Chichicastenango: El mercado más famoso y colorido de Guatemala

Chichicastenango: El mercado más famoso y colorido de Guatemala

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (7 votos, promedio de 5,00)

Cargando...

Tras nuestra visita a Antigua era hora de poner rumbo a nuestro siguiente destino, Panajachel, no sin antes hacer un alto en el camino en uno de los mercados más coloridos y famosos de Guatemala, el Mercado de Chichicastenango, un laberinto de puestos donde puedes encontrar desde zapatos de segunda mano, fruta, animales vivos, cargadores de móvil hasta los típicos recuerdos del país.

Chichicastenango está situado en el Departamento de Quiché, a unos 145 kilómetros de Ciudad de Guatemala y para muchos habitantes de la zona es uno de los lugares más importantes del país ya que fue en "Chichi", nombre común por el que los guatemaltecos conocen a esta población, donde se encontró el Popol Vuh, un libro religioso maya que explica el origen mítico de la humanidad en la cultura quiché.

Vistas de Chichicastenango desde el cementerio

Historia Chichicastenango

La ciudad de Chichicastenango fue fundada en el año 1524 cuando los habitantes de Q’umarkaj, cakchiqueles y mayas quiché, se asentaron en el territorio que ocupa actualmente la localidad y convivieron como aliados hasta 1540. La localidad fue creciendo en torno a una gran plaza donde se levantaron dos templos: Santo Tomás y el Calvario, de estilo colonial.

Aunque su nombre indígena es Chigüilá,  "lugar de las ortigas" en lengua quiché, los mexicanos que acompañaron a Pedro de Alvarado en 1524 la rebautizaron como Tzitzicastenango que significa "en el cercado de las ortigas".

Hoy en día la ciudad es un popular destino turístico, principalmente por su mercado y por sus tradiciones donde conviven en perfecta armonía la religión cristiana con la maya gracias a que los habitantes fueron capaces de conservar sus raíces y sus costumbres indígenas. 

Mercado de Chichicastenango

Reconozco que mis ansias de compras fueron la razón principal para parar en Chichicastenango y no me arrepiento ya que además del mercado pude descubrir una ciudad llena de color y lugares interesantes.

Mercado de Chichicastenango

Aunque el mercado se celebra todos los días, son los jueves y domingos cuando agricultores y artesanos de poblaciones cercanas se acercan hasta Chichi para poder vender sus productos y es cuando se puede ver la localidad en todo su esplendor.

Las calles parecen auténticos hormigueros de gente y moverse por las más transitadas es un auténtico suplicio, la verdad es que hubo algún momento que me agobié bastante, eso sí, aunque hay tres o cuatro calles principales donde se concentra la gran mayoría de guiris, si caminas un poco y sales del bullicio puedes ver el auténtico Mercado de Chichicastenango, gente vendiendo ropa y zapatos que ya no usa, cachivaches varios que en nuestro país pasarían por auténticas antigüedades, animales encerrados en corrales y que probablemente acabarán en alguna olla o sartén y una gran parte de mujeres y hombres ataviados con el traje típico exprimiendo fruta de temporada o cocinando las típicas tortillas en plena calle. En resumen, cuanto más te alejes del bullicio mejor podrás conocer la forma de vida de los habitantes de la ciudad.

Mercado de Chichicastenango Mercado de Chichicastenango

En el Mercado de Chichicastenango hay más de 2000 puestos en los que se puede encontrar de todo: artesanía típica, caminos de mesa, bolsos y monederos, imanes para la nevera, máscaras mayas, frutas y verduras gigantes que parecen cultivadas por extraterrestres y mucho más, los precios no son fijos por lo que es un buen momento para sacar vuestras "artes regateadoras" a pasear, personalmente me pareció uno de los mejores lugares para comprar en Guatemala, eso sí, ir cargados de paciencia y tiempo ya que las negociaciones a veces se hacen un poco pesadas, jejeje.

Mercado de Chichicastenango Mercado de Chichicastenango

Iglesia de Santo Tomás

En medio de todo el jaleo del mercado se encuentra la Iglesia de Santo Tomás que fue construida por los españoles en el año 1540, según cuenta la leyenda, sobre un antiguo templo maya. Su fachada de un color blanco inmaculado y sus 18 escalones que representan los meses del calendario maya (Tzolkin) contrastan con un interior oscuro. Sus escaleras suelen estar llenas de mujeres vendiendo flores o de chamanes quemando incienso.

Iglesia de Santo Tomás - Chichicastenango Iglesia de Santo Tomás - Chichicastenango

El interior del templo es lóbrego ya que el humo de las velas ha ido tiñiendo las paredes de negro, en el pasillo central se pueden ver una especie de altares donde se depositan velas (rojas para el amor, amarillas para la buena cosecha, blancas por salud, azules para el dinero y las negras que se utilizan cuando se muere algún familiar o amigo) y se realizan ceremonias religiosas mayas. Por todo el templo hay repartidas numerosas imágenes católicas como la de San Sebastián, situada en uno de los muchos retablos de la iglesia y que fue tallada entre los años 1586 y 1600.

Interior Iglesia de Santo Tomás - Chichicastenango Interior Iglesia de Santo Tomás - Chichicastenango

Si visitáis Chichicastenango un domingo también podréis disfrutar de las pequeñas procesiones que se realizan alrededor de la Iglesia de Santo Tomás, los hombres, ataviados con el traje típico: pantalones cortos, chaqueta negra con flores, pañuelo de colores y una especie de chal negro, sacan a los santos en procesión y se mezclan entre la multitud y los numerosos puestos, unos cuantos llevan las imágenes a cuestas y otros pocos encabezan la marcha y van tirando fuegos artificiales, el mejor sitio para ver el espectáculo es desde las escaleras del templo.

Procesión en Chichicastenango Procesión en Chichicastenango

Iglesia del Calvario

Justo enfrente de Santo Tomás, se puede ver la Iglesia colonial del Calvario, mucho más pequeña que su vecina y pintada también en color blanco. Se cree que fue construida a finales del siglo XIX y su interior alberga una imagen del Cristo Sepultado.

En la entrada hay un patio pequeño donde es habitual ver a mujeres y hombres realizar alguna ceremonia maya, depositando velas, maíz o incienso en pequeños altares.

Iglesia del Calvario en Chichicastenango

Cementerio Chichicastenango

Continuamos con nuestra ruta y desde la Iglesia del Calvario nos dirigimos hacia el cementerio, un lugar que no me hacía ni pizca de gracia visitar pero que finalmente acabé conociendo, eso sí, no estuve mucho tiempo allí porque estos lugares me dan bastante yuyu.

Para llegar hasta el campo santo hay que bajar una cuesta bastante empinada y según desciendes, puedes ir viendo las tumbas y panteones pintados de alegres colores en lo alto de un cerro.

Cementerio de Chichicastenango

Nada más que cruzas el arco de entrada te encuentras con varios callejones sin asfaltar llenos de construcciones de colores y a los niños de la localidad jugando entre las tumbas, por lo visto, para los mayas quichés, la muerte no es algo triste y pintan las sepulturas de diferentes tonalidades según el difunto: color rosa si es una niña, celeste si es un niño, amarillo para los abuelos, blanco para los padres y turquesa para las madres.

En este lugar también hay diferentes altares donde los mayas realizan ceremonias con velas y otros objetos, pudimos ver varios pero no hicimos fotos ya que no nos parecía correcto, es un momento bastante íntimo y no es plan de ponerse a hacer un book fotográfico, me parece de mal gusto.

Una de las cosas que me pareció más curiosa del cementerio es ver los diferentes objetos que deja la gente encima de las tumbas: velas, flores, juguetes, ropa y hasta una máscara de Scream o como los locales pasean y juegan entre las cruces como si fuera un parque recreativo, yo no me sentí a gusto allí y lo único que me apetecía era salir corriendo.

Cementerio de Chichicastenango

Arco de Gukumatz

Fuimos callejeando hasta el Arco de Gukumatz o Serpiente emplumada que fue construido en el año 1932 por el arquitecto quetzalteco Aniceto de León y según cuenta una leyenda local se levantó en el mismo lugar en el que en la antigüedad una serpiente gigante tapó el paso para un pequeño arroyo de la localidad, el agua empezó a escasear por lo que un habitante de Chichicastenango se acercó hasta allí para ver que pasaba, el pobre hombre no duró mucho, el enorme animal lo devoró de inmediato y en su honor decidieron llamar al arco Gukumatz que en nuestra lengua significa serpiente. 

Arco de Gukumatz en Chichicastenango

Cerro Pascual Abaj

Como teníamos mucho tiempo decidimos subir hasta el Cerro Pascual Abaj, buscamos el lugar en Google y ponía que estaba tan solo a dos kilómetros por lo que salimos del bullicio del mercado y empezamos a callejear por la localidad y a subir una cuesta que "aparentemente" nos llevaba hasta allí, por más vueltas que dimos, lo único que encontrábamos eran calles cortadas y con no muy buena pinta, la gente nos miraba mal, como si estuviéramos entrando en zona prohibida por lo que decidimos volver a la plaza y ver el cerro en fotos, nos dio un poco de pena no poder conocerlo.

Callejeando por Chichicastenango Callejeando por Chichicastenango

El Cerro de Pascual Abaj está situado en la cima de la colina Turk'aj (piedra sagrada) y allí, entre un bosque, se encuentra un altar con un ídolo de piedra del dios maya Abaj (deidad del hombre, la mujer, la fertilidad y la lluvia). Según se cree, el ídolo sagrado fue rescatado en 1540 del antiguo templo maya situado bajo la Iglesia de Santo Tomás. Hoy en día es un sitio muy importante tanto para los cristianos como para los mayas.

Cómo llegar a Chichicastenango desde Antigua

A Chichicastenango se puede llegar desde diferentes ciudades a través de un shuttle colectivo que hay que contratar en cualquier agencia y que viaja todos los jueves y domingos, los días de mercado. Nosotros compramos el traslado desde Antigua hasta Panajachel con parada en el Mercado de Chichicastenango en el Centro Lingüístico La Unión, situado en 1a Avenida Sur número 21, nos costó 150 GTQ por persona.

Shuttle desde Antigua a Chichicastenango

El shuttle nos recogió a las 7 de la mañana en nuestro hotel, el paisaje desde Antigua es muy bonito ya que atraviesa la selva y cuenta con unas vistas espectaculares a varios volcanes, cogemos un rato la autopista pero la mayoría del recorrido es por carreteras estrechas llenas de curvas y de tráfico.

El shuttle llega a Chichicastenango a las 10 de la mañana y para en el parking del Hotel Santo Domingo, situado en la parte trasera, las mochilas se pueden dejar en el vehículo que sale nuevamente de regreso a las 14 horas.

Hotel Santo Domingo en Chichicastenango

Otra opción para llegar hasta Chichicastenango es con traslado privado o con las "parrilleras", salen desde la Terminal de buses, situada junto al Mercado de Antigua y suelen tardar unas tres horas, hay buses directos o en los que hay que hacer trasbordo en el cruce de "Los Encuentros", el billete suele costar muy barato, alrededor de 30 GTQ, eso sí, el trayecto es bastante incómodo ya que viajas con todo el que pueda entrar en el bus, animales incluidos, y a veces tienes que hacer el recorrido de pie.

Dónde comer en Chichicastenango

Una de las opciones más económicas para comer en Chichicastenango es hacerlo en el mercado, hay infinidad de puestos de tortillas, caldos, fruta, guisos y bocadillos, por 10 GTQ puedes comer como un auténtico rey.

Puesto de comida en el Mercado de Chichicastenango

Nosotros nos dirigimos al Centro Comercial Chuguila, situado en el corazón del Mercado de Chichicastenango, allí hay numerosos locales bien de precio donde degustar la gastronomía guatemalteca, comimos en "El Centro", un restaurante situado en la segunda planta donde sirven carne, pescado y diferentes sopas típicas, nos costó 35 GTQ cada uno y estaba todo de muerte.

Gastronomía típica en Chichicastenango

Visita guiada a Chichicastenango

En Chichicastenango hay numerosos guías que te llevan a conocer los principales lugares de interés de la localidad y te explican las diferentes costumbres e historias de la ciudad. Por lo general están esperando en el parking donde paran todos los shuttles y los precios para realizar el recorrido rondan los 200 GTQ por 2 horas o los 300 GTQ por 3 horas, siempre se puede regatear con ellos. Nosotros preferimos hacer la visita por libre y descubrir Chichi por nuestros propios medios.

Callejeando por Chichicastenango Callejeando por Chichicastenango

Sobre las 14:00 horas pusimos rumbo a Panajachel, nuestro siguiente destino, el Mercado de Chichicastenango nos encantó por su ambiente, su variedad de productos y sus precios, cargamos con una gran cantidad de regalos. ¿Habéis visitado este rincón de Guatemala?, ¿Qué es lo que más os gustó?

Déjanos tus Comentarios

Close
7 Compartir
Compartir
Twittear
Pin7
Compartir