Semuc Champey: Guía para visitar el paraíso guatemalteco

Semuc Champey: Guía para visitar el paraíso guatemalteco

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (5 votos, promedio de 5,00)

Cargando…

Semuc Champey está considerado como uno de los lugares imprescindibles y más bonitos de Guatemala por lo que obviamente no podía faltar en nuestro recorrido de 25 días por el país, os puedo asegurar que toda la fama que tiene es merecida, es un lugar alucinante y un auténtico paraíso en la tierra.

El parque está situado en plena Sierra de Chamá, a unos 12 kilómetros del municipio guatemalteco de Lanquín, en el departamento de Alta Verapaz pero llegar hasta allí no es tarea fácil, aproximadamente 10 horas separan la ciudad de Antigua de Semuc Champey que con total seguridad se convertirán en 12 o 13 ya que la carretera, por llamarla de algún modo, es bastante mala, en algunos tramos es de tierra con enormes pedruscos desperdigados a ambos lados de la vía, eso sí, los paisajes son de infarto.

Vistas de Semuc Champey desde el mirador

Visitar el Parque Nacional de Semuc Champey 

Para visitar Semuc Champey hay dos opciones, la primera, hacerlo por libre como hicimos nosotros o la segunda, contratar una excursión desde cualquier hotel de la zona, los precios suelen rondar los 150 - 200 GTQ pero además suelen incluir también descenso por el río en flotadores gigantes, lo que está claro es que Lanquín suele ser la mejor base de operaciones para recorrer toda la zona, eso sí, preparaos para un camino 45 minutos en la parte trasera de una camioneta, se te quedan los bíceps como si hubieras hecho 1 mes de pesas en el gimnasio.

Debido a su riqueza ecológica y belleza en 1999 Semuc Champey fue declarado Monumento Natural y en la actualidad alberga una gran cantidad de flora y fauna, se han identificado más de 100 especies de aves, 120 de árboles, 34 clases de mamíferos, 25 de reptiles y anfibios y 10 tipos diferentes de peces.

Su nombre significa "donde el río se esconde bajo la tierra" en idioma Q'eqchi y nunca mejor dicho ya que el Río Cahabón fluye durante 350 metros bajo un puente natural de roca caliza donde se forman numerosas pozas de agua cristalina de distinta profundidad y tamaño.

Pozas de Semuc Champey

Mirador Semuc Champey

Uno de los lugares que no hay que perderse bajo ningún concepto es su mirador, un sendero de aproximadamente medio kilómetro que sube a través de un bosque tropical hasta un espectacular balcón de madera, situado a 700 metros de altura, desde allí se puede ver una panorámica de las pozas y de todo el paisaje que las rodea.

Sendero que sube al Mirador de Semuc Champey

Sendero que sube al Mirador de Semuc Champey

 

El camino no es fácil ya que todo el tiempo es cuesta arriba, hay que subir numerosas escaleras de madera y atravesar estrechos pasillos de piedra, si llueve hay que tener especial cuidado ya que el suelo resbala bastante pero la recompensa es lo mejor de todo: una vista alucinante de la Sierra de Chamá con los 350 metros de pozas naturales alimentadas por varios arroyos que llegan a las piscinas desde todos los lados de la montaña, eso sí, más vale que llevéis agua porque el trayecto es bastante cansado, yo llegué allí medio deshidratada.

Vistas de Semuc Champey desde el mirador

Sumidero, pozas y cascada de Semuc Champey

Una vez habíamos repuesto fuerzas bajamos por un estrecho camino hasta el sumidero, es en este punto donde se puede ver cómo el Río Cahabón llega hasta una enorme cueva y se esconde bajo las pozas, según indica una señal, en época de mucha lluvia es peligroso estar allí ya que el agua baja con tanta fuerza que puede saltar por encima de las piscinas naturales.

Sumidero Semuc Champey

Sumidero Semuc Champey

Caminando por una pasarela de madera se llega hasta las consignas donde se pueden dejar todos los objetos de valor, allí normalmente hay varias personas que se dedican a alquilar candados, cada uno cuesta 20 GTQ por lo que os recomiendo que si tenéis uno lo llevéis para no tener que pagar extras.

Zona de consignas en Semuc Champey

Nosotros dejamos las cosas y nos fuimos directos a las pozas, no veas qué bien viene un bañito después de una caminata asfixiante a través de la selva, el sitio estaba a reventar de gente y el agua estaba de lo más fresquita! Si notáis cosquillas en los pies no os asustéis, son pececillos pegando pequeños mordiscos y quitando las pieles muertas, básicamente es por lo que paga un dineral mucha gente aquí en España solo que allí es gratis, jejejeje.

Pozas de Semuc Champey

Pozas de Semuc Champey

Tras nuestro refrescante chapuzón, cruzamos el puente amarillo sobre el Río Cahabón y nos dirigimos a la Cascada de Semuc Champey, un salto de agua de unos 14 metros de altura que está situado al final de las pozas.

Puente sobre el Río Cahabón en Semuc Champey

Puente sobre el Río Cahabón en Semuc Champey

Para llegar a la cuenca del río y poder acceder a los senderos que llevan hasta la cascada hay que pagar 10 GTQ por persona en una pequeña taquilla que hay en la Posada Las Marías, la entrada también da derecho a utilizar una especie de columpio gigante sobre el río, bañarte en una pequeña piscina "natural" y ver el río desde varios miradores.

Cascada Semuc Champey

Cuenca Río Cahabón

Cueva Las Marías K'an-ba

En este lugar también está el acceso a la Cueva Las Marías K'an-ba, la entrada cuesta 60 GTQ y el ticket incluye un tour de unas dos horas por la cueva junto a un guía local de la tribu Q'eqchi en el que se recorren unos 200 metros caminando por un río interno con la única luz de una vela, en el interior se pueden ver numerosos murciélagos, estalactitas y estalagmitas que se han ido formando durante miles de años, además, durante el trayecto hay que subir y bajar algunas cascadas y atravesar estrechos túneles, nosotros no entramos porque nos dijeron que daba bastante claustrofobia así que me entraron los sudores de la muerte solo de pensarlo y decidimos pasar de esta aventura.

¿Dónde dormir en Semuc Champey?

Para nuestra estancia en Semuc Champey decidimos reservar el Hostel El Portal de Champey, un auténtico paraíso terrenal situado a escasos 5 minutos caminando de la entrada del parque. Reconozco que cuando llegué allí y vi el sitio no me puse muy contenta: no tiene wifi, ni agua caliente y solo cuenta con electricidad unas 4 o 5 horas al día por lo que acostumbrada a depender todo el día del móvil o el ordenador entré en pánico, suerte que el lugar te hace cambiar de mentalidad y reflexionar sobre lo que realmente es importante en la vida y os puedo asegurar que el móvil no lo es, con 4 horas de electricidad al día se puede vivir perfectamente y nunca viene mal una ducha fresquita después de las asfixiantes caminatas por el bosque tropical de la zona.

Hostel El Portal de Champey

Hostel El Portal de Champey

El complejo tiene varias casitas o bungalows de madera bastante sencillos con unas vistas espectaculares al Río Cahabón, tanto el personal, la limpieza como las comidas son de primera, si os soy sincera, me hubiera quedado allí una semana más, volví como nueva y desintoxicada de Internet, jejeje. El hostel también incluye piscina y el traslado en pick up desde y hasta Lanquín.

Hostel El Portal de Champey

Hostel El Portal de Champey

Aunque si alguna vez vuelvo por allí seguramente repetiría en el mismo lugar, hay otras muchas opciones. Bajo mi punto de vista lo mejor es alojarse en Lanquín o en el camino que lleva hasta Semuc Champey, cuanto más cerca mucho mejor y para los más aventureros, es posible acampar en el parque, eso sí, hay que pagar una especie de impuesto de 10 GTQ por persona.

Información útil para visitar Semuc Champey

El precio de entrada al Parque Nacional de Semuc Champey es de 50 GTQ y se puede visitar todos los días del año en horario de 8 de la mañana a 16:00 horas.

Es recomendable llevar agua, gorro para el sol, protector solar y repelente anti mosquitos ya que allí hay bastantes, en la entrada suele haber puestos con comida y bebida aunque si se pretende pasar el día en las pozas quizás es mejor llevar algo para comer.

Entrada Semuc Champey

¿Cómo llegar a Semuc Champey?

Nosotros hicimos el trayecto en un pequeño bus desde Panajachel, en el Lago Atilán. Contratamos el traslado en una agencia que nos cobró 200 GTQ por cabeza y tardamos 12 horas en llegar, durante el recorrido hicimos dos paradas para comer e ir al baño, os recomiendo mirar en varios sitios porque aunque el precio suele estar más o menos fijado, hay algunas agencias que lo abultan bastante y suele haber mucha diferencia entre unas y otras, a nosotros nos llegaron a pedir hasta 350 GTQ.

Otra manera, no muy recomendable, de llegar hasta Semuc Champey es con vehículo propio, hay aparcamiento allí (10 GTQ al día) y la mayoría de los hoteles también ofrecen este servicio aunque la carretera es bastante patética y con numerosos baches, yo sinceramente descartaría esta opción a no ser que fueras un piloto experimentado de rallys extremos.

Sumidero de Semuc Champey

Río Cahabón en Semuc Champey

La verdad que yo vine encantada de Semuc Champey, es un lugar precioso, tranquilo y que merece una visita de como mínimo dos días. ¿Conocíais este lugar de Guatemala?

Déjanos tus Comentarios

Close
10 Compartir
Compartir
Twittear
Pin10
Compartir