fue uno de mis lugares preferidos en Nueva Zelanda pero reconozco que tiene algunos sitios que merecen una visita. Empezamos nuestro recorrido en la bonita estación de tren de Dunedin, inaugurada en el año 1906, tiene un estilo renacentista que recuerda a las construcciones flamencas, tanto el exterior como el interior son una auténtica joya, desde la estación se puede tomar el famoso tren de Taieri Gorge, uno de los trayectos más bonitos del país, el ferrocarril recorre la región de Otago por la espectacular Garganta del Río Taieri. Sin lugar a duda la ruta más popular y bonita es la que une las ciudades de Dunedin y Pukerangi, el viaje dura dos horas en cada sentido y el precio del billete ronda los 100 NZD por persona. Por cierto, aparcar en la estación sale bastante económico en comparación con el resto de la ciudad, 1 NZD por hora y puedes estar hasta 4 horas.

Estación de tren de Dunedin Estación de tren de Dunedin

Nuestra siguiente parada fue la First Church, un templo presbiteriano construido por los primeros colonos escoceses en el año 1873, el edificio es de estilo gótico, cuenta con bonitas vidrieras y está considerado como uno de los más espectaculares del país.

First Church en Dunedin

Callejeando llegamos hasta el corazón de Dunedin, la Plaza The Octagon, presidida por la escultura del poeta escocés Robert Burns y donde se encuentran la mayoría de edificios importantes de la ciudad como la biblioteca, el ayuntamiento, la Catedral anglicana de St. Paul, la Dunedin Public Art Gallery o el Teatro Regent.

Continuamos por nuestra ruta en la Catedral de St. Joseph's, un templo católico construido en 1878 en estilo renacentista, el diseño es obra del arquitecto neozelandés Francis Petre y terminamos el recorrido por el centro en la Universidad de Otago, la más antigua de Nueva Zelanda.

Catedral de St. Joseph's - Dunedin

Para rematar la visita a Dunedin nos dirigimos hasta la Calle Baldwin, registrada en el Libro Guiness de los Récords como la más empinada del mundo. Tiene una pendiente del 35 % y sube 47 metros de desnivel en tan solo 161 metros, las casas parece que están torcidas y si viviera ahí os aseguro que no dejaba el coche a la intemperie, con mucha suerte lo encontraría en el mar, jejejeje.

Calle Baldwin - Dunedin

El alojamiento en Dunedin es bastante económico, nosotros optamos por un apartamento en las afueras que tenía cocina y aparcamiento gratis, el lugar se llamaba March Apartments, estaba muy limpio y el personal era muy amable por lo que si volviera, seguramente repetiría allí.

March Apartments - Dunedin March Apartments - Dunedin

Royal Albatross Center

El Centro de Albatros Reales del Norte está situado en Taiaroa Head, en la Península de Otago y es la única colonia continental donde se cría esta majestuosa ave en el mundo (Diomedea sanfordi), cuenta con más de 100 ejemplares que pueden llegar a medir hasta 115 centímetros de largo y pesar entre 6 y 8 kilos.

Centro de Albatros Reales del Norte Centro de Albatros Reales del Norte

El primer huevo de albatros fue descubierto en esta zona en el año 1919 pero no fue hasta 1938 que se avistó la primera cría por el ornitólogo Lancelot Eric Richdale, desde entonces se han desarrollado numerosos métodos de cría de vida silvestre, los albatros no están en cautiverio sino en libertad, todos los días salen de la colonia para recolectar alimentos pero regresan para criar a sus polluelos.

Centro de Albatros Reales del Norte

Centro de Albatros Reales del Norte

Justo debajo del centro está la Playa de Pukekura donde hay una colonia importante de pingüinos azules (Eudyptula minor), los más pequeños del mundo y que acuden cada noche a la playa, el Royal Albatross Center organiza tours de 75 minutos con un biólogo que explica todo lo relacionado con estos animales, el precio ronda los 35 NZD para los adultos y los 10 NZD para los niños entre los 5 y 17 años de edad. El centro tiene otros muchos recorridos para conocer la Península de Otago desde Dunedin con transporte privado con un precio que ronda los 100 y 200 NZD (depende del tour) u observación de albatros junto a un guía, el precio es de 52 NZD para los adultos y 15 NZD para los niños entre 5 y 17 años de edad, la visita dura unos 60 minutos.

Playa de Pukekura Playa de Pukekura

 

Sandfly Beach 

Esta espectacular bahía está situada en la Península de Otago, a unos 15 kilómetros de Dunedin. Para llegar hasta allí hay que hacerlo por una "pista" bastante destartalada y sin asfaltar, una vez en el parking hay que dejar el coche y descender cerca de media hora por las dunas que rodean la playa, la recompensa de este accidentado recorrido es ver a los lobos y leones marinos de Nueva Zelanda de cerca (kekenos y rāpokas), eso sí, mejor no acercarse a menos de 20 metros ya que son bastante agresivos y territoriales.

Playa Sandfly Playa Sandfly

Si visitáis la Sandfly Beach al atardecer y entre los meses de abril y septiembre podréis ver una de las mayores colonias de pingüinos ojigualdos (Megadyptes antipodes) del país. Personalmente os recomendaría que no bajéis si no hay luz ya que el camino es bastante chungo y puedes tener algún que otro encuentro indeseable con animales marinos, ellos te ven pero tú a ellos no, jejeje. 

Animalitos en Playa Sandfly Animalitos en Playa Sandfly

Moeraki Boulders

Las Moeraki Boulders son un conjunto de cantos rodados enormes, con forma de pelota y huevo, que están repartidos por la Playa de Kaekohe, cerca de Moeraki. Estas formaciones fueron creadas hace más de 60 millones de años en el fondo del mar y la erosión del viento y el agua han ido moldeando cada roca como si fuera una escultura, hay un montón de diferentes tamaños, algunas llegan a alcanzar los dos metros de diámetro. 

Moeraki Boulders Moeraki Boulders

Según una leyenda maorí, las rocas son los restos del naufragio de Āraiteuru, la canoa que trajo a los antepasados ​​del pueblo Ngāi Tahu a la Isla Sur y representan el casco de la embarcación, el cuerpo del capitán y las redes de pesca, lo que está claro que es un lugar bastante curioso para visitar en la Península de Otago.

Moeraki Boulders Moeraki Boulders

Takiroa Rock Art Site

Este yacimiento arqueológico es uno de los lugares más importantes para los Ngai Tahu Whanui ya que en la antigüedad ocupaba un lugar estratégico en el Valle del Río Waitaki y era una de las rutas de caza y pesca más transitadas durante parte del año.

No se sabe con seguridad cuando se realizaron las pinturas en la roca caliza pero se cree que fue entre los años 1400 y 1900 d.C, las imágenes muestran personas, animales y algunas criaturas mitológicas como el Taniwha, un ser que adopta la forma de serpiente o dragón en la cultura maorí, y están pintadas en color ocre y carbón.

Takiroa Rock Art Site

A pesar de que este lugar es parte de Heritage New Zealand, a lo largo de la historia ha sufrido varios deterioros como durante la primera Guerra Mundial cuando se sustrajeron algunos dibujos para llevarlos a museos europeos y colecciones privadas, por las inclemencias del tiempo o el paso de personas y animales, en 1930 y 1964 se instalaron unas vallas para evitar que las personas y el ganado pudieran destruir este tesoro de la antigüedad pero lamentablemente hay personas que tienen menos seso que los animales y se dedican a realizar graffitis encima de las pinturas, no son conscientes de la suerte que tenemos de poder admirar el arte de nuestros antepasados.

Takiroa Rock Art Site Takiroa Rock Art Site

Elephant Rocks

¿Os gustan las películas de Las Crónicas de Narnia? Si es que sí, seguramente reconoceréis este lugar aunque nunca hayáis estado en Nueva Zelanda ya que aparecen en la gran pantalla como el territorio de Aslan, el león que habla.

Elephant Rocks Elephant Rocks

Estas curiosas rocas con forma de elefante, hay que echarle mucha imaginación, están situadas en la Isla Sur, en el Valle de Maerewhenua y fueron creadas hace más de 24 millones de años. Si os digo que estas formaciones se encontraban en el fondo del mar seguramente no me creeréis pero es así, con el paso de los siglos, el agua fue desapareciendo para dar paso a impresionantes pastos, el viento y la lluvia hicieron el resto. Hay que tener en cuenta que las Elephant Rocks están en una granja privada y la entrada es gratuita, el propietario deja campar a tus anchas por los campos aunque hay que tener cuidado de no dañar ni la flora, ni las rocas ni las numerosas vacas que pastan tranquilamente por allí.

Elephant Rocks

Pues hasta aquí llegó nuestra aventura por The Catlins y la Península de Otago, pasamos un día en Christchurch para coger el avión rumbo a Auckland y la Isla Norte. ¿Sabíais que esta zona es el hogar de tantos animales?, ¿Qué es lo que os gustaría visitar?

Déjanos tus Comentarios

Close
1 Compartir
Compartir
Twittear
Pin1
Compartir